Una marea que deja mucho a su paso

De cara al 8 de Agosto, día en que el Senado definirá la sanción definitiva o no de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), referentes de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito de distintos puntos del país trazaron un panorama histórico en perspectiva. Las diversas realidades sobre la problemática a nivel nacional, los saltos organizativos del movimiento de mujeres en cada ciudad y el horizonte de lucha que se abre más allá de la definición en Senadores. Y una esperanza activa que promete reventar las calles: #QueSeaLey.

Andrea Lucero, San Martín de los Andes

Mirá la Nota Central AQUI


Andrea Lucero es integrante de La Maroma y de Socorristas en Red. Profesora de Educación Física de 42 años, lleva 15 años de militancia en San Martín de los Andes. Habla de ‘las grupas’ locales y cuenta que empezó en la zona con el grupo Las Juanas, que venía a su vez de una experiencia de Córdoba. Desde allí protagonizó la primera iniciativa sobre violencia de género de la organización y se topó con sus compañeras con el solapado machismo que describe con la particularidad ‘del pueblo de montaña’. Posteriormente, a raíz de alineamientos políticos partidarios de Las Juanas con los que no coincidían, formaron un nuevo grupo: Maroma. Como integrante de Socorristas en Red, forma parte de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

((i)) ¿Cómo surge en San Martín el abordaje de la Campaña?

La Red surgió desde 2014 activamente y como Socorristas en San Martín, Villa La Angostura, Junín de los Andes. Había previamente compañeras que activaban previamente como parte de la campaña.

((i)) ¿Cuáles fueron los momentos de crecimiento?

El mayor crecimiento fue con la primera marcha por Ni Una Menos, el 3 de Junio. A partir de ahí en la localidad se armó una colectiva más fuerte. De dos compañeras de determinado lugar queriéndose acercar a otras grupas, docentes, vecinas. Fue un antes y un después en San Martín, como dicen las pibas, de sacar al aborto del clóset. Nos potenció como Red, veníamos haciendo un laburo un tanto cabizbajo de talleres en escuelas, armando líneas sólidas con médicos y médicas en el hospital público.

((i)) ¿Cuál es la situación del aborto en tu ciudad?

Tenemos un laburo hecho bastante hermanado con algunos médicos y médicas que han venido que, si bien militan en Profesionales por el Derecho a Decidir, se han encontrado con una mirada dentro del hospital bastante dura, con una línea de cara a la mirada que tiene el gobierno nacional y con bastantes disputas. Por suerte, algunas no somos de mirar para otro lado e insistimos bastante y con compañeros y compañeras allegadas a nuestras ideas, que trabajan en el hospital, logramos articular algunas acciones: se pasa nuestro número para acompañamientos y logramos que se lleve a cabo el protocolo IVE*, que el hospital intervenga en ellos.

Pero a raíz del último 8 de marzo hay 4 escuelas privadas en San Martín de los Andes, que no dista del mapa de la Patagonia en la avanzada de la iglesia evangélica, que lanzaron una campaña muy fuerte sobre la ideología de género. En consonancia con el 8M pintamos un mural en la pared del hospital con diferentes cuerpas, diversidad absoluta y recibimos cartas, tuvimos que ir a pintar el pañuelo. Muy polarizada la cosa, demonizando el tema del aborto y la cuestión de la ESI**.

Hubo marchas mal llamadas provida y hay una hipocresía absoluta, porque sabemos que esas mujeres después piden los teléfonos para hacer una interrupción del embarazo.

Hay una lucha intensa para que el hospital no nos haga cargo. En un momento no se conseguía misoprostol en el hospital, depende del médico que te encuentres en la guardia y la objeción de conciencia está muy a flor de piel. La localidad se presta a esas situaciones. El hospital no puede mirar para otro lado

((i)) ¿Por qué abrazaste esta lucha?

Desde piba estuve laburando en el campo de la recreación como docente, con pibas en situación de vulneración y, abrazar esa lucha, es una de las banderas que nos encontramos todas las compañeras que estamos en San Martín. Después la hipocresía de saber que a una cuadra de casa hay una escuela privada que pertenece a los lineamientos del Opus Dei y promulgan cuestiones sobre la mujer y la diferencia de clase, que me hacen pensar que vamos por el camino correcto. La hipocresía te hace abrazar con más fuerza la bandera para que no sigan muriendo mujeres.

((i)) ¿Qué deja la marea verde?

Recordando lo que eran las marchas por el 8 de marzo acá en San Martín, que éramos poquitas y siempre las mismas, a los últimos pañuelazos convocados a través de diversas redes sociales y centros de estudiantes y de formación docente, ver a las pibas en las calles, gritando, es impagable lo que nos deja la marea verde. Cada vez que lo digo me emociono, pero ver cómo las pibas pudieron liberar estas cuestiones de años aprisionadas. Ver ese entusiasmo, yo tengo una hija de 16 años y activamos a repartir los pañuelos, me resulta zarpado.

Más allá de lo que salga en el Congreso, que ojalá que salga loco, porque es una deuda de la democracia, creo que la solidaridad, los lazos, la alegría de estar en la calle, es genial. Justamente en San Martín estamos atravesando situaciones de violencia machistas tremendas. Las pibas necesitan de todo nuestro apoyo y nos estamos organizando para ir a Trelew (donde se realizarà el próximo Encuentro Nacional de Mujeres y las adolescentes van a venir con nosotras. Más allá de lo que pase, esta localidad no es lo mismo y Villa La Angostura que es peor que San Martín, tampoco.

El 13 de junio (cuando se votó la media sanción de la IVE en Diputados) nevaba, fuimos a la plaza, nos abrazamos, fue maravilloso. Y que lo hagamos a cara descubierta, con alegría, es genial. En otro momento estaba el cuidado que no te vean. Hay una mirada esperanzadora alucinante, incluso con lo de la ESI. Igual en el Senado la conservaduría está dura, pero esperemos que sea ley.

((i)) ¿Hay Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito después del 8A?

No debería terminarse, porque en nuestros microlugares hay muchas cuestiones vinculadas a la salud integral de las mujeres, para que accedan a la salud pública acorde a las necesidades de cada localidad. Hay que seguir insistiendo en la ESI que algunos y algunas se llenan la boca hablando. Como campaña tenemos para seguir cabalgando bastante. Hay que ver cómo se delinea el movimiento desde las grandes ciudades. Tenemos que seguir fortaleciendo y controlando. Que sea ley no implica que se aplique. El protocolo IVE está y en algunos lugares no se aplica. Por ejemplo, un barrio popular cerca de donde vivo, el enfermero es objetor de conciencia y no aplica inyecciones anticonceptivas y está naturalizado. El tema es quien pone la cuerpa para que esas cuestiones se cumplan. Además, los recursos económicos para la salud y la educación, están bastante flacos, está tremendo.

Foto: Nico Solo ((i))

((i)) ¿La participación de les jóvenes marca una transformación del paradigma de la sexualidad y la relación intragéneros?

Hay un cambio fabuloso, con consciencia de lo que digo. Hace poco hubo un taller en un jardín por un niñe trans, hay una movida de maestros, maestras, docentes, militantes, abrazando a estos nuevos paradigmas y vamos viendo como la adolescencia la tiene más clara que muchos que están arriba nuestro. Una de las cunas fundamentales para estos cambios son las escuelas, los pibes y las pibas están con otra avidez de conocimiento.  En Agosto va a haber el segundo foro de niñez y adolescencia trans en San Martín.

Nos veníamos cuestionando en la agrupación si la cuestión del abordaje de la violencia es sólo hacia las mujeres, o travestis trans. Nos hizo cambiar la bocha en un montón de cuestiones. Y en los últimos Encuentro Nacionales de Mujeres la lucha va en ese sentido: abrazar a otres géneros oprimidos por este sistema capitalistas sin lugar a dudas

*IVE: Interrupción Voluntaria del Embarazo

**ESI: Educación Sexual Integral


MIRÁ LAS ENTREVISTAS COMPLETAS


ROSARIO

Aborto: una batalla ganada en la sociedad

Entrevista con Mabel Gabarra


RÍO NEGRO

Clandestinidad: riesgo de vida

Entrevista con Edith Rajneri


LA PLATA

La marea que deja una situación revolucionaria

Entrevista con María Julia Constant (Foto: Laureano Escudero)


BAHÍA BLANCA

El horizonte sigue siendo de lucha

Entrevista con Ketty Scheider

 


 

Foto: La Ventana de San Juan

SAN JUAN

De los derechos democráticos de las mujeres se trata

Entrevista con Perla Welner (Foto: La Ventana de San Juan)


MENDOZA

A la clandestinidad no volvemos más

Entrevista con Fabiana Grasselli y Claudia Anzorena.


JUJUY

Salir del closet

Entrevista con Sofía Brailovsky

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *