#8A: el Senado definió la continuidad de la clandestinidad del aborto

La Cámara Alta rechazó el proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo que venía con media sanción de Diputados, sin proponer un proyecto alternativo. Celebran los fundamentalistas, porque así se satisfacen sus mandatos religiosos aparentemente: las mujeres seguirán criminalizadas y con riesgo de muerte por abortos clandestinos. Durante cierto tiempo, al menos. La marea verde no se detendrá aquí.

Gabriela Michetti, vicepresidenta prohibicionista

Fue una jornada de movilización histórica que demostró una vez más la distancia entre las necesidades populares y las instituciones de la democracia formal que rige en el territorio argentino.

Miles, cientos de miles de personas ante el Congreso y en una enorme convocatoria global del movimiento de mujeres, internacionalista, solidaria, sorora, marcaron los enormes avances del feminismo en el conjunto de la sociedad y la profunda deriva a la que se encuentran entregados los legisladores en particular y el sistema político en su conjunto.

Foto: Cobertura colaborativa de la Campaña Nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito

La jornada dejó mucho para debatir y analizar. Pero en un primer momento, cabe señalar que, aún más que en Diputados, las intervenciones de numerosos senadores mostraron un nivel entre lo subterráneo y lo medieval.

Rodolfo Urtubey, hermano del gobernador salteño, hizo apología del delito en la línea del músico Gustavo Cordera al plantear que “en algunos casos la violación no tiene un componente de violencia sobre la mujer. No es la violación clásica”.

La senadora Cristina López Valverde aportó lo suyo al señalar que votaba en contra sin haber leído el proyecto. Ninguna argumentación, todo oscurantismo.

Entre los partidarios de la clandestinidad del aborto fue repetida la confusión en conceptos largamente discutidos en las exposiciones, como la referencia a “los gastos” sanitarios que acarrearía la IVE, algo que fue negado por el Ministro de Salud de la Nación, parte del gobierno que encara un riguroso programa de ajuste neoliberal, entre otros.

Por ahí transitó el formoseño José Mayans, que habló de “gastos quirúrgicos” cuando en la amplia mayoría de los casos se trata de aborto medicamentoso y ambulatorio.

Mayans, atornillado en la cámara desde 2001, supo sumar referencias musicales y religiosas a su discurso. “Imagínense que la madre de Vivaldi le haya negado el derecho a la existencia o la madre de Mozart, o la de Leonardo Da vinci. Le agradezco a mi madre que no me negó el derecho a la existencia”, dijo Mayans, y se declaró “devoto de María”. Pinedo, Bullrich y Michetti sonreían con satisfacción.

También con referencias al sistema de salud buscó ampararse el ex gobernador misionero Maurice Closs como argumento para maquillar su prohibicionismo.

La impresionante movilización del movimiento de mujeres empujó a algunos legisladores a intentar esta operación cosmética.

Destacado en este sentido fue lo del santafesino Omar Perotti, quien presentó un proyecto “nuevo” para “correrse de la antinomia”. Dicho proyecto no es otra cosa que el Protocolo de Rosario, que es a su vez la correcta aplicación del protocolo del Ministerio de Salud de la Nación de 2012 para garantizar el aborto legal, según las causales estipuladas por el artículo 86 del Código Penal (que en la mayor parte del país no se respeta ni aplica correctamente). Es decir que Perotti propuso al Senado lo que ya está contemplado en el Código Penal desde 1921.

Más allá de que en esta sesión del Senado haya ganado el prohibicionismo, el movimiento de mujeres demostró en las calles que no para de crecer en alcance y organización. La conquista de los legítimos derechos se logrará con la continuidad de la lucha. Y así será.

 

Galería:

Fotos de la cobertura colaborativa de la Campaña Nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito distribuídas en su canal de Telegram https://t.me/CampAbortoLegalYa

Votación de senadores: en rojo los prohibicionistas, en amarillo las abstenciones

Un Comentario

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *