“Por el territorio contra el desmonte y la desidia institucional”

El 31 de julio pasado, la ciudad de Buenos Aires despidió a sus buenos amigos Wichi que acamparon durante 16 días frente al Congreso de la Nación. Días en los que se han manifestado para visibilizar la lucha que emprenden en Tartagal, provincia de Salta, para conseguir el reconocimiento de su territorio y poder, por fin, trabajar en paz.

Frente a ello, el avance del desmonte y la desidia institucional. Lo demuestran los diálogos que lograron las comunidades Wichi con funcionarios de las instituciones salteñas, instancias conseguidas mediante reclamos pacíficos. Dadas las condiciones materiales, la medida de viajar acampar en la Ciudad de Buenos Aires, es muy costosa. Para entender el esfuerzo realizado, los hechos recientes que movilizaron al acampe, aunque, sabemos, la historia viene desde tiempos muy lejanos.

Las Comunidades Wichi de Tartagal, consiguieron reunirse con las instituciones luego de reclamar las por las Carpetas Técnicas de la mensuración de su territorio, reducido a 400 h/a por la gracia del desmonte. También reclaman por temas de vivienda y educación. La reunión se llevó a cabo con dos días de retraso y estaban presentes el presidente del Instituto Provincial de Vivienda (IPV) Sergio Zorpudes y el Intendente Interino de la Municipalidad de Tartagal Eduardo Leavy, hermano del diputado Sergio Leavy que fue intendente de Tartagal por diez años. Al asumir como diputado, dejó a su hermano como intendente interino.

Ante los reclamos por la construcción de planes de vivienda que figuran como ejecutados pero que no están terminados (o sólo tienen apenas unos cimientos), argumentaron que no hay dinero ni proyectos para vivienda. Ante los reclamos por las carpetas técnicas del relevamiento territorial realizado el 2015, el Intendente interino, manifestó que no tiene nada que ver con el tema de Pueblos Originarios y que deben de reunirse con el Instituto Provincial de Pueblos Indígenas de Salta (IPPIS) y la Ministra de Asuntos Indígena de Salta, Edith Azucena Cruz.

Tras la negativa a concretar el encuentro con los funcionarios de asuntos indígenas, las 17 comunidades wichi que se manifestaban fueron injustamente reprimidas el pasado 12 de junio, mientras estaban organizándose para comer luego de la jornada de protesta. La policía se llevó detenidos al Cacique Isaías Fernández de la Comunidad El Quebracho, al Cacique Jorge Altamarino de la Comunidad Loira y a un miembro de la comunidad el Quebracho.

El resultado de la desidia institucional y la represión fueron 20 días en huelga de hambre en la Ruta provincial N°86, cortando media calzada. No se acercaron medios. El Secretario de Asuntos de Asuntos Indígenas de la Provincia Rafael Montaña fue al corte y se comprometió a volver a buscar una nota para presentar a la ministra, pero no volvió. Ni siquiera fue a la comunidad a buscar la nota que las comunidades Wichi elaboraron.

Cansados de la falta de compromiso con la palabra y las pocas ganas de los funcionarios sobre asuntos indígenas de realizar su trabajo, Bernardina, Jorge, Lucio y Eliseo llegaron a acampar frente al Congreso. Llegaron sin prácticamente nada, reflejo de la situación que atraviesan en su territorio. Sin embargo, el campamento se fue armando con más fuerza con el pasar de los días.

Tanto es así que lograron comprometer a autoridades del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas a trasladarse hacia Tartagal para atender la situación de reclamo frente a las instituciones provinciales. Ambos sectores que dicen no tener algo que deberían: las carpetas técnicas. Uno dice que la carpeta fue envidada a Salta, otro dice que no recibió nada. Para resolver ese tema y decidirse acercarse a Tartagal pasaron 16 días de acampe y circuló un informante del INAI como encubierto.

Sin embargo, para sorpresa de las instituciones, del acampe surgió el acercamiento entre comunidades. En la lucha se aprende, por ejemplo, a reconocer mejor a quienes están pasando por la misma situación, levantando las mismas banderas, contra los mismos monstruos. Llegaron 17 comunidades y se vuelven a Salta 18 comunidades. Rubén, referente de la Comunidad Guaraní el Tabacal de Hipólito Yrigoyen, Salta, así lo expresa:

“En el acampe del Congreso se gestó un acuerdo de solidaridad entre estas comunidades wichís y guaraníes, con el compromiso de seguir acompañándonos en la búsqueda de soluciones ante la terrible realidad que atraviesan cientos de familias. Entendemos que este flagelo golpea a la mayoría de los pueblos indígenas por igual y que la única alternativa que nos queda es luchar juntos. Por ello, el acuerdo involucra a 18 comunidades y compromete a los representantes de organismos indígenas provinciales y nacionales a viajar el próximo 16 de agosto a Tartagal para hablar sobre la terrible situación que atraviesan nuestras comunidades”.

El acampe se fue a seguir la lucha en Salta y acá también quedan las solidaridades encendidas para que se acabe el desmonte y puedan trabajar tranquilxs.

Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=bXrwcjX_YX4

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *