Afiliadas a ATE impulsan pañuelazo a la CTA Autónoma

Así lo resolvió la asamblea de mujeres realizada el viernes en la sede de ATE provincia de Buenos Aires, para exigir la prórroga de los comicios de la CTA y un paro nacional el 8A.

Trabajadoras afiliadas a distintos gremios integrantes de la CTA-A se reunieron el viernes 13 en la sede de ATE provincia de Buenos Aires, en una asamblea convocada por trabajadoras que integran el espacio de género de la Asociación de Trabajadores del Estado en La Plata, activistas y referentes de las comisiones de género de distintas dependencias estatales.

Además de las estatales nucleadas en ATE, participaron trabajadoras del Poder Judicial afiliadas a la AJB y trabajadoras de salud nucleadas en Cicop, que coincidieron en lo que fue la preocupación central de la asamblea: la falta de respuestas de la CTA-A ante el pedido de postergación de las elecciones de la Central, estipuladas para el 8 de agosto, cuando el Senado Nacional tratará la ley de interrupción voluntaria del embarazo impulsada por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

“Vamos a una enorme batalla el 8, que es mucho mayor que la del 13, y eso lo vemos todos los días en la calle y en los medios de comunicación. Acá nos reunimos para ver cómo nos preparamos para el 8, pero sería en vano si no podemos estar el 8”, remarcó María Inés Uro, trabajadora de la Dirección General de Cultura y Educación e integrante de la Junta Interna del sector, en relación a la necesidad del paro y movilización.

Desde la verde Anusate, sector que conduce el gremio de estatales y que en las elecciones de la CTA-A está representada por la Lista 1 “Germán Abdala”, ratificaron que las elecciones no serán postergadas, amparándose en supuestos problemas estatutarios (art. 30 del estatuto de la central sobre la convocatoria a elecciones), y “aclararon” que ni ATE ni la CTA-A convocarán a paro cuando se trate el proyecto de ley por el aborto legal, seguro y gratuito.

Es de destacar que la convocatoria a la asamblea fue resultado de una reunión, en la semana previa, del espacio de género de ATE, en la cual el sector que conduce el gremio había realizado el mismo planteo y que se había solicitado una respuesta por escrito donde constaran los argumentos de la Mesa Nacional para rechazar el pedido de postergación de la elección que el pasado 3 de julio realizó la Lista 6 “Multicolor”.

Nada de esto sucedió y, pese a los argumentos esgrimidos, en distintas intervenciones quedó en claro que el artículo del estatuto referido, establece los plazos para convocar a elecciones pero no legisla sobre la postergación.

“Quiero comprender qué es lo que está pasando acá adentro desde que llegamos y por qué partimos de cero de nuevo. Porque una de las cosas que se pidió el viernes pasado era que hoy se viniera con el pronunciamiento escrito de los compañeros de tal o cual sindicato que se oponen a la postergación de la elección. No se dio eso ni se dio un dictamen de la junta electoral para dar respuesta a este reclamo, por lo tanto se está multiplicando el reclamo”, planteó al comenzar su intervención Yamile Almeida de la Junta Interna de Desarrollo Social.

Referentes de la Multicolor ratificaron su voluntad de realizar un acta acuerdo con la lista oficialista ante el Ministerio de Trabajo, acordando postergar por pocos días la elección. Antecedentes de elecciones en otros organismos gremiales dan cuenta de que, existiendo acuerdo entre listas, la postergación es legalmente viable y que, en este caso, podría realizarse en plazos cortos que no impliquen problemas de fueros para los integrantes de la actual conducción.

“Hay dos listas en la CTA y nosotras, que integramos una de ellas, hicimos un planteo concreto como lista de pedido de postergación de las elecciones. Si hubiese voluntad política de la otra lista, por acuerdo de ambas listas podríamos hacerlo. La batalla por el aborto legal está en nuestras manos y es contradictoria con las elecciones. Podemos mirar pasar la película o podemos proponer medidas activas para que eso se corrija. Estamos a tiempo. Estamos a tiempo de hacerlo. Y si no estamos a tiempo, compañeras, habrá que explicar por qué se dejaron vencer los tiempos sin ver esta batalla como central. Habrá que explicar por qué hubo tiempos legales que se dejaron correr y no se actuó sabiendo que el 8 se debatía que el aborto sea ley. Yo creo que no es así, que estamos a tiempo, que por acuerdo de ambas listas podemos presentar el pedido de prórroga”, reafirmó Luana Simioni de la Junta Interna de IOMA.

La negativa intransigente de ATE y de la Mesa Directiva Nacional de la CTA-A a postergar la elección, comienza a ser vista por muchas trabajadoras y trabajadores afiliados al gremio no como una restricción de estatutos sino como una definición política enmarcada en hechos recientes de claro acercamiento del gremio a la Iglesia Católica. Sin dudas, podrían nombrarse otros hechos anteriores, pero en el contexto actual, esta negativa del gremio no hace más que resonar la participación de Hugo “Cachorro” Godoy en la reunión Episcopal en Mar del Plata junto a Vidal y en la asunción del nuevo arzobispo de La Plata Víctor Manuel Fernández, quien hace pocos días pidió públicamente que Macri vete la ley por el aborto legal en caso de ser aprobada en el Senado.

“Me preocupa el pronunciamiento que tuvo ATE el 13 de junio y que no lo va a tener el 8. No sólo que no colabora, sino que es contraproducente. Del 13 de junio para acá hubo cada vez más definiciones y no hay más lugar para tibios. Yo celebré que ATE tomara la definición del paro el 13 y que hoy no lo haga es contraproducente. Me preocupa que no se pronuncie políticamente llamando a un paro como lo hizo el 13 ¿qué pasó en el medio? Me parece grave que si antes llamaron a paro ahora no lo hagan, sobre todo habiendo compartido cierto espacios con la Iglesia”,  manifestó Susana del Ministerio de Infraestructura.

Muchas de las trabajadoras hicieron hincapié en la falta de definiciones claras del gremio, que no traen buenos augurios en el marco de la feroz compaña contra el derecho a decidir que impulsan la Iglesia y sectores reaccionarios desde la media sanción en la Cámara de Diputados. Ante esta situación, reclamaron que el 8 de agosto los esfuerzos deben estar puestos en garantizar la movilización y la seguridad de cientos de miles al Congreso para que el aborto legal sea ley.

Después de más de más de veinte intervenciones, y habiendo transcurrido ya más de dos horas de asamblea, referentes del sector oficialista tomaron la palabra para ratificar que no se cambiaría la fecha de la elección de la CTA y que tampoco se convocaría a paro.

Cerrando las intervenciones, Luana Simioni se refirió a los argumentos estatutarios y reiteró la propuesta de la Multicolor de acordar entre listas la prórroga de la elección: “Me parece que ustedes tienen que hacerse cargo de que es una cuestión política escondida detrás de una cuestión estatutaria que no existe. Porque no existe que, para cambiar un día o una semana la fecha, tengamos que volver a foja cero y haya que contar los cuarenta y cinco días otra vez. Eso es una maniobra, un fantasma de ilegalidad, que nos quieren cargar en la mochila y si ustedes se lo creen yo lo lamento. Las mujeres somos un movimiento instituyente, creamos historia, sentamos precedente y lo podemos hacer en la Central también, moviendo la fecha una semana por acuerdo de listas ratificado en el Ministerio de Trabajo”.

“El que quiera ponerse de cara al movimiento de mujeres, que se atenga a las consecuencias. Si el Ministerio de Trabajo, Michelli o como se llame, quiere desconocer o quiere llegar la vía legal porque el sindicato, poniéndose a la altura del movimiento de mujeres, quiere cambiar la fecha de elección, que se atengan a las consecuencias porque el movimiento de mujeres va a estar respaldando esa decisión. Yo encabezo la lista de La Plata, quiero que mis compañeros voten, quiero que voten la propuesta de la Multicolor y quiero estar ese día garantizando la elección desde que empieza hasta que termina. Pero se vota el aborto, compañeras. Y está mal que nos pongan en la situación de elegir, porque vamos a elegir el aborto, vamos a elegir hacer historia. El sindicato y la central están a tiempo de no cometer el error de darle la espalda al movimiento de mujeres, y se los decimos como casi un consejo entre compañeras: tienen la oportunidad de no darle la espalda al movimiento de mujeres”, concluyó.

Cerca de las nueve de la noche y siguiendo el objetivo inicial de la convocatoria definida en el espacio de género de ATE, las trabajadoras presentes decidieron que el encuentro fuera resolutivo. A mano alzada y por unanimidad, sin votos en contra y con solo ocho compañeras que no votaron (ni se abstuvieron ni votaron negativa o positivamente), las trabajadoras votaron un pronunciamiento por la postergación de las elecciones y la exigencia a ATE de un paro para el día 8 respetando lo que fue votado por unanimidad en la Asamblea de afiliados de La Plata/CDP en abril de este año.

Además, resolvieron por unanimidad exigir al Consejo Directivo Provincial de ATE y, por su intermedio, al Consejo Directivo Nacional, un paro nacional de estatales para el 8A; solicitar una entrevista a los dirigentes de la CTA Autónoma; e impulsar un pañuelazo frente a la sede de la Central en Capital Federal.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *