Clandestinidad: riesgo de vida

De cara al 8 de Agosto, día en que el Senado definirá la sanción definitiva o no de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), referentes de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito de distintos puntos del país trazaron un panorama histórico en perspectiva. Las diversas realidades sobre la problemática a nivel nacional, los saltos organizativos del movimiento de mujeres en cada ciudad y el horizonte de lucha que se abre más allá de la definición en Senadores. Y una esperanza activa que promete reventar las calles: #QueSeaLey.

Foto: CTAA Rio Negro

Mirá la Nota Central AQUI


Edith Rajneri es una de las mujeres que inició en el 2010  la Multisectorial de Mujeres de Fisque Menuco, Río Negro, desde donde se trabajó activamente para el movimiento de mujeres en la región del Alto Valle. Actualmente, además de referente de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, es Secretaria de Género e Igualdad de Oportunidades de la CTA A rionegrina.

((i)) ¿Cómo surgió en tu región el grupo impulsor de la campaña?

En los Encuentros Nacionales de Mujeres, que se vienen realizando desde 1986, donde año tras año las mujeres de todo el país nos reunimos para tratar de conseguir que nuestras voces sean escuchadas. Como regional comenzamos a concurrir en forma organizada a partir de 1992. Fue allí donde empezamos a descubrir que en ese intercambio, en el debate por los problemas específicos que tenemos como mujeres, desde los más inmediatos como son la salud, la anticoncepción, los hijos, el aborto; hasta los más profundamente arraigados como  el lugar de subordinación dentro de la familia, la sexualidad, nuestro cuerpo; era posible escucharnos y resolver entre nosotras.

El aborto fue y es un tema que surgió con cada vez más fuerza en los Encuentros Nacionales de Mujeres, convirtiendo a los talleres en espacio privilegiado de mayor difusión y reafirmación de nuestra lucha por el aborto. En este camino comprendimos que nuestra situación que creíamos era “natural “, al igual que  “nuestro destino”, tanto en la familia como en la sociedad, sólo es una construcción que tiene causas sociales e históricas y que como mujeres sufrimos una doble opresión: la principal de clase, pero también la opresión de género por ser mujer. La violencia en la familia nos afecta a miles de nosotras y la penalización del aborto es un problema de injusticia y desigualdad social. El aborto clandestino deja cientos de muertes de jóvenes y mujeres por año, por eso venimos luchando por la interrupción voluntaria del embarazo,  las que mueren por culpa de la ilegalidad son las más pobres y desprotegidas socialmente.

Por eso, siempre entendimos que es un problema de Salud Pública. Esta lucha la venimos dando en nuestras organizaciones, como la Casa de la Mujer y de la Multisectorial de Mujeres, en nuestras familias, para pugnar por nuestros derechos y transformar nuestra realidad.  Aprendimos que ante tanto sufrimiento y dolor era necesario exigir políticas públicas integrales, protocolos de atención a víctimas de violaciones en hospitales públicos, que debe incluir la interrupción voluntaria del embarazo y es en ese camino que nos movilizamos por una ley que legalice el aborto.

Foto: Rocío Tagliabue ((i))

((i)) ¿Dónde ubica los momentos de mayor crecimiento organizativo?

En el recorrido por el Movimiento de Mujeres tenemos como puntos de crecimiento los Encuentros Nacionales de Mujeres, que se vienen desarrollando en el país desde 1986 hasta nuestros días. Fueron el puntapié inicial. En el encuentro en San Bernardo se estableció el 28 de setiembre como Día de Lucha por la Despenalización del Aborto en América Latina, también la crisis de diciembre del 2001 marca un punto de crecimiento, así como la movilización generalizada de los sectores afectados por la desocupación y la pobreza extrema tienen como actor principal la participación de las mujeres. Las más pobres son protagonistas en manifestaciones, en los comedores comunitarios, en las asambleas barriales y en los reclamos a las autoridades y en las puertas de los supermercados. Las mujeres se organizaron para sobrevivir pero también para defender sus derechos.

En el 2002 se aprueba la ley de Salud Sexual y procreación responsable que obliga a Salud Pública y obras sociales a dar información y acceso gratuito a los métodos anticonceptivos a quien lo solicite. En el 2005 salimos a la calle a juntar firmas generando conciencia haciendo visibilizar y logrando apoyo. En  2006 fue cuando exigimos el cumplimiento del Artículo 86 del Código Penal ante la judicialización innecesaria en casos concretos de aborto legal. En 2007 se presenta el primer proyecto que propone despenalizar y legalizar el aborto voluntario. En 2008 el proyecto tiene el aval de 22 diputados Nacionales. En el 2015 con el movimiento Ni una Menos Vivas y Libres nos queremos. Y por fin desde marzo de este año, con una marea verde que crece y  recorre la totalidad de nuestro país, en forma imparable.

Rajneri – Foto: gentileza CTAA Río Negro

((i)) ¿Cómo es la situación del aborto en tu territorio?

Con años de lucha conseguimos un fallo favorable para los abortos no punibles, donde nuestra provincia es una de las pocas en las que se aplica. Anticonceptivos gratis en  hospitales y obras sociales. Entendemos que el aborto es el último eslabón de una cadena de ausencias del Estado. No es un tema de creencias personales, ni religiosas, es un problema de Salud Pública, Educación y de derecho a decidir sobre nuestros cuerpos. Es una de las decisiones más difíciles a la que una mujer se puede enfrentar, ninguna decide abortar alegremente. Por eso seguimos peleando por la triple consigna de la Campaña: Educación Sexual para Decidir, Anticonceptivos para no abortar y Aborto legal para no morir.

Foto: Nico Solo ((i))

((i)) ¿Cómo impacta la coyuntura general?

La voz de las mujeres se hace sentir en todos lados, como  mujeres trabajadoras sufrimos el avance de esta política económica que se arrodilla ante la mafia imperialista del FMI y cada vez con  más endeudamiento, con avance sobre los derechos de las y los trabajadores, sobre nuestros recursos naturales y sobre nuestras vidas y sobre  nuestros cuerpos, entendidos éstos como nuestros territorios.

Ya no sólo peleamos por los derechos civiles, políticos  y reproductivos nuestros, sino que cada vez nos posicionamos frente a esta política de más ajuste. Hay un gran avance del movimiento de mujeres, sobre todo de las más jóvenes que desborda todo provocando una gran oleada que atraviesa todas las clases sociales,  pone en el centro del debate el drama de la salud social de las mujeres más pobres y su derecho a decidir sobre sus cuerpos. Porque en la clandestinidad mientras más jóvenes y pobres, mayores riesgos son para su vida y su salud. Miles en todos los rincones de la provincia nos volcamos  a la calle y a las plazas, con pañuelazos, es una marea verde que avanza, reclamando educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal seguro y gratuito en el hospital para no morir. Nos declaramos en estado asambleario permanente hasta el 8 de agosto.

((i)) ¿Qué relatos o historias te posicionaron para abrazar esta lucha?

En principio mi propio género, mi militancia en la universidad, mi activa participación años tras año en los Encuentros Nacionales de Mujeres y por fin mi participación sindical en un gremio donde la gran mayoría somos mujeres, muchas único  sostén de familia.

Foto: Rocío Tagliabue ((i))

((i)) ¿Qué deja esta marea verde al margen del Senado, qué debates abrió y que deja en lo personal y en lo colectivo?

Las mujeres dijimos basta y estamos gritando en las calles. Es una marea verde que crece, avanza y no está dispuesta a retroceder. Los debates son diversos, pero hay un hilo que une a todas: el repudio y hartazgo ante tanta violencia, abuso sexual y  femicidio. Deja un crecimiento individual y colectivo muy importante, ha permitido aglutinar a todos las edades y condiciones sociales en un solo grito: ¡¡Aborto Legal ya!!

((i)) La aprobación de la ley ¿es el fin de la Campaña?

La aprobación de la ley no implica el fin de la campaña, esto recién comienza, porque seguiremos peleando por políticas públicas integrales, por la efectiva aplicación  de la Educación Sexual Integral en todos los ámbitos en que se desarrollen los jóvenes, para que haya anticonceptivos y preservativos gratis en todos los centros de salud. Para que no existan  más excusas de “objetores de conciencia”. También seguiremos luchando y exigiendo por un verdadero Estado Laico.

((i)) La participación de los jóvenes ¿marca un cambio de paradigma en lo que se refiere a su forma de ver el cuerpo, la sexualidad?

La historia contemporánea de las mujeres tiene el sello de la juventud, son la generación del “Ni una menos”, jóvenes entre 15 y 20 años que discuten y problematizan cosas de las que no se hablaba hace diez años atrás, como el acoso  callejero. Estas jóvenes copan los Encuentros Nacionales de Mujeres, salen con mayor masividad en las fechas históricas y las que encabezan en sus lugares de inserción el debate por la legalización del aborto. Son una ola verde que no para de crecer a la que todos se quieren subir.

Hoy el gran desafío es  forjar la mayor unidad para poder ganar, es necesario hacer realidad que el aborto legal sea ley y seguir empujando con todo por la declaración de la Emergencia Nacional en violencia hacia las mujeres. Lo que está ocurriendo se convierte en un punto de inflexión en las formas de comprender y vivenciar las sexualidades y en estas nuevas construcciones la Educación Sexual Integral es de fundamental importancia, debemos controlar y velar por su realización en todas las provincias argentinas, a partir del preescolar hasta el último año del secundario.


MIRÁ LAS ENTREVISTAS COMPLETAS


ROSARIO

Aborto: una batalla ganada en la sociedad

Entrevista con Mabel Gabarra

 


LA PLATA

La marea que deja una situación revolucionaria

Entrevista con María Julia Constant (Foto: Laureano Escudero)


BAHÍA BLANCA

El horizonte sigue siendo de lucha

Entrevista con Ketty Scheider

 


SAN MARTÍN DE LOS ANDES

Una marea que deja mucho a su paso

Entrevista con Andrea Lucero


Foto: La Ventana de San Juan

SAN JUAN

De los derechos democráticos de las mujeres se trata

Entrevista con Perla Welner (Foto: La Ventana de San Juan)


MENDOZA

A la clandestinidad no volvemos más

Entrevista con Fabiana Grasselli y Claudia Anzorena.


JUJUY

Salir del closet

Entrevista con Sofía Brailovsky

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *