¿Quién es Toni Negri y por qué está aquí? : Argentina Indymedia (( i ))
CMIargentina.indymedia.org Dijimos Nunca Más. ¿Donde está Julio López?
Quienes somos Contacto Subscripciones Calendario Donaciones Publicar
en negroen blancoen rojoayuda temas

Translate this page using Google:


Sindicacion
Sindicacion


New Global Vision
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

¿Quién es Toni Negri y por qué está aquí?
Por Anónimo - Friday, Oct. 28, 2005 at 2:46 PM

Crítica a la acción y planteamientos de Toni Negri

¿QUIÉN ES TONI NEGRI Y POR QUÉ ESTÁ AQUÍ?

"En torno a los inventores de nuevos valores gira el mundo, gira de modo invisible. Sin embargo, en torno a los comediantes giran y se retuercen el pueblo y la fama; y así marcha el mundo" - Nietzche

Desde joven Toni Negri soñó con ser dirigente intelectual de la clase trabajadora. La historia le dio su oportunidad: poco después de titularse como filósofo, la lucha de clases experimentó un notable ascenso en todo el mundo. En esa época (los años 60) los proletarios confiaban bastante en su propia capacidad de lucha, así que les tenía sin cuidado que un intelectualillo pretencioso se metiera en las fábricas a decirles lo que tenían que hacer. Esa
actitud despreocupada de los obreros le permitió a Toni conocer la realidad de los centros industriales de Italia, donde los trabajadores acostumbraban hacer huelgas salvajes, quemar los autos de sus jefes, apalear a los soplones y cosas así. De esos combates Toni sacó una conclusión banal, pero que anunció como su gran descubrimiento teórico: en los lugares de trabajo está el epicentro de las luchas contra el régimen salarial y la ganancia capitalista.
Naturalmente, los explotados siempre han sabido esto; pero a Toni le gustaba retorcer las palabras para ganar notoriedad pública. Así, supo servirse del movimiento Autonomía Obrera (una corriente semi-anarquista, amorfa y heterogénea), para hacerse notar como un
"intelectual comprometido".

A mediados de los 70 la lucha de clases en Italia alcanzó altísimas temperaturas, produciendo diversos agrupamientos combativos del proletariado. Grupos como Insurrección, la sección italiana de la Internacional Situacionista y las Brigadas Rojas, trataron de estimular la lucha mediante clarificaciones teóricas y acciones de propaganda armada. Toni llevaba algunos años oviendo los hilos del grupo Poder Obrero, pero era casi desconocido en los ambientes más extremistas del proletariado taliano. Para solucionar ese problema se hizo fotografiar y entrevistar por cuanto periodista se le cruzara por delante, hasta que su nombre empezó a sonar en la prensa. El resultado de esa fama fue bien grotesco: cuando a fines de los 70 las fuerzas represivas se abalanzaron sobre el movimiento para aniquilarlo, escogieron al pobre Toni como chivo expiatorio para darle una lección al proletariado. En una atmósfera de paranoia, delaciones, arrepentimientos y montajes, Toni Negri fue acusado de ser el ideólogo de las Brigadas Rojas y del secuestro y asesinato del líder democratacristiano Aldo Moro (atentado que las Brigadas Rojas perpetraron cuando ya estaban infiltradas y bajo el control de la policía secreta). En realidad nadie en las Brigadas Rojas conocía a Negri, y el asesinato de Moro había sido organizado por los partidos gobernantes para contener la crisis. Pero Toni el Astuto supo aprovechar la oportunidad que se le ofrecía: organizó una campaña de apoyo centrada en él mismo (cuando en Italia había miles de luchadores sociales en prisión); y se defendió a medias, dando a entender que no era un terrorista pero que tampoco era del todo inocente. Entonces se hizo famoso.

Toni pasó cuatro años a la sombra. En 1983 sus seguidores aprovecharon un resquicio legal para sacarlo de la cárcel: lo llevaron a las elecciones parlamentarias como candidato del Partido Radical, salió elegido diputado y el fuero parlamentario le permitió salir en libertad sin más trámite. Luego se exilió en Francia, donde se vinculó con la elite intelectual posmoderna. En ese ambiente escribió su primer superventas: Marx más allá de Marx, donde afirmó que El Capital, la conocida obra de Marx, había llevado al proletariado a la derrota. Esa estupidez le valió un gran reconocimiento por parte de la izquierda, que calificó su libro como "uno de los documentos más cruciales del marxismo europeo" (por esa misma época la izquierda describía a Foucault como el pensador más crítico del mundo, por haber dicho que el capitalismo jamás podrá ser abolido). En realidad a la burguesía progresista de Europa le importaba poco la calidad teórica de Negri, pero vio en él a un charlatán que podría serle de gran utilidad en su guerra ideológica contra los proletarios. Y eso que lo que pasó. Veamos: cuando Negri entró por primera vez en contacto con las luchas proletarias, éstas tenían un nivel de combatividad tan alto, que sólo cabía decir: "Marx tenía razón: en la fábrica está la lucha contra el trabajo asalariado y la propiedad".

Toni sólo estaba repitiendo lo que todos los teóricos
marxistas siempre habían sabido: que los combates de la clase obrera en los lugares de trabajo eran y debían ser el eje de la lucha social. ¿Qué pasó entonces? La reacción lanzó una violenta campaña de terrorismo encubierto, infiltró soplones y provocadores en los medios insurgentes, metió drogas en los barrios pobres y organizó una oleada de despidos en las fábricas más conflictivas. Entonces quedó claro que el "obrerismo" de los marxistas italianos como Tronti y Panzieri -enfoque que Negri repetía como un loro- era insuficiente para explicar el carácter de la lucha y su derrota. Algunos intentaron desentenderse del fracaso aprobando el "compromiso histórico" entre estalinistas y democratacristianos. Otros siguieron viviendo y luchando oscuramente entre los explotados, pues comprendieron que las explicaciones tendrían que surgir
del propio movimiento obrero, obligado a asimilar el desastre para retomar la ofensiva. ¿Qué hizo Negri, además de aprovechar la derrota para convertirse en una celebridad? Guardó silencio.

Aunque sería más exacto decir que, además de quedarse callado para no tener que hablar de su vergonzosa conducta, llamó a los proletarios a callarse también, afirmando que "la memoria proletaria es sólo la memoria de la alienación pasada: la transición comunista es la ausencia de memoria". En el preciso instante en que escribió eso, Negri se convirtió en un colaborador de la policía. Pero no se quedó ahí... Al mismo tiempo que llamaba a los explotados a olvidar su propia lucha, Toni el Memorioso aprovechaba la tranquilidad de la prisión para estudiar la historia del pensamiento político moderno. No intentó ningún balance de la desesperada lucha que se libraba en las calles y fábricas, ninguna explicación de la derrota, ninguna propuesta para reconstruir el movimiento obrero. Pero ¿qué más se podía esperar? Toni Negri no es un militante revolucionario ni un estratega de la lucha comunista; es un pensador a sueldo, un metafísico y un oportunista: un títere. Por eso no aportó ningún análisis concreto sobre el desarrollo de la lucha de clases, ni sobre una estrategia de combate internacional de los explotados: en lugar de eso Negri se pasó la década del 80 especulando sobre "poder constituyente", "multitud", y "subjetividad radical"; tratando de combinar teoría revolucionaria con teoría contrarrevolucionaria, comunismo con posmodernismo, fuego con agua.... ¿Cómo se le pudo ocurriir a nuestro Profesor esa estúpida amalgama?

Cuando la lucha proletaria iba en ascenso, Negri describió el capitalismo como una dominación política sobre el proceso de producción en el lugar de trabajo, y las ocupaciones y huelgas como combates directos contra el régimen salarial y la propiedad (todo eso era marxismo para escolares). Más tarde Toni se dio cuenta de que el dominio capitalista se extendía más allá del lugar de trabajo, sobre todos los aspectos de la vida cotidiana, cosa que los situacionistas habían comprendido antes y mejor que él. Entonces vino la derrota y Negri, que no había hecho ninguna contribución real al movimiento, decidió que los culpables del fracaso eran los propios obreros, quienes al luchar por salarios más altos y por el control de la producción se habrían hecho "cómplices de la estafa capitalista". Marx nunca idealizó a los asalariados; sólo dijo que eran la principal fuerza revolucionaria porque al estar ubicados en la base de la producción capitalista, podían hacerla saltar en pedazos si convertían su lucha económica en una lucha política para tomarse el poder. Ese fue el salto que los trabajadores no dieron en Italia y el resto del mundo en la crisis de los 70, y esa debilidad es lo que había que explicar para superarla en los próximos combates.

Pero eso era demasiado para el Profesor Negri. Su solución fue mucho más simple: despreció a los proletarios asalariados que antes amaba (los llamó "obreros masa") y se enamoraró de los proletarios no asalariados: estudiantes, desempleados, precarios (los "obreros sociales"), descritos ahora como el "nuevo sujeto autónomo", la fuerza motriz de la revolución, la "multitud". El problema de su "teoría" es que no da ninguna orientación sobre cómo organizar la lucha de ese proletariado difuso, ni contra qué dirigirla, ni con qué fin preciso. Mientras la lucha de los trabajadores amenaza directamente la base productiva del capital, la lucha de la "multitud" se reduce a elegir entre diversos estilos de vida dentro de la sociedad actual, disolviéndose en una multiplicidad de resistencias superficiales, estéticas y simbólicas, sin finalidad ni estrategia común, y por lo tanto inofensivas para el orden capitalista. Estas "resistencias autónomas" teorizadas por Negri equivalen a la "microfísica del poder" de Foucault, pero en lenguaje marxista.

La admiración de la burguesía hacia ambos personajes no es ninguna coincidencia: Foucault criticó al marxismo diciendo que la lucha de clases era un asunto del pasado y que sólo hay microrrelaciones de poder, localizadas y dispersas, que sólo pueden ser contestadas con microprácticas de resistencia local, etc. Negri por su lado afirmó que el propio Marx había definido la lucha de clases como un asunto de pequeñas resistencias dispersas, descentralizadas y locales, y que las grandes ideas sobre la lucha de clases no habían sido más que un malentendido. Más allá de lo imbéciles que sean esas afirmaciones, lo cierto es que a mediados de los 80 los millonarios de todo el mundo necesitaban escuchar cosas así: suaves, pequeñas y tranquilizadoras, porque todavía temblaban de miedo a causa de los últimos enfrentamientos de clase. Por eso no dudaron en financiar los libros, revistas, cátedras y viajes que quisiera hacer el distinguido Profesor Negri, con tal de que seguiera produciendo su chatarra ideológica. Tal coincidencia de intereses entre el filósofo y los inversionistas le fue dando forma al autonomismo de Negri: una vulgar mezcla de retórica marxista, palabrería posmoderna y misticismo barato.

En otras palabras: la fraseología radical de Negri esconde su servilismo a los intereses del capital. Ya a principios de los 80 su afinidad con Foucault se daba en un momento en que éste defendía el uso de drogas como una forma de "resistencia al poder", mientras todos los Estados fomentaban el consumo de narcóticos para liquidar al proletariado insurrecto. Más tarde, en su libro Imperio, Negri dijo que el aislamiento entre las diversas luchas y la ausencia de estructuras organizativas es la mayor fuerza de los trabajadores, cuando en realidad esas limitaciones los han llevado una y otra vez a las más sangrientas derrotas. Asimismo, al decir que la lucha de clases ha sido superada por una realidad "híbrida, plural, flexible,
multicultural", Negri insinúa que la sociedad ha ido más allá del capitalismo, que las clases en pugna se han fundido en una "multitud deseante" y que el enemigo está "en todas partes y en ninguna", lo cual no significa nada. Cuando describe al "Imperio" y a la "multitud", el Profesor Negri celebra las debilidades del proletariado y las fortalezas del capital, y ni siquiera en eso es original, porque sólo repite los viejos temas del liberalismo burgués: hace desaparecer a la clase trabajadora en una masa amorfa de sujetos singulares con intereses autónomos; reduce la lucha social a un agregado caótico de resistencias localizadas; niega la posibilidad de destruir violentamente las estructuras capitalistas; reemplaza toda consideración estratégica del enfrentamiento social con ideas metafísicas sobre la singularidad del individuo, la potencia infinita de la voluntad, la omnipresencia del poder, etc. Negri es un idealista demócrata.

¿Por qué Negri es constantemente invitado a conferenciar en Foros Sociales "alternativos" y en universidades progresistas? Porque su palabrería confusa y vacía sirve al izquierdismo burgués en su lucha ideológica contra las masas. Así, por ejemplo, cuando en el 2002, en medio de una violenta crisis, el problema central del proletariado argentino era unificar su lucha en un sentido claramente
anticapitalista, Negri dijo que "lo importante es discutir las formas de gestión colectivas, toda la atención está sobre las formas de gestión". Consecuente con esta visión cretina, en su libro Imperio Negri afirma que el objetivo de los oprimidos no es resistir a los procesos de la mundialización mercantil, sino "reorganizarlos y redirigirlos hacia nuevos fines". Pero dichos procesos, que surgen del modo de producción capitalista, inevitablemente fortalecen a las clases dominantes y debilitan al proletariado, y es imposible "reorganizarlos" en torno a "nuevas formas de gestión".

Negri, al reducir la lucha a un problema de "formas de gestión", está afirmando que la lucha proletaria no debe superar el nivel económico ni plantearse la superación del capitalismo como objetivo político general. Ese énfasis en las formas inmediatas en desmedro del contenido histórico de la lucha es la negación absoluta de lo que han afirmado siempre los comunistas revolucionarios. Negri está llamando a los trabajadores a resignarse. Y para hacernos tragar su mierda reformista, quiere convencernos de que no estamos determinados por la esclavitud asalariada y la producción de mercancías, sino por la "producción de lenguajes y de subjetividad" en un mundo de "trabajo inmaterial". ¿Esclavos asalariados? Nada de eso. Según el Profesor Negri, debemos reconocernos como una "multitud" que lucha no para destruir el actual modo de producción, sino para expresar su subjetividad y para autogestionar las relaciones capitalistas. Los piquetes, ocupaciones y asambleas están bien para él, siempre que no pasen de la autogestión de lo existente, siempre que no superen los límites del buen
entendimiento democrático y civilizado, donde los capitalistas siempre ganan.

¡Pobre Toni, no puede soportar la visión de las terribles luchas que se avecinan! Para conjurar esa pesadilla, visitó a los piqueteros argentinos y pocas horas después a los políticos que ordenaron la brutal represión contra ellos, ¡y a todos los felicitó por su desempeño! ¡Negri, pobre desgraciado! Con su sonrisa helada llamó a los proletarios argentinos a luchar de forma pacífica al mismo tiempo que brindaba con los burócratas que recién habían ordenado disparar contra ellos. Así es Toni Negri, esa basura contratada para confundir y desarmar a los explotados: amigo de piqueteros, asambleístas, empresarios y policías. Por eso el New York Times, bastión mundial de la propaganda burguesa, describió su libro Imperio como "la próxima Gran Idea"; por eso el best-seller fue publicado por la universidad de Harvard, semillero de ideólogos liberales, y por eso la reaccionaria revista Time lo calificó como "el libro inteligente del momento". Por eso cuando Negri fue a conferenciar a la fábrica ocupada Grissinópolis en Argentina, ningún obrero quiso escucharlo y tuvo que parlotear frente a un pusilánime auditorio de reporteros, académicos y activistas pagados. Por eso las muertes de violadores y asesinos con uniforme europeo en Irak le hacen llorar. Y por eso, porque es un apagafuegos de la lucha de clases, está hoy día en Chile.

En Chile los patrones de izquierda y de derecha temen que los explotados volvamos a levantarnos. Saben que cuando llegue nuestra hora haremos mucho más que gritar "que se vayan todos". Por eso la izquierda burguesa trae a Negri para atontarnos con sus mentiras. Igual que en 1973, nos tienen miedo y quieren mantenernos sometidos. Hoy día usan contra nosotros la basura ideológica de Toni Negri, pero cuando eso ya no sirva van a usar balas de plomo... Por todo esto, hombres y mujeres del proletariado: ¡Basta de rumiar ideologías
adormecedoras! ¡Hay que prepararse para combatir!


Anónimo

agrega un comentario


che, esto te costo bastante, no?? (minutos de pasillo, seguramente)
Por revolú - Friday, Oct. 28, 2005 at 5:49 PM

cuantos minutos te sacó a tu preciosa y gris militancia vaya a saber en que universidad, pregonando a viva voz la palabra de tu grupejo, la verdad de tu jefe... algunos minutos, no pensaste en usarlos para entender que la realidad está en movimiento y aunque vos te quedes estanco el tiempo corre, años y años de sus pragmáticas acciones ya se dieron a la historia, y vos que no aprendés nada, revolú de manual. mas allá de las boludeces o no de negri y otros, habrá que pensar en cierto transcurrir de las ideas revolucionarias y su adaptarse a nuevas situaciones, creo... pero bueno, ahí se viene la parva de comentarios sin fin afirmando la combatividad de uds. sus grupos, que desde ya nadie pone en duda, pero menos soberbia para con otros/as compañeros/as.

salud!!!!

agrega un comentario


...
Por Federico - Friday, Oct. 28, 2005 at 11:30 PM

Que critiquen a Negri lo puedo entender, ahora a Foucault?...Foucault es lejos junto con Nietzsche el pensador mas radical del siglo XX.
En vez de criticarlo tanto, porque no pensamos un poco mas lo que nos enseño?; el nos dijo que la politica y el poder pueden pensarse de formas mas complejas, el dijo y escribio su obra como herramientas teoricas para que otros (nosotros) las usemos, el nos enseño nuevas formas de enfrentar la realidad.
Foucault es un Nietzschiano, pero tambien es un hijo de Marx (quieralo él, uds o no) él es el nexo fundamental entre las dos grandes filosofias contrahegemonicas; Marx y Nietzsche, y su filosofia es hoy una de las herramientas mas indispensables de cualquier revolucionario. No seamos tan idiotas de arrojarlas.
Pese a todo, me llena de admiracion Negri, que aun con sus errores es uno de los pocos marxistas que sin ocultar su pasado y equivocaciones sigue explorando nuevos caminos en la construccion de una izquierda con futuro. Si esto no les gusta, es su problema, yo me alegro de que todavia existan personas que se animen a pensar, porque son los que en definitiva han mantenido a la izquierda viva y joven.

agrega un comentario


...
Por Federico - Friday, Oct. 28, 2005 at 11:43 PM

Con respecto a tus dudas sobre la calidad teorica de Negri te sugiero que leas sus notas sobre los Grundrisse y trabajos de Spinoza...porque estas diciendo una tonteria bastante importante. Te puede gustar o no Negri, pero tampoco digamos que es un intelectual medriocre porque no es eso, de hecho si tanta polemica genera es por algo, evidentemente fue el disparador de muchas cosas, debates, sentimientos, odios que estaban presentes en la izquierda, y esto no lo produce la pluma de cualquier intelectual. Imperio es un libro de ya varios años, aun hoy hablamos de él, quieran lo o no es un clasico.

agrega un comentario


Qué bueno¡¡¡¡
Por Mosca Cojonera - Saturday, Oct. 29, 2005 at 7:57 AM
fliegecojonera@hotmail.com

Me río de los militantes de la vieja (por anquilosada) izquierda argentina. Miltan en los partidos más pobres teóricamente de Occidente, sus dirigentes, lejos del modelo bolchevique de revolucionario intelectual (basta aquí recordar a Bogdanov, Bujarin, etc.), son de madera de noruega, no han desarrollado (a pesar de vivir rtentados y tener acceso a la literartura que deseen, sino pregúntenselo a Altamira) son burdos y atrasados, repiten como loros formulas bastardas de un pseudomarxismo retórico y contraproductivo. Militan en la acción política con líneas política de un pauperismo análitico alucinante, siguen como rebaño a derrotistas, burócratas instalados hace más de treinta años, etc. PERO a la hora de analizar a los marxistas que generan nuevas perspectivas desde la práctica (Negri se comió la gris práctica. la persecución, la quema pública en Italia de sus libros, emigración clandestina, etc,...más allá que uno discrepe con él) ahí se comportan como licenciados de la Sorbonne. Es decir: si es Negri la deconstrucción es minuciosa, precisa, escarban con el bisturí kantiano (lo que no está mal), pormenorizan con dialectico virtuosismo las visceras del enemigo...pero a la hora de escuchar el pensamiento vivo del Comité Central, que gravita en sus vidas y en el desarrollo de la revolución, ahí son disciplinados siervos de la orden de las hermanas carmelitas, y se comen cualquier burrada en nombre de Marx y Engels. El doble rasero stalinista funciona un tiempito, pero a la larga la inteligencia y la ética de los militantes de base reacciona...Los militantes de la izquierda argentina ofical NO TIENEN DERECHO A SER FISCALES DEL MARXISMO CREATIVO AJENO, COMISARIOS DE UNA CIENCIA DE LA LEGITIMACIÖN DE LA POBREZA TEÓRICA DE SUS PROPIAS ORGANIZACIONES...¡Fuera las manos de Toni Negri (de Holloway, etc., etc.)!...Aunque no coincida con él. Bona Sera¡

agrega un comentario


CMI Network: www.indymedia.org Africa: ambazonia canarias estrecho kenya nigeria áfrica del sur Canada: london, ontario maritimes montreal ontario ottawa quebec thunder bay vancouver victoria windsor Asia del Este: burma jakarta japón korea manila qc saint-petersburg Europa: abruzzo alacant andorra anveres armenia atenas austria barcelona belarus bélgica belgrado bristol brussels bulgaria calabria croacia chipre emilia-romagna estrecho euskal herria galiza alemania grenoble hungría irlanda estanbul italia la plana liege liguria lille linksunten lombardia londres madrid malta marseille nantes napoli holanda niza northern england noruega nottingham oost-vlaanderen c.m.i. indymedia paris/Île-de-france patras piemonte polonia portugal roma romania rusia cerdeña escocia suecia suiza torun toscana toulouse ukraine gran bretaña valencia America Latina: argentina bolivia chiapas chile chile sur brasil sucre colombia ecuador méxico peru puerto rico qollasuyu rosario santiago tijuana uruguay valparaiso venezuela Oceania: aotearoa brisbane burma darwin jakarta manila melbourne perth qc sydney Asia del Sur: india mumbai Estados Unidos: arizona arkansas asheville atlanta austin austin baltimore big muddy binghamton boston bufalo charlottesville chicago cleveland colorado columbus washington, dc hawaii houston ny capital ciudad de kansas los ángeles madison maine miami michigan milwaukee minneapolis/st. paul new hampshire nueva jersey nuevo méxico nueva orleans north carolina north texas nyc oklahoma filadelfia pittsburgh portland richmond rochester rogue valley st louis san diego san francisco bahía de san francisco santa barbara santa cruz, ca sarasota seattle tampa bay tennessee urbana-champaign vermont western mass worcester Asia del Oeste: armenia beirut israel palestina proceso: fbi/legal al día listas de correo documentación técnico voluntarios proyectos: impresos radio tv satelital video regiones: estados unidos temas: biotech

Copyleft © 2001-2008 Argentina Centro de Medios Independientes (( i )). Copyleft: Se permite la copia, distribución y uso de los contenidos de Indymedia Argentina, siempre y cuando NO se utilice con fines comerciales, a no ser que se obtenga permiso expreso del autor y en todos los casos se reconozca la autoría (poniendo como fuente http://argentina.indymedia.org ). Las opiniones o artículos vertidos por lxs visitantes o colaboradorxs en el sitio pueden no reflejar las ideas de Indymedia Argentina. Usamos software libre. sf-active v0.9.4 Descargo | Privacidad