“En los países donde es legal, hay menos abortos” : Argentina Indymedia (( i ))
CMIargentina.indymedia.org Dijimos Nunca Más. ¿Donde está Julio López?
Quienes somos Contacto Subscripciones Calendario Donaciones Publicar
en negroen blancoen rojoayuda temas

Translate this page using Google:


Sindicacion
Sindicacion


New Global Vision
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

“En los países donde es legal, hay menos abortos”
Por P12 - Tuesday, Apr. 05, 2005 at 5:29 PM

ANIBAL FAUNDES, INVESTIGADOR. Es chileno, pero desde hace 25 años trabaja en Brasil. Es un experto en derechos sexuales y reproductivos. En esta entrevista, explica las nuevas normas que facilitan allí el acceso al aborto no punible y analiza las resistencias a la despenalización en Argentina.

“Infelizmente, las personas que se oponen a despenalizar el aborto son las mismas que se oponen a la educación sexual en las escuelas, a que las mujeres tengan un lugar más apropiado en la sociedad, a que existan los métodos anticonceptivos disponibles en todo lugar, se oponen a la anticoncepción de emergencia, que es una medida demostradamente capaz de reducir los abortos. Y dicen que están en contra del aborto, cuando en realidad están actuando para mantener la cantidad de abortos como está en este momento”, dice el chileno Aníbal Faundes, médico obstetra, profesor de la Universidad Estadual de Campinas, en Brasil, y presidente del Comité de Derechos Sexuales y Reproductivos de la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia. De paso por Buenos Aires, el reconocido académico e investigador describió en un reportaje con Página/12 el impacto de la nueva legislación que permite en Brasil solicitar un aborto en un hospital público a cualquier mujer que diga haber sido violada, y enumeró las consecuencias sanitarias que acarrea la despenalización. Además, opinó sobre quienes se resisten en la Argentina a avanzar hacia la legalización del aborto.
Faundes vive en Brasil hace más de un cuarto de siglo, donde lleva adelante una destacada labor académica y de investigación en el campo de la salud reproductiva, que lo llevó a obtener un reconocimiento internacional.
En Brasil, el aborto en casos de violación está despenalizado desde 1940. A partir de 1996 la intervención comenzó a realizarse en hospitales públicos. En uno de los primeros que la practicó gratuitamente, el Hospital Clínico de la Universidad de Campinas, trabajaba Faundes, donde sigue adelante con su compromiso por los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. La semana pasada, el gobierno de Lula anunció una nueva normativa sanitaria para asistir en hospitales a mujeres víctimas de ataques sexuales. Una de las novedades fue que ya no se les exigirá que presenten la denuncia policial para acceder a un aborto. La eliminación de ese requisito generó mucha polémica. “Ahora no se discute más si la mujer tiene o no derecho a la interrupción del embarazo después de una violación, sino si debe presentar o no un documento muy fácil de obtener, que consigue con sólo ir a la policía y decir que ha sido violada. Esto es muy bueno”, subrayó Faundes, en una entrevista con este diario.

–A partir de esta nueva norma brasileña, sectores católicos empezaron a decir que se van a formar filas de mujeres en los hospitales públicos pidiendo abortos diciendo que fueron violadas. ¿Usted qué les responde?
–Es ridículo. Cuando tú tienes una mujer violada delante de ti, no tienes ninguna duda. Basta mirarle la cara y verla cómo actúa, observar su lenguaje corporal, para darte cuenta de que es verdad lo que está diciendo. Es muy difícil simular ser víctima de una violación. La gente que dice eso no tiene ninguna experiencia personal con haber vivido o escuchado el drama de una mujer que primero fue violada y después descubre que quedó embarazada. La mayor parte de las mujeres no sienten ni siquiera que están embarazadas. Lo que te dicen es: “Doctor, por favor, sáqueme esa mugre que ese hombre me puso acá”. No lo ven como un embarazo. Cuando escucho a gente que dice: “Ese niño que van a matar ...”. Para la mujer no es eso. Es una suciedad más que le dejó adentro el tipo que las violó.

–¿Por qué cree que hay tantas resistencias en Argentina para la despenalización en todos los casos de violación?
–Tengo una hipótesis de que la resistencia se debe a que las personas que tienen poder para tomar la decisión no tienen ningún problema con que el aborto sea ilegal porque tienen dinero para hacerse un aborto sin ningún problema, en las mejores condiciones. Y son las que no tienen ningún poder para cambiar las políticas las que tienen problemas.

–¿Qué papel juegan los médicos en este debate?
–Acabamos de hacer una investigación, que estamos por publicar, que demostró con mucha claridad que una cosa es lo que se dice y otra lo que se piensa con respecto al aborto. Ante la premisa de que si una persona está a favor de la despenalización del aborto va a ser acusada de querer matar niños inocentes, es difícil que la gente diga realmente lo que piensa. Este estudio se hizo entre 8300 médicos obstetras de Brasil. Les preguntamos qué hacían cuando una mujer paciente suya llegaba con un embarazo absolutamente no deseado y les decía: “me lo voy a interrumpir doctor, ¿me ayuda?”. Clasificamos como ayuda que les dieran la dirección o un teléfono de un médico o un lugar de confianza donde pudieran hacerse el aborto, que les dieran o les enseñaran a usar el misoprostol (la droga para úlceras que induce a un aborto) o que les hicieran el aborto. Después les preguntamos qué hacían si era un familiar el que llegaba con el embarazo no deseado y si ellos mismos (en el caso de médicas mujeres) o su compañera (si era un varón) habían estado en esa situación. El 40 por ciento respondió que había ayudado alguna vez a alguna paciente, 48 por ciento a un familiar y cuando ella o su pareja habían tenido un embarazo no deseado –que fueron el 30 por ciento–, el 79 por ciento había abortado. Es decir que mientras más cerca suyo está el problema, más dispuesto están a aceptar que en esas circunstancias absolutamente excepcionales –porque todos los casos son excepcionales– se justifica la interrupción del embarazo. Van mudando su posición a medida que el problema se les acerca.

–¿Pudieron establecer qué pensaban y hacían los médicos con más influencia religiosa?
–Ese fue el otro aspecto interesante del estudio. Les preguntamos si su religión había tenido mucha o poca importancia en su respuesta. Entre aquellos que le daban mucha importancia en su respuesta, los porcentajes eran muy inferiores en los casos de una paciente o de un familiar. Pero cuando llegaban a ellos mismos, las diferencias se hacían muy pequeñas. Es decir que independientemente de la importancia que le dan a la religión, cuando el problema los afecta personalmente entonces ya el convencimiento en contra del aborto disminuye.

–¿Qué consecuencias sanitarias ha tenido la posibilidad de que los abortos no punibles se realicen en los hospitales públicos?
–El aborto no punible comenzó a realizarse en los hospitales en el ’96. En ese momento había sólo tres hospitales que los hacían. Actualmente hay 46: en todos los estados hay alguno. En el fondo lo que ha hecho es desensibilizar el tema del aborto, permitir que se discuta y se converse más al respecto. Pero naturalmente no resuelve el problema del aborto, por eso mismo en este momento hay una iniciativa del gobierno brasileño de revisar las leyes que penalizan el aborto.

–¿En qué sentido sería la revisión?
–El gobierno creó una comisión con integrantes del Ejecutivo, el Legislativo y representantes de los grupos de mujeres y de sociedades científicas. La idea es que se propongan las modificaciones que sean más adecuadas para enfrentar el problema. Significará necesariamente ampliar las condiciones que en este momento permiten el aborto en Brasil. Los que dicen que están a favor de la vida piensan que no existen abortos y que el hecho de despenalizarlo cambiará esa situación. Despenalizar lo único que va a cambiar es que el aborto que en este momento es inseguro se convierta en una práctica segura. Los países que tienen menos abortos en el mundo son aquellos en los que este procedimiento es absolutamente legal, permitido y fácil de obtener, que son los países de Europa occidental. Lo que determina que haya abortos es que las mujeres se embarazan cuando no quieren y que el Estado no las protege cuando están embarazadas. En todos nuestros países, teóricamente la mujer embarazada tiene la protección del Estado, pero en la práctica eso no sucede.

–¿Por qué se producen tantos embarazos no deseados?
–La mujer se embaraza porque no es capaz de controlar las condiciones en que realiza su vida sexual, porque el hombre le impone el sexo –a veces cuando no quiere, a veces cuando quiere–, pero no en las condiciones queella querría: no le da tiempo para protegerse o él le promete que va a usar preservativo y no lo usa. Lo importante es la información del acceso a los métodos anticonceptivos. Mientras que las personas que no tienen recursos económicos no tengan fácil acceso a una información correcta y al uso de los métodos, va a haber muchos embarazos no deseados. Los países que tienen pocos embarazos no deseados son aquellos donde justamente las relaciones de género son mucho más igualitarias que aquí, donde la información y el acceso a los métodos anticonceptivos es amplia y absoluta, y donde la educación sexual existe desde la infancia. Eso es lo que permite que se reduzcan los abortos. Infelizmente, las mismas personas que se oponen a la despenalizar el aborto son las que se oponen a la educación sexual en las escuelas, a que las mujeres tengan un lugar más apropiado en la sociedad, a que existan los métodos anticonceptivos disponibles en todo lugar, se oponen a la anticoncepción de emergencia, que es una medida demostradamente capaz de reducir los abortos. Y dicen que están en contra del aborto, cuando en realidad están actuando para mantener la existencia de los abortos como está en este momento.

–¿Cómo afecta a la salud el hecho de que el aborto esté penalizado?
–Hay un cuasi experimento, que es lo que ocurrió en Rumania en el año ’69 cuando Ceausescu decidió prohibir el aborto y la anticoncepción al mismo tiempo: la mortalidad materna por abortos que era de 15 por 100 mil nacidos vivos, subió a 150 por cien mil. Fue una clara demostración de que cuando se penaliza el aborto y además se colocan dificultades para que la mujer no se embarace, aumenta la mortalidad de las mujeres, que es la punta del iceberg, porque están las que no se mueren pero pierden las trompas y el útero, o quedan con dolor pélvico crónico, probablemente diez de cada una que pierde la vida.

agrega un comentario


Extracto para los hipocritas
Por fab - Tuesday, Apr. 05, 2005 at 5:32 PM

"Infelizmente, las mismas personas que se oponen a la despenalizar el aborto son las que se oponen a la educación sexual en las escuelas, a que las mujeres tengan un lugar más apropiado en la sociedad, a que existan los métodos anticonceptivos disponibles en todo lugar, se oponen a la anticoncepción de emergencia, que es una medida demostradamente capaz de reducir los abortos. Y dicen que están en contra del aborto, cuando en realidad están actuando para mantener la existencia de los abortos como está en este momento".

agrega un comentario


Patoterismo intelectual
Por Pancho - Tuesday, Apr. 05, 2005 at 7:05 PM

Esa manera de presentar las cosas (hay que legalizar el aborto, porque si lo seguimos prohibiendo, moriran muchas mujeres), constituye un patoterismo intelecual, un sofisma, ademas de una apologia del crimen.

Legalizar el aborto porque asi habra menos mujeres que mueran por realizar abortos clandestinos, es un argumento similar a decir que se debe legalizar los homicidios, para que los asesinos puedan matar sin que mueran en enfrentamientos con la policia. Seguira habiendo muertos inocentes (los embriones y las victimas), pero nadie castigara a los que cometan esos crimenes (el aborto y el homicidio), porque seria legal. Incluso alguien se animaria a presentar estadisticas de experiencias diciendo que el numero de homicidas muertos por la policia efectivamente baja cuando el homicidio es legal... pero a nadie le importa el numero de muertos (abortos u victimas de homicidio)...solo se intenta proteger a la abortadora o al homicida...

En ambos ejemplos (el aborto y el homicidio) se esta ignorando un hecho fundamental: que tanto el aborto como el homicidio son hechos inmorales, por los cuales no podemos justificarlos por un criterio de conveniencia superficial, como es disminuir el numero de abortadoras que mueren al abortar clandestinamente o de homicidas que mueren en enfrentamientos con la policia luego de cometer su delito.

Por el hecho de legalizar una inmoraldad no la hemos solucionado de base, solo la hemos hecho legal, con el agravante que los valores de la sociedad caen.

Ademas, quien protege al embrion indefenso? Ese ser humano YA tiene vida, aunque no pueda defenderse.

Con respecto al patoterismo intelectual, me refiero a que esa no es la forma de presentar los argumentos. Las decisiones importantes deben tomarse en base a un concepto moral / etico, y no en base a una supuesta emergencia que solo surge de las decisiones individuales, concientes, de una de las partes afectadas.

La mujer perfectamente podria decidir proseguir con el embarazo.

El embrion de la mujer no es parte de su cuerpo, por lo tanto no puede decidir sobre el como si lo fuera. El ser humano en estado de embrion que esta temporariamente dentro de ella, tiene derechos humanos basicos (como el derecho a la vida) al que solo seria etico contraponerle el derecho a la vida de la madre, pero no otra razon de menor peso, para justificar una coartacion de ese derecho.

Aclaro, que no soy catolico.








agrega un comentario


sos realmente pancho
Por fab - Tuesday, Apr. 05, 2005 at 7:32 PM

La verdad es que este argumento tuyo me mato tambien !!!!


"Legalizar el aborto porque asi habra menos mujeres que mueran por realizar abortos clandestinos, es un argumento similar a decir que se debe legalizar los homicidios, para que los asesinos puedan matar sin que mueran en enfrentamientos con la policia. "

agrega un comentario


No es verdad que “En los países donde es legal, hay menos abortos”
Por Pancho - Tuesday, Apr. 05, 2005 at 7:42 PM

Lo enunciado en el titulo del articulo que inicia este post, escrito para Pagina 12 por Anibal Faundes, investigador chileno, sencillamente es erroneo.
Lo mismo podemos decir de la siguiente afirmacion:
"Los países que tienen menos abortos en el mundo son aquellos en los que este procedimiento es absolutamente legal, permitido y fácil de obtener, que son los países de Europa occidental." Tambien estos conceptos son erroneos.

Me baso en un articulo de The Alan Guttmacher Institute, New York, EEUU, cuyo link es: http://www.agi-usa.org/pubs/1999/01/01/fb_AWWsp.pdf

Alli se dice que: "En términos generales, los niveles de aborto de las mujeres en regiones desarrolladas y en vías de desarrollo son sorprendentemente similares—39 abortos por cada 1,000 mujeres y 34 por cada 1,000, respectivamente."

Cabria preguntar de donde saco sus cifras Anibal Faundes para justificar su afirmacion.

agrega un comentario


para pancho
Por Mosquito - Tuesday, Apr. 05, 2005 at 8:13 PM

Y que hace el articulo este norteamericano mas valioso que el articulo chileno?

agrega un comentario


Inmoral
Por Mosquito - Tuesday, Apr. 05, 2005 at 8:15 PM

"que tanto el aborto como el homicidio son hechos inmoral"

Bueno, para mi el aborto no es inmoral... El concepto de moral e inmoral es totalmente subjetivo y variable. Es la sociedad entera la que debe decidir si un hecho es moral o no, no un conjunto de politicos burocratas...

agrega un comentario


inmoralidades
Por harto - Tuesday, Apr. 05, 2005 at 8:50 PM

ese es puto relativismo moral que hundio a la argentina.

los politicos ladrones pensaran lo mismo. afanarse un pais no tiene nada de malo, eso es pura subjetividad....

subdesarrollados morales

agrega un comentario


Para Mosquito - articulo yanqui vs. chileno
Por Pancho - Tuesday, Apr. 05, 2005 at 8:52 PM

Bueno, mira...podria decirte que

1-el articulo yanqui es publicado por una institucion sin fines de lucro que investiga sobre temas de sexualidad
2-el chileno no es un informe, sino un reportaje donde se hace un comentario sin citas bibliograficas
3-el articulo yanqui tiene citas bibliograficas


PARA TU INFORMACION, EL INSTITUTO YANQUI QUE LO PUBLICA ES PRO-ABORTO!!!


Elegi justamente el articulo yanqui, que me parecio serio, porque el chileno menciono en el titulo del post algo que esta en plena contradiccion con lo mencionado en el articulo yanqui.

Alguno de los dos miente...


agrega un comentario


relativismo moral
Por Pancho - Tuesday, Apr. 05, 2005 at 8:59 PM

Coincido con Harto...

Para mi existen valores absolutos, inmutables.

No permitir que un ser ejerza su derecho a vivir SIEMPRE va a estar mal.

No crees en los Derechos Humanos??

Los derechos a veces los ves torcidos???


agrega un comentario


si es verdad que hay menos
Por una - Tuesday, Apr. 05, 2005 at 9:00 PM

En españa, el aborto antes de la legalizacion era cerca del 30 por mil y hoy esta en el 16 por mil (en internet se pueden buscar las cifras del ministerio de salud).
Eso es un descenso de casi la mitad. Cifras parecidas se encuentran en cualquier país europeo donde el aborto sea legal.
Además la tasa de muertes de mujeres en abortos es casi nula mientras en argentina es de 1,5 mujeres por dia.
Así que eso de que en europa y en latinoamerica las tasas de abortos son similares a pesar de la legalización es una gran mentira.

agrega un comentario


les faltan las pelotas a estos enanos morales
Por harto - Tuesday, Apr. 05, 2005 at 9:05 PM

es mas facil ser un inmoral, un corrupto, un hijo de puta y justificarse por la supuesta subjetividad de lo que es bueno y lo que es malo

somos una sociedad de mierda llena de pigmeos morales q no tienen las pelotas suficientes para defender la diferencia abismal entre ser un hijo de puto y una persona con sentido moral

hijos de menem

agrega un comentario


como engañan estos mentirosos
Por harto - Tuesday, Apr. 05, 2005 at 9:12 PM

Yo practiqué cinco mil abortos"
Por el Dr. Bernard N. Nathanson




--------------------------------------------------------------------------------

Éramos un grupo cuyo único propósito era conseguir una ley que permitiera el aborto en EE.UU.. Ejercíamos presión sobre los miembros del Congreso y las cámaras legislativas de los Estados para lograr que se derogasen las leyes que prohibían el aborto. Fui uno de los fundadores de la organización más importante que "vendía" el aborto al pueblo estadounidense.

En 1968, cuando organizamos el movimiento, se calcula que menos del 1% de la población era partidario en EE.UU.. del aborto a petición. Nuestro presupuesto era de $7,500 anuales, pero para 1982 se aproximaba ya al millón de dólares.

Voy a explicarles cómo planteamos el tema para convencer al resto de la población estadounidense para que aceptasen el aborto. Las tácticas que voy a explicar son ciertas y además son las mismas que se han empleado y se están empleando en otros países. Nos sirvieron de base dos grandes mentiras: la falsificación de estadísticas y encuestas que decíamos haber hecho, y la elección de una víctima, para achacarle el mal de que en EE.UU.. no se aprobara el aborto. Esa víctima fue la Iglesia Católica, o mejor dicho, su jerarquía de obispos y cardenales.

La falsificación de estadísticas

Se trata de una táctica importante. Nosotros decíamos en 1968 que en EE.UU.. se practicaban un millón de abortos clandestinos, cuando sabíamos que eran alrededor de los cien mil, pero esta cifra no nos servía y la multiplicamos por diez para llamar la atención. También repetíamos constantemente que las muertes maternas por aborto clandestino se aproximaban a las diez mil cuando sabíamos que no eran más de 200, pero esta cifra resultaba demasiado pequeña para la propaganda. Esta táctica del engaño si se repite mucho, acaba por ser aceptada como si fuera verdad. Nos lanzamos a la conquista de los medios de comunicación social, de los grupos universitarios, sobre todo de las feministas. Ellos escuchaban todo lo que decíamos, incluidas las mentiras, y luego las divulgaban por los medios de comunicación social, base de la propaganda.

Es importantísimo que ustedes se preocupen por los medios de comunicación social. Si en España estos medios no están dispuestos a decir la verdad, se encontrarán con la misma situación que nosotros creamos en EE.UU..

También inventábamos nuestras propias encuestas. Decíamos, por ejemplo, que habíamos hecho una encuesta y que el 25% de la población era partidaria del aborto y tres meses más tarde decíamos que el 50%, y así sucesivamente. Los estadounidenses se lo creían y como deseaban estar a la moda, formar parte de la mayoría y que no les llamaran "atrasados", se unían a los "avanzados".

Más tarde hicimos verdaderas encuestas y pudimos comprobar que poco a poco los resultados se iban aproximando a lo que habíamos inventado. Por eso sean muy cautelosos ante las encuestas que se hagan sobre el aborto; porque suelen ser inventadas, pero tienen la virtud incluso de convencer a magistrados y legisladores, pues ellos, como cualquier otra persona, leen la prensa, escuchan la radio, y siempre se les queda algo.

La jerarquía católica elegida como víctima

Una de las tácticas más eficaces que utilizamos en aquella época fue la que llamamos "etiqueta católica". Esto es importante para ustedes, porque su país es mayoritariamente católico.

En 1966 la guerra de Vietnam no era popular. Pero la Iglesia Católica la apoyaba en EE.UU.. Entonces escogimos como víctima a la Iglesia Católica y tratamos de relacionarla con otros movimientos "reaccionarios", incluyendo el movimiento antiabortista. Con esto pusimos a todos los jóvenes y a las iglesias protestantes, que siempre habían mirado con recelo a la Iglesia Católica, en contra de ésta. Conseguimos inculcarles a la gente la idea de que la Iglesia Católica era la culpable de que no se aprobara la ley del aborto.

Como era importante no crear antagonismos entre los propios estadounidenses de distintas creencias, aislamos a la jerarquía - obispos y cardenales - como a los "malos". A los católicos que rechazaban el aborto se les acusaba de estar "embrujados" por la jerarquía, y a los que lo aceptaban se les consideraba "modernos", "progresistas", "liberales" y más "iluminados". Puedo asegurarles que el problema del aborto no es un problema de tipo confesional. La Iglesia Católica no es la única religión o institución que está en contra del aborto. Yo no pertenezco a ninguna religión y en cambio les estoy hablando contra el aborto. Pero esta táctica fue tan eficaz que todavía hoy se emplea en otros países.

Otra táctica que empleamos con la Iglesia Católica fue acusar a sus sacerdotes, cuando tomaban parte en debates públicos contra el aborto, de "meterse en política" y de que ello era "anticonstitucional". El público se lo creyó fácilmente aunque la falacia del argumento está clara.

Dirigí a partir de 1971 la clínica más grande del mundo

Se trataba del Centro de Salud Sexual (CRANCH), situado al este de Nueva York. Tenía 10 quirófanos y 35 médicos a mis órdenes. Cuando me hice cargo de la clínica todo estaba sucio y en las peores condiciones sanitarias. Los médicos no se lavaban las manos de un aborto a otro. Algunos abortos, inclusive, era practicados por las enfermeras o por simples auxiliares. Conseguí modificar todo aquello y transformar la clínica en un "modelo" de su género.

Practicábamos 120 abortos diarios, inclusive los domingos, y sólo el día de Navidad no trabajábamos. Como Jefe de Departamento, tengo que confesar que se practicaron 60,000 abortos bajo mis órdenes y unos 5,000 fueron hechos personalmente por mí.

Recuerdo que en una fiesta que organizamos, algunas esposas de los médicos me contaron que sus maridos sufrían por las noches de pesadillas, y gritando hablaban de sangre y cuerpos destrozados de niños. Otros bebían demasiado y algunos usaban drogas. Algunos de ellos tuvieron que someterse a tratamiento psiquiátrico. Muchas enfermeras se volvieron alcohólicas y otras abandonaron la clínica llorando. Fue para mí una experiencia sin precedentes.

En septiembre de 1972 presenté mi dimisión porque ya había conseguido mi objetivo, que era poner en marcha la clínica. En aquella época, lo digo sinceramente, no dejé la clínica porque estuviera contra el aborto; la dejé porque tenía otros compromisos que cumplir. Fui nombrado Director del Servicio de Obstetricia del Hospital de San Lucas de Nueva York y empecé a establecer el servicio de Fetología. Estudiando el feto en el interior del útero materno, pude comprobar que es un ser humano con todas sus características y que deben reconocérsele todos los privilegios y ventajas de que disfruta cualquier ciudadano en la sociedad.

Del estudio del feto vivo en el interior del útero saqué esta conclusión

Quizás alguno piense que antes de mis estudios debía saber, como médico y además como ginecólogo, que el concebido es un ser humano. Efectivamente sí lo sabía, pero no lo había comprobado yo mismo científicamente. Los nuevos sistemas de exploración nos ayudan a conocer con mayor exactitud su naturaleza humana y a no considerarlo como un simple trozo de carne. Hoy, con técnicas modernas, se pueden tratar en el interior del útero muchas enfermedades, incluso hasta se practican 50 clases distintas de intervenciones quirúrgicas. Son estos argumentos científicos los que han cambiado mi modo de pensar. Fíjense: si el concebido es un paciente al que se le puede tratar, entonces es una persona, y si es una persona, tiene derecho a la vida y a que nosotros procuremos conservarla.

Los casos de violación, subnormalidad y el estado de salud de la madre

La violación es una situación muy dolorosa. Afortunadamente son pocas las violaciones de las cuales surge un embarazo. Pero aun en ese caso, la violación, que es un acto de violencia terrible, no puede ir seguida de otro no menos terrible como lo es la destrucción de un ser vivo. Por lo tanto, tratar de borrar una horrible violencia con otra también horrible no parece lógico; es sencillamente absurdo, y en realidad lo que hace es aumentar el trauma de la mujer al destruir una vida inocente, porque esa vida tiene un valor en sí misma aunque haya sido creada en circunstancias espantosas, circunstancias que nunca podrán justificar su destrucción. Muchos de los que estamos aquí fuimos concebidos en circunstancias que no fueron las ideales, tal vez sin amor, sin calor humano, pero eso no nos cambia en absoluto ni nos estigmatiza. Por lo tanto, recurrir al aborto en caso de violación es algo ilógico e inhumano.

El caso de que la vida de la madre peligre de continuar su embarazo, hoy, con los avances de la medicina, prácticamente no existe. Por lo tanto, el argumento es engañoso, porque sencillamente no es cierto.

Finalmente voy a considerar el aborto cuando el feto nacerá con defectos. Es éste un tema muy delicado porque significa que aspiramos a que la sociedad esté formada por personas físicamente perfectas, y sin temor a equivocarme puedo asegurar que en esta sala no hay una sola persona que sea físicamente perfecta. Es peligrosísimo aceptar este principio porque desembocaría en un holocausto.

Voy a contarles una anécdota. Cuando estuve con mi esposa en Nueva Zelandia almorzamos un día con Sir William Liley, que es el fetólogo más importante del mundo, y nos contó que habían tenido cuatro hijos que ya eran mayores, y al quedar solo el matrimonio adoptaron un niño mongólico. Me dijo que este hijo adoptivo les había proporcionado más satisfacciones que cualquiera de los otros cuatro hijos.

Puedo asegurarles que si esta clase de ley se aprueba se abusará de ella y se utilizará para justificar el aborto en todos los casos. Esto es lo que ha ocurrido en el Canadá. Los médicos, sencillamente ponen un sello en las solicitudes de aborto y todo el mundo se ríe de ellas y de la ley. Pienso que cuando se permite el aborto, se permite un acto de violencia mortal, un acto deliberado de destrucción y por lo tanto un crimen. Puedo asegurarles que si se sigue el camino sangriento del aborto, los tres Jinetes del Apocalipsis que son la delincuencia, la droga y la eutanasia no tardarán en seguirle, como está sucediendo en EE.UU..

Quisiera terminar con estas palabras: Como científico, no es que crea; es que sé que la vida empieza en el momento de la concepción y debe ser inviolable. Y si no salimos victoriosos y olvidamos nuestra completa dedicación a esta causa tan importante, la historia nunca nos lo perdonará.

Nota: El presente texto es un fragmento de una conferencia del Dr. Bernard N. Nathanson ante el Colegio Médico de Madrid, el 5 de noviembre de 1982, publicada por la revista "Fuerza Nueva". El Dr. Nathanson fue uno de los más importantes promotores del aborto en su país (EE.UU..) y miembro fundador de la Asociación Nacional para la Derogación de las Leyes que prohíben el Aborto o NARAL (National Association for the Repeal of Abortion Laws). El Dr. Nathanson fue bautizado en la Iglesia Católica durante la Vigilia Pascual de 1996. Su dramática conversión de proabortista a pro vida, de ateo en creyente y de creyente a católico, la narra él mismo en su autobiografía, recientemente publicada en inglés y titulada "The Hand of God" ("La mano de Dios"). Este fascinante libro no sólo narra la maravillosa obra de Dios en la vida de este hombre, sino también nos descubre, en boca del propio autor, las insidiosas tácticas del movimiento proabortista en forma más detallada y completa que en este folleto. Todo defensor de la vida debe tener esta valiosa información. Adquiera "The Hand of God" por sólo $24.95 mas costos de envío, así como otros materiales en defensa de la vida y la familia dirigiéndose a Vida Humana Internacional

FUENTE: "Yo practiqué cinco mil abortos", conferencia pronunciada por el Dr. Bernard Nathanson en el Colegio Médico de Madrid el 5 de noviembre de 1982, publicada por la revista Fuerza Nueva. El Dr. Nathanson fue uno de los más importantes propugnadores del aborto en los Estados Unidos y miembro fundador de la Asociación Nacional para la Derogación de las Leyes que Prohiben el Aborto o NARAL (National Association for the Repeal of Abortion Laws). Hoy en día el Dr. Nathanson es un conferencista pro vida convertido al catolicismo.

Testimonios de ex empleadas de clínicas de aborto en EE.UU.

>Judith Fetrow: "Los voluntarios de la PPFA, los escoltas [de las mujeres que entran a la clínica de aborto] y los empleados han recibido instrucciones de no hablar con los cristianos pro vida. Les han dicho esto porque demasiados empleados y voluntarios han oído la verdad y se han arrepentido."

>Marian Johnston-Loehner: "Un día alguien me dió un libro escrito por la Dra. Jean Garton, "Who Broke the Baby?" Ese libro tomó todos los eufemismos que yo había estado usando durante años, cuando abogaba por la 'opción', y los destruyó uno por uno. Yo leía un poco cada noche y lloraba y lloraba, y creo que la última noche que lo leí la represa entera se derrumbó, y vinieron las lágrimas, y me arrepentí. De veras que me dolía todo lo que había hecho, de veras estaba arrepentida de haberle quitado la vida a un niño inocente, porque hasta entonces, aún después que nació mi hijo, y aún después que nació mi hija, todavía yo no estaba dispuesta a admitir que un niño es un ser humano desde el momento de la concepción. Yo cedía siempre ante las mentiras."

>Dina Madsen: "Estaba juntando los pedazos de los bebés y ayudándo al médico. Habían disminuído los chistes y el sarcasmo que oí todo el tiempo que estuve allí [en la clínica de aborto]. Estaba cambiando hasta el punto de que odiaba estar allí, odiaba ir a trabajar, tener que estar en el mismo salón con ese abortista y con esas mujeres. Quería correr y gritar, odiaba hacerlo."

>Joy Davis: "Cuando yo estaba en la industria del aborto empecé a tener pesadillas y a sentir sentimientos de culpas porque lo que estaba haciendo estaba mal. Entonces fuí donde un amigo que era abortero. El no trabajaba conmigo, pero trabajaba en una clínica cercana. Yo fuí y le conté acerca de todas las cosas que sentía, sobre las pesadillas y el sentimiento de culpabilidad. El me dijo que entendía bien, porque él también tenía pesadillas y también sentía una tremenda cantidad de culpa."

"Hace catorce años me ofrecieron empleo en una clínica de abortos en Birmingham, Estado de Alabama. Consideré la oferta, pensé que era muy buena y que estaría ayudando a las mujeres luchando por una causa muy buena, así que acepté ese puesto. Después de poco tiempo de estar trabajando allí me di cuenta de que no estábamos allí para ayudar a las mujeres. Teníamos un negocio, una organización para ganar dinero.

"Las condiciones de la clínica donde yo trabajé eran muy, pero muy pobres. No teníamos equipo para mantener la vida. Nuestra gente no estaba bien entrenada. La mayoría no tenía antecedentes médicos. Los médicos rotaban y nunca teníamos el mismo doctor.

"Conocí a un doctor en la clínica, de nombre Tommy Tucker, quien me dijo un día que él quería abrir su propia clínica. Me dijo que quería hacer bien las cosas. Quería tener empleados en la clínica que estuvieran bien entrenados y calificados. Quería usar anestesia general y traer anestesistas, para que las mujeres no sufrieran, porque en la clínica en donde trabajábamos sufrían mucho.

"Yo pensé que sería una idea maravillosa y acepté su oferta. Así que llegué a ser directora regional de seis clínicas de aborto en los Estados de Mississippi y Alabama. Teníamos el mejor equipo. Teníamos gente bien entrenada y eficiente. Les mentíamos a las mujeres, pero eso era algo que teníamos que hacer para ganar dinero. Pero veíamos sólo pocas mujeres cada día, porque no queríamos apurarlas como al ganado. Queríamos tomarnos el tiempo y darles la clase de atención médica que ellas necesitaban.

"Después de pocos meses, su avaricia se impuso. A él le parecía que no ganaba suficiente dinero, de modo que despidió a los anestesistas, porque ganaban mucho dinero. Después de pocos meses de observar cómo anestesiaban a las pacientes, empezamos nosotras mismas a anestesiarlas sin tener idea de lo que estábamos haciendo. Sólo sabíamos lo que habíamos visto hacer, de modo que empezamos a hacerlo nosotras.

"Entonces nuestras enfermeras que trabajaban en el cuarto de recuperación fueron despedidas; después nuestro técnico de laboratorio, y así sucesivamente.

"Comencé a entrevistar gente que no tenía conocimientos médicos en absoluto, trayéndolos para hacer el trabajo de anestesistas, de técnicos en laboratorio, de enfermeras y hasta de médicos. De manera que traje gente de la calle, sin conocimientos médicos y los entrené.

"Veíamos aproximadamente 10 mujeres por día en las clínicas, pero eso no era suficiente. Empezamos a ver tantas como podíamos admitir en cada clínica. Pero para él no había aerolínea lo suficientemente rápida o eficiente que lo pudiera llevar a todas estas clínicas. De modo que me entrenó para ser médico. Yo nunca había estado, ni un solo día, en una escuela de medicina. Sólo había recibido entrenamiento como técnico de ultrasonido. Tenía antecedentes comerciales, pero no sabía nada de medicina, excepto lo que durante años había visto hacer a los médicos.

"Entonces comencé a hacer abortos. Empecé a hacer cirugía, Norplants, criocirugía, Papanicolau, exámenes pélvicos. Hacía todo lo que él hacía. Y estaba orgullosa porque creía que lo hacía mejor que él. Todos los empleados decían: 'Necesita ver a la Dra. Davis hoy', porque pensaban que era mejor médico que él. Yo nunca tuve problemas con las pacientes. No hice hospitalizar a ninguna mujer, y él las hacía hospitalizar casi todos los meses en condiciones críticas: histerectomías, tejidos retenidos. Todo lo que podía salir mal con sus pacientes sucedía.

"Yo creía que todo andaba bien, porque no tenía esos problemas. Me tomé mi tiempo y les di mucho amor a las pacientes. Yo estaba arriesgándoles la vida a ellas con mucha negligencia. De las miles y miles de pacientes que vimos no pude recordar ni un solo nombre ni una sola cara, porque para mí eran sólo un número. Yo me refería a ellas según cuanto habían pagado. 'Oh, ese es un caso de cuatrocientos dólares, ese es un caso de cinco mil dólares'. No las veía como personas, sólo como un número.

"Entonces un día una jovencita vino a nosotros para un aborto tardío en el segundo trimestre. Nosotros terminábamos los embarazos aún casi llegando al final de la gestación. Él [el Dr. Tucker] vino y le practicó el aborto y dejó el salón apenas terminó. Ella estaba bajo anestesia general que le dió una persona no calificada.

"Yo la llevé al salón de recuperación. Estuve con ella e hice todo lo posible para que estuviera estable, pero comenzó a sangrar bastante y yo no podía impedirlo. De modo que corrí donde el médico y le pedí ayuda: 'está sangrando y yo no sé que hacer'. Él dijo: 'llévela al salón de examen, examínela, averigüe por qué está sangrando y detenga la hemorragia. Así de simple, yo estoy ocupado'.

"Yo hice lo que sabía hacer, pero ella seguía sangrando. Llamé una ambulancia para ir al hospital y cuando él lo supo se enfadó mucho y canceló la ambulancia. Me dijo: 'Yo soy el médico aquí y yo tomo las decisiones. No puedo enviar a la paciente al hospital en esas condiciones, me colgarían. Ahora, trate de estabilizarla'.

"Pero ya había sangre por todas partes. Salía como de un grifo de agua y no podía detenerla. Le pedí al doctor el favor de ayudarme: 'Si no me ayuda, va a morirse'. Él respondió: 'Bueno, llame a la ambulancia. Tengo que tomar un avión'. Y se fue. Entonces llamé a la ambulancia, que llegó a los veinte minutos, y durante ese tiempo me di cuenta de que yo no era médico, y me asusté tanto de que me pusieran en esa posición y de que yo me hubiera dejado poner en ella, de tratar de salvar una vida, sin saber como hacerlo.

"La otra cosa que me vino a la mente fue que ese médico era mi héroe. Él había logrado que yo llegara a ganar aproximadamente cien mil dólares al año. Pero en ese momento vi lo que él era. Era un cobarde, se había ido cuando la paciente lo necesitaba. A ella la llevaron al hospital y yo me alegré de que se hubiera ido, porque estaría con médicos que podrían encargarse de sus problemas y porque me habían librado de esa responsabilidad, hasta que me llamaron del hospital y me dijeron que había muerto.

"Entonces empecé a tener pesadillas y cada vez que cerraba los ojos podía verle la cara. Me sentí tan culpable por ella, tenía rabia de que el hombre que yo había admirado fuera tan negligente, y eso casi me destruyó.

"Después el consejo médico pidió sus informes. Él dió un paso más y los cambió para dar la apariencia de que él no era tan negligente como lo era. Me dió los informes originales de su historia médica y me dijo que fuera al sótano a quemarlos, me dijo que no podíamos ir al juzgado así, porque nos colgarían. teníamos que ocultar lo que pasó. Me dijo que quemara los informes inmediatamente, pero yo no pude hacerlo. Tomé los informes y los puse en mi papelera, porque sabía que yo no podría mentir para favorecerlo en este caso. No podía ocultar más lo que él hizo.

"De modo que fui al consejo médico, al abogado del distrito. Allá entregué toda la información acerca de la negligencia que habíamos hecho. Yo confesé haber practicado medicina sin licencia y suministré la evidencia de ello. Me dijeron que ellos querían que yo continuara siendo empleada de él, pues querían seguir recopilando información para ellos. Me dijeron que tenían ante ellos un caso claro de homicidio por negligencia, pero querían más. Todo esto continuó pero no hacían nada al respecto.

"Un día el Dr. Tucker regresó al Estado de Alabama, donde yo estaba; había estado trabajando en el Estado de Mississippi. Me dijo que había tenido dificultades en Mississippi y que yo tendría que ir allá, porque había problemas y yo tendría que calmar a los empleados. Y ¿qué paso? Me dijo: 'Bueno, una joven vino para un aborto. Yo creía que ella tenía 18 semanas de embarazo; pero resultó estar más cerca del final del embarazo. Inserté la laminaria. Ella dió a luz y tuvo un bebé vivo y saludable'. 'Entonces que hizo usted?' Él respondió: '¿Qué podía hacer yo? Maté al bebé'. Y dijo que todos los empleados estaban muy exaltados, de modo que yo debía ir a ocuparme de eso.

"Yo tomé un avión y fui a Mississippi, pero antes de tomar el avión, llamé al abogado del distrito y le conté lo que había sucedido. Antes de que yo pudiera llegar a la clínica, él había estado interrogando a los empleados. El caso fue al gran jurado, pero no pudieron probar que había matado a ese bebé, porque no tenían al bebé. El bebé desapareció, y no pudieron probar nada. De modo que el caso no siguió aunque los empleados testificaron que sí sucedió. Aún así no pudieron probar el caso.

"Volví al consejo médico de Alabama y pregunté: '¿Por qué no hacen ustedes nada? ¿Por qué no han hecho algo acerca de la muerte de esa niña?' Me dijeron que el aborto era un tema político caliente y no querían tocarlo en realidad. Los medios de comunicación consiguieron esta información y forzaron a los consejos médicos a actuar contra el médico. Él ya no tenía negocios en Misissipi y Alabama. Le habían suspendido la licencia. El Departamento de Salud le cerró todas sus clínicas, y ya no podía hacer daño a nadie más.

"Vea usted, el aborto se ha puesto tan malo, y la avaricia por el aborto se ha puesto tan mala, que ya no les importan las mujeres. Ciertamente no les importa el bebé, pero ahora las mujeres se están muriendo."

>Joan Appleton: "...en las clínicas independientes no hay personal médico aparte del médico que hace el aborto...Los médicos que empleamos eran más que todo principiantes que estaban empezando su práctica privada y hacían abortos para ganar lo suficiente con el fin de hacer prosperar su propia práctica, o eran médicos que no ganaban mucho y trabajaban en abortuarios para pagar su seguro de mala práctica, que era muy alto para ginecólogos y obstetras."

"Me gustaba aconsejarle a una mujer diciéndole: 'Bueno, no queremos que usted tenga que pasar por este procedimiento otra vez; queremos que empiece a tomar píldoras anticonceptivas. Le vamos a dar su primer paquete gratis, porque las compañías farmacéuticas nos las dieron gratis'. Es un buen negocio que podamos distribuir un paquete gratis, escribir una receta con píldoras para 5 meses...todos sacan provecho.

"En cambio, las organizaciones como la PPFA y las industrias del aborto no eran estúpidas. Ellas sabían que cuanto más pequeñas fuesen las dosis de estrógenos en esas píldoras, más probabilidades tenían de fallar. Pero no había que preocuparse, porque podríamos traerla [a la clienta] para otro aborto. De modo que usaban píldoras que tenían porcentajes de fracaso como del 30%...Y no olvidábamos decirles que si tenían una gripe o un resfriado, íbamos a darle antibióticos, entonces la reacción química entre la píldora anticonceptiva y el antibiótico hace inefectiva la acción anticonceptiva, de modo que teníamos otro 20% que tendría que regresar.

"Luego íbamos a las escuelas a enseñar cómo tener relaciones sexuales 'sin riesgos', porque [decíamos]: 'Nos preocupamos por ustedes, nos preocupamos por las mujeres'. De modo que lo que hacen hoy en día [los que están en la industria del aborto] es ir a las escuelas a decirles: 'Niños, sabemos que ustedes van a tener relaciones sexuales; queremos que entiendan que nosotros lo entendemos y que eso está bien. También eso quiere decir que dos, tres o cuatro de ustedes van a morir, pero si usan nuestros preservativos, y si usan nuestros métodos anticonceptivos, y si tienen relaciones sexuales sin riesgo, sólo tres o cinco de ustedes se morirán. El resto de ustedes vivirán. Oh, claro que un 30% contraerán una enfermedad, pero nosotros nos encargaremos de eso, amigos'.

"Una de las cosas que continuaba molestándome aún durante el tiempo en que fui la principal enfermera de la clínica, era una mujer que tenía un gran trauma emocional y para quien la decisión [de practicarse el aborto] era muy difícil...'Pero, si era una cosa tan natural, si era lo correcto, ¿por qué era tan difícil?' Yo tenía que preguntarme eso todo el tiempo. También me preguntaba: 'Si yo aconsejé tan bien a estas mujeres y ellas estaban tan seguras de su decisión, ¿por qué seguían volviendo a mí ahora, meses y años después, convertidas en una ruina desde el punto de vista psicológico?'

"Nosotras, las que estábamos en el movimiento 'pro opción' y en la industria del aborto, negábamos la existencia del síndrome postaborto. Sin embargo, es real y cuando las mujeres regresaban no podíamos negar su existencia. Además, su número sigue en aumento.

"Yo también había visto un aborto por medio del sonograma. Fue en el primer trimestre, la última parte del primer trimestre o probablemente el segundo trimestre. No me acuerdo cuál era el problema específicamente, pero queríamos hacer el aborto bajo control sonográfico para asegurarnos de que habíamos sacado todo el bebé, o según la terminología, queríamos asegurarnos de que teníamos 'el embarazo completo'. Yo manejaba el ultrasonido mientras el médico hacía el procedimiento y yo lo dirigía mientras observaba la pantalla. Ví que el bebé se retiraba, abría la boca. Yo había visto 'El grito silencioso' ('The Silent Sream') [video que muestra un aborto] varias veces, pero no me afectó. Para mí era solamente una propaganda pro vida más. Pero yo no podía negar lo que ví en la pantalla. Después de ese procedimiento yo estaba temblando, pero me las arreglé para continuar durante el día."

"Mi jefe en la oficina me dijo que hay un crematorio en ese cuarto, y el crematorio es grande, como los de las funerarias, y yo no pude pasar por alto esa máquina más tiempo. Olía mucho cuando encendían ese horno de gas. Y la cosa más horrible era que olíamos a esos bebés quemándose, porque yo estaba al otro lado de la esquina."

"Cada vez que ella venía a que le practicaran un aborto o una dilatación y extracción [un método de aborto], lo anotábamos en su historia clínica. Algunas de estas historias estaban llenas por ambos lados por múltiples abortos. Y algún médico las miraba y bromeaba: 'Si se apura, puede venir otra vez antes de Navidad'. ¿Un tipo como éste realmente se preocupa por las mujeres? No lo creo."

>Dina Madsen: "No se requería de ningún conocimiento médico para el puesto, sólo se necesitaba estar de acuerdo con el aborto.

"Yo estaba viendo a los bebés como algo que se podía desechar. Yo no los consideraba importantes. Yo no apreciaba mi propia vida, por consiguiente, ¿cómo podría valorar la vida de ningún otro? Y si estas mujeres eran tan estúpidas de quedar embarazadas, entonces era culpa suya. Así pensaba yo, y así pensaba la mayoría del personal.

"Algunas de las directoras con quienes trabajé habían tenido ocho o nueve abortos, y [sin embargo] éramos las mismas personas que las despreciábamos a ellas porque venían a que les volvieran a practicar abortos.

"De todas las mujeres con las cuales trabajé, yo diría que la mitad de ellas se habían practicado abortos y repetidas veces, y nunca dejaban que ninguno de esos sujetos [los médicos de la clínica] las tocaran por ningún motivo. Y sin embargo todos los días les decían a otras mujeres que ellos eran unos médicos maravillosos, que no les iban a hacer ningún daño, que eran los mejores en su campo, que él era muy simpático, etc. Y a veces las mujeres preguntaban: '¿Se han practicado ustedes algún aborto?' Y ellas respondían: 'Sí, pero no me lo hizo él'.

"Debo admitir, sin embargo, que no les tenía mucha lástima [a las mujeres que venían a practicarse el aborto]. Mi manera de pensar era: 'Bueno, usted se metió en este problema, de modo que aguante'.

"Cuando llamaba una mujer yo la hacía sentir como si eso era lo que ella había escogido, y que la íbamos a apoyar en su decisión, porque las mujeres buscan a alguien que apoye su decisión.

>Luhra Tivis: "Una mujer llamó y dijo: 'Estoy llamando por mi hija; quiero saber cómo se hace el procedimiento'. Y añadió: '¿Ha tenido usted un bebé vivo?' Esta pregunta me sacudió, porque yo no había ni siquiera pensado en eso. De modo que le pregunté a mi supervisora Elana: '¿De qué está hablando?' Y Elana me dijo: 'Respóndele que no hemos tenido ningún nacimiento vivo en esta clínica'. Desde entonces he averiguado que era mentira.




agrega un comentario


Para una
Por Pancho - Tuesday, Apr. 05, 2005 at 9:20 PM

Bueno, te repito que me parece raro (extrañisimo) que una gran mentira asi sea promovida por un instituto pro-abortista, que en su mision esta definida como defender el derecho a elegir el aborto...

Tus fuentes son muy vagas...fijate en Internet, busca en tal o cual lugar...

Yo he presentado links.

No mezcles el tema de que las mujeres que hacen abortos clandestinos mueren mas que si se realiza en condiciones higienicas... eso es obvio, y no es el punto de discusion.

El punto de discusion fundamental es el BUZON que uso el que reprodujo la nota del chileno en el titulo del post...

En todo caso, no desviemos EL PRINCIPAL punto de discusion, EL EMBRION ES UN SER HUMANO...mal que le pese a los pro-abortistas. Es un hecho que no podran tapar.

EL EMBRION NO FORMA PARTE DEL CUERPO DE LA MADRE...es un cuerpo diferente...LA CIENCIA BIOLOGICA APOYA ESTE HECHO.

QUE LA MUJER O EL HOMBRE SE HAGAN LA PAJA... QUE USEN PRESERVATIVOS (DE PIJA O DE CONCHA), QUE USEN EL METODO COMBINADO (ESPERMATICIDA + FORRO)... QUE MAS QUERES QUE TE DIGA..????


agrega un comentario


fragmento
Por fragmento - Tuesday, Apr. 05, 2005 at 9:32 PM

La falsificación de estadísticas

Se trata de una táctica importante. Nosotros decíamos en 1968 que en EE.UU.. se practicaban un millón de abortos clandestinos, cuando sabíamos que eran alrededor de los cien mil, pero esta cifra no nos servía y la multiplicamos por diez para llamar la atención. También repetíamos constantemente que las muertes maternas por aborto clandestino se aproximaban a las diez mil cuando sabíamos que no eran más de 200, pero esta cifra resultaba demasiado pequeña para la propaganda. Esta táctica del engaño si se repite mucho, acaba por ser aceptada como si fuera verdad. Nos lanzamos a la conquista de los medios de comunicación social, de los grupos universitarios, sobre todo de las feministas. Ellos escuchaban todo lo que decíamos, incluidas las mentiras, y luego las divulgaban por los medios de comunicación social, base de la propaganda.

Es importantísimo que ustedes se preocupen por los medios de comunicación social. Si en España estos medios no están dispuestos a decir la verdad, se encontrarán con la misma situación que nosotros creamos en EE.UU..

También inventábamos nuestras propias encuestas. Decíamos, por ejemplo, que habíamos hecho una encuesta y que el 25% de la población era partidaria del aborto y tres meses más tarde decíamos que el 50%, y así sucesivamente. Los estadounidenses se lo creían y como deseaban estar a la moda, formar parte de la mayoría y que no les llamaran "atrasados", se unían a los "avanzados".

Más tarde hicimos verdaderas encuestas y pudimos comprobar que poco a poco los resultados se iban aproximando a lo que habíamos inventado. Por eso sean muy cautelosos ante las encuestas que se hagan sobre el aborto; porque suelen ser inventadas, pero tienen la virtud incluso de convencer a magistrados y legisladores, pues ellos, como cualquier otra persona, leen la prensa, escuchan la radio, y siempre se les queda algo.

La jerarquía católica elegida como víctima

Una de las tácticas más eficaces que utilizamos en aquella época fue la que llamamos "etiqueta católica". Esto es importante para ustedes, porque su país es mayoritariamente católico.

agrega un comentario


para pancho
Por Mosquito - Tuesday, Apr. 05, 2005 at 11:20 PM

Para mi, la unica verdad absoluta en este mundo es que no existe la verdad absoluta.

"Para mi existen valores absolutos, inmutables. "
Bueno, asi seras vos. Yo no, y tampoco creo que lo sea la mayoria de la sociedad. Es una lastima que tengas un pensamiento tan rigido y poco proclive al cambio. Porque a lo largo de la vida, uno va madurando y cambiando de parecer sobre las cosas. Si tus valores y creencias son las mismas a los 20 que a los 80, es porque nunca creciste.
Por otra parte, realmente pensas que los valores absolutos e inmutables?
Para vos los valores morales de la sociedad en 1900 son los mismos que ahora? No crees que hubo una evolucion?
La historia social se basa en la evolucion del pensamiento humano y sus valores...

" Alguno de los dos miente... " Yo creo que la informacion es contradictoria, no que mienten. Se pueden decir cosas que no son verdad y no por eso uno esta mintiendo.
Ahora, si uno se pone a buscar por internet, no me cabe la mas minima duda que encontrada cientos de informes, estudios, estadisticas de cientos de lugares abalando o no el aborto...

Por otro lado, en realidad cada uno cree lo que quiere creer. Vos crees el articulo yanqui porque esta firmado por una fundacion prestigiosa o algo asi... Sin embargo, en otra discusion que hubo en indymedia, sobre los fraudes cientificos, vos sostenias la teoria de que Einstein era una fraude y la mayoria de la literatura seria va en contra de esa hipotesis, pero vos la creias por un libro de no me acuerdo quien...

Con lo cual, en realidad, uno se cree lo que le resulta mas facil, mas coherente o mas acorde con su ideologia....
No creo que el relativismo moral sea "falta de pelotas" y tampoco creo que el relativissmo moral halla hundido a la Argentina... Creo que el relativismo moral es tolerancia por el que piensa diferente y es evitar cometer la sobervia de creer que uno tiene la razon absoluta...

agrega un comentario


Que se vayan los fachos de indymedia!!
Por ya me tienen podrida - Wednesday, Apr. 06, 2005 at 1:39 AM

che oiganme bien manga de fachos de mierda del opus dei, que obviamente no tienen nada que hacer mas que llevar adelante su militancia facista en medios de comunicacion alternativos: les pido que se vayan a la mierda ya que nosotras, las mujeres,somos las que debemos decidir sobre nuestros cuerpos y sobre nuestras vidas, y no ustedes manga de hijos de puta asesinos, que sostienen la farsa de la Iglesia genocida y el Estado responsables politicos del genocidio de mujeres trabajadoras.
Ustedes son sostenedores ideologicos de del genocidio de 500 mujeres por año en nuestro pais: HIPOCRITAS!!!!!!!!

agrega un comentario


Para Pancho
Por una abortista - Wednesday, Apr. 06, 2005 at 4:20 PM

"EL EMBRION NO FORMA PARTE DEL CUERPO DE LA MADRE...es un cuerpo diferente...LA CIENCIA BIOLOGICA APOYA ESTE HECHO".

Evidentemente, mi querido, no es un cuerpo tan diferente, porque si lo sacamos de mi panzita antes de los 2 meses de gestación, no vive ni dos segundos.
No jodamos, muchachos, si tanto miedito les da el aborto, si cuestiones morales les dicen que está mal hacerlo, ¿por qué no dejar que las mujeres decididas sí se lo hagan y punto?.

agrega un comentario


Para abortista
Por Tito - Saturday, Apr. 09, 2005 at 7:57 AM

"no es un cuerpo tan diferente, porque si lo sacamos de mi panzita antes de los 2 meses de gestación, no vive ni dos segundos."

Ese es tu argumento para decir que el embrión es parte de tu cuerpo y no otra persona?

Si a un bebé nacidito y rosadito lo sacás de tu casita y lo dejás en el medio de la calle también se muere...

Tu problema es que ya te hiciste un aborto... de cerebro.

agrega un comentario


EL FETO ES UN SER HUMANO ( DATOS CIENTÍFICOS)
Por Juan - Saturday, Apr. 09, 2005 at 12:29 PM

Primero quería decir que estoy totalmente de acuerdo con Pancho y con Tito y con Harto , como bien dice Tito , que diferencia hay entre matar al bebé antes de nacer que luego de nacido ?

Con el criterio de los abortistas se podría matar a cualquier persona a cualquier edad , siempre que sea una carga indeseada , como niños de cualquier edad o personas mayores.

ME CAUSA GRACIA QUE LOS PRO ABROTO NOS LLAMEN INTOLERANTES , SI SON ELLOS LO QUE INSULTAN CUANDO SIEMPRE SE QUEDAN SIN ARGUMENTOS.

LOS PRO ABORTISTAS BUSCAN DESCALIFICARNOS PORQUE TENEMOS PRINCIPIOS MORALES, PERO SE PONEN LOCOS CUANDO LES PLANTEAMOS ADEMÁS ARGUMENTOS CIENTIFICOS ,RESPALDANDO NUESTRA POSTURA PORQUE ELLOS SABEN BIEN QUE TODO LO QUE LA CIENCIA DEMUESTRA ENTRA DENTRO DE SU PENSAMIENTO "LIBERAL " Y ENTONCES ELLOS DEBERÍAN ACEPTAR QUE EL FETO ES UN SER HUMANO SI LO DICE LA CIENCIA Y POR ESO SE PONEN A INSULTAR Y A DESCALIFICAR PORQUE NO PUEDEN RESPONDER.



Ya a principios de la década del 80 del siglo pasado, el Dr. Jerónimo Lejeune, uno de los más brillantes investigadores franceses, Catedrático de Genética en la Universidad de la Sorbona de París, Director del Centro Nacional de Investigación Científica, miembro de las Academias de Ciencia de Suecia y de Estados Unidos y primer presidente de la Academia Pontificia para la Vida, emitió una serie de declaraciones contundentes en la materia, citadas en libros y periódicos.



Esta sucesión de comentarios, está maravillosamente compilada en la obra de Jorge Loring: “Para salvarte”, que ha vendido en España la cantidad de 1.230.000 ejemplares, en no menos de 54 ediciones. Algunas de las frases principales del Dr. Lejeune, fallecido en abril de 1994, quien en 1958 descubrió la anomalía genética que provoca el "Síndrome de Down", son las siguientes:



· “Esta primera célula, resultado de la concepción, es ya un ser humano” (citado por Rafael Gómez Pérez en «Problemas morales de la existencia humana», IV, 3. Ed. Magisterio Español. Madrid, 1980).

· “Tiene los 46 cromosomas, propios de la especie humana” (citado por Mariano Delgado en «Adán y Eva y el hombre prehistórico, VII». Folletos Mundo Cristiano).

· “Aceptar que después de la concepción un nuevo ser humano ha comenzado a existir, no es ya cuestión de gusto o de opinión, sino una evidencia experimental” (citado por el Dr. Tomás Melendo en «Fecundación ‘in vitro’ y dignidad humana», III. 1. Ed. Casals, Barcelona).

· “Si el embrión no es desde el primer momento un miembro de nuestra especie, no llegaría a serlo nunca” (Diario “Ya”, 17/03/1985, pág. 23).



En los mismos términos se pronunciaba Federico Mayor Zaragoza, Director del Centro de Biología Molecular, quien afirmó: “Desde el comienzo del proceso embrionario nos encontramos con una individualidad genética distinta y diferenciada de la de los padres” («Revista Tribuna Médica»).



La Asociación de Ginecólogos de Suecia pidió hace años que al feto se le llame “niño”, “para llamar a las cosas por su nombre, pues abortar un feto es matar un niño”.



Además, nada menos que el profesor Alfred Kastler, Premio Nóbel de Física (1966), afirma: “La vida humana comienza en la concepción, en el momento de la fusión del espermatozoide y el óvulo” («Le Droit de Naitre», 262 (1-82)5.



Finalmente, qué mejor testigo que el arrepentido "rey del aborto", Bernard Nathanson, quien afirmó en su magnífico libro “La mano de Dios”: “Dramáticamente, tengo que reconocer que el feto no es un trozo de carne, sino un paciente”. Y lo dice un médico cirujano, que antes de su conversión y arrepentimiento produjo varios miles de abortos, pero que ahora no sólo asume su horrenda culpa, sino que denuncia las estrategias y tácticas jurídicas, legales y comunicacionales de las organizaciones partidarias del crimen del niño por nacer.

Para finalizar queria decir que el aborto no baja cuando se legaliza , en españa en 2003 con el aborto legal se practicaron 80.000 abortos

agrega un comentario


En los países donde es legal hay menos abortos.
Por Cruz Yayes Barco - Saturday, Aug. 27, 2005 at 12:39 PM
yayesoci@hotmail.com

Amigo Anibal Faundes. El título del artículo nos ha llamado la atención, por lo que quisieramos intercambiar informaciones sobre el aborto en el mundo, en mi país, en los países donde se ha legalizado el aborto, los europeos, asiáticos, africanos, del Caribe, Estados Unidos, canadá, etc.
Te ofrezco este dato solamente: en 1996 por cada nacimiento se practicó un aborto en Cuba; país que aunque manifiestamente ateo en la visita del Papa Juan Pablo II recibió reconocimiento por el servicio de salud que es modelo de medicina preventiva, primaria y niveles de sanidad...Amigo, valoramos tu sincero sentimiento de defensa de las mujeres, nos duele que vayan a juicio o estén presas o mueran miles o hasta millones en el mundo por practicarse un aborto sin condiciones higiénicas o médicas, o en contra de leyes que castigan a las víctimas de violaciones, hambre, miseria, explotación o simplemente del TABU QUE MATA... LA MASCARA DE LOS MALDITOS DE AYER, HOY Y HASTA CUANDO HAGAMOS PREVALECER VALORES, PRINCIPIOS, CONOCIMIENTOS Y ESTADOS DE SALUD SEXUAL en todos los pueblos...tengo 53 años, 28 años casado con Nilse y 6 hijos y 3 nietos...filósofo y sexólogo desde hace más de 30 años, más de la mitad de mi vida..con innumerables estudios, trabajos, programas en el campo de la sexología en mi país...espero mantener contacto contigo...desde Venezuela: Cruz Yayes Barco.

agrega un comentario


CArcel a los pajeros
Por Una semilla no es un arbol - Saturday, Aug. 27, 2005 at 1:41 PM

No habia datos mas recientes o actualizdos...

Se enota la retrorades hasta en los estudios cientificos ....
Volvamos a la edad media...

CArcel a los pajeros ya que son asesinos de potenciales vidas que descansan dentro de nuestro huevos...

O sea de por si que el usar forros tambien es matar

No puede ser que para estos tipos es lo mismo un huevo que una nenita ...

agrega un comentario


Aborto legal , igualdades para tdos
Por A - Saturday, Aug. 27, 2005 at 1:50 PM

Las estadisticas no emuestran nada ...

Ejemplo : Si somos dos , y vos no comes nada Y yo me como 2 pollos ; para las estadisticas Los dos comemos un pollo , o los dos comemos ..

Se entiende ??

Es una cuestion de ver lo que pasa , de ver la realidad





agrega un comentario


Aborto legal , igualdades para tdos
Por A - Saturday, Aug. 27, 2005 at 1:50 PM

Las estadisticas no demuestran nada ...

Ejemplo : Si somos dos , y vos no comes nada Y yo me como 2 pollos ; para las estadisticas Los dos comemos un pollo , o los dos comemos ..

Se entiende ??

Es una cuestion de ver lo que pasa , de ver la realidad





agrega un comentario


el aborto
Por lizie - Monday, Mar. 26, 2007 at 9:17 PM
kissmi07 3135620 calle 2 de mayo 192 col. independencia morelia mich.

yo pienso que, es mejor protegerse, y proporcionar informacion sexual en la escuelas acerca de los metodos anticonceptivos, por que ninigun bebe tiene la culpa de venir al mundo, mi deceo es que las mujeres tengan conciencia y antes de acerlo pensarlo bien, antes de matar a un ser que ya tiene vida.

agrega un comentario


Q mentira mas grande
Por RAFAELA IVANA SANCHEZ M. - Tuesday, Mar. 27, 2007 at 7:18 AM
la_chica_messi@yahoo.com.ar

Es todo lo contrario.
La legalidad da via libre, y por logica hace q la conducta q sea, se vaya a las nubes.
Ademas q nadie venga con q en los paises donde es legal hay menos abortos cuando en España el aborto es la PRIMERA CAUSA DE MUERTE, y en Rumania se registran casos de mujeres q abortan hasta 30 veces, y eso q alla un aborto es muy costoso.
Eso de q en donde es legal hay menos abortos no es mas q una mentira de los pro-muerte para afianzar su postura en contra de la vida y a favor de la irresponsabilidad sexual

agrega un comentario


Cuanto ?
Por Cuanto ? - Tuesday, Mar. 27, 2007 at 5:56 PM

No me vengan ?? .... Quien se creera , nop ?

En españa el aborto es la 1ra causa de muerte materna ,no obstante antes de la legalizacion la 1ra causa de muerte materna era el aborto clandestino ...

Y si comparamos cifras es mas que evidente la disminucion de muerte materna desde que el aborto se practica fuera de toda clandestinidad , delito y bajo la ley .

Aca en Argentina no solo la primera causa de muerte materna es causa del aborto clandestino sino tambien la primera causa de muerte adolescente ...

Y como con la droga cuanto mas se prohibe el mercado negro mas saca provecho de esto , y el fracaso sigue en aumento .

¿¿ Para cuando dejamos de copiar fechas comerciales y empezamos a copiar politicas enserio y de primer mundo ??

Cuanto mas ?

agrega un comentario


CMI Network: www.indymedia.org Africa: ambazonia canarias estrecho kenya nigeria áfrica del sur Canada: london, ontario maritimes montreal ontario ottawa quebec thunder bay vancouver victoria windsor Asia del Este: burma jakarta japón korea manila qc saint-petersburg Europa: abruzzo alacant andorra anveres armenia atenas austria barcelona belarus bélgica belgrado bristol brussels bulgaria calabria croacia chipre emilia-romagna estrecho euskal herria galiza alemania grenoble hungría irlanda estanbul italia la plana liege liguria lille linksunten lombardia londres madrid malta marseille nantes napoli holanda niza northern england noruega nottingham oost-vlaanderen c.m.i. indymedia paris/Île-de-france patras piemonte polonia portugal roma romania rusia cerdeña escocia suecia suiza torun toscana toulouse ukraine gran bretaña valencia America Latina: argentina bolivia chiapas chile chile sur brasil sucre colombia ecuador méxico peru puerto rico qollasuyu rosario santiago tijuana uruguay valparaiso venezuela Oceania: aotearoa brisbane burma darwin jakarta manila melbourne perth qc sydney Asia del Sur: india mumbai Estados Unidos: arizona arkansas asheville atlanta austin austin baltimore big muddy binghamton boston bufalo charlottesville chicago cleveland colorado columbus washington, dc hawaii houston ny capital ciudad de kansas los ángeles madison maine miami michigan milwaukee minneapolis/st. paul new hampshire nueva jersey nuevo méxico nueva orleans north carolina north texas nyc oklahoma filadelfia pittsburgh portland richmond rochester rogue valley st louis san diego san francisco bahía de san francisco santa barbara santa cruz, ca sarasota seattle tampa bay tennessee urbana-champaign vermont western mass worcester Asia del Oeste: armenia beirut israel palestina proceso: fbi/legal al día listas de correo documentación técnico voluntarios proyectos: impresos radio tv satelital video regiones: estados unidos temas: biotech

Copyleft © 2001-2008 Argentina Centro de Medios Independientes (( i )). Copyleft: Se permite la copia, distribución y uso de los contenidos de Indymedia Argentina, siempre y cuando NO se utilice con fines comerciales, a no ser que se obtenga permiso expreso del autor y en todos los casos se reconozca la autoría (poniendo como fuente http://argentina.indymedia.org ). Las opiniones o artículos vertidos por lxs visitantes o colaboradorxs en el sitio pueden no reflejar las ideas de Indymedia Argentina. Usamos software libre. sf-active v0.9.4 Descargo | Privacidad