Tragedia : Argentina Indymedia (( i ))
CMIargentina.indymedia.org Dijimos Nunca Más. ¿Donde está Julio López?
Quienes somos Contacto Subscripciones Calendario Donaciones Publicar
en negroen blancoen rojoayuda temas

Translate this page using Google:


Sindicacion
Sindicacion


New Global Vision
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Tragedia
Por (reenvio) Hernún - Wednesday, Feb. 29, 2012 at 3:51 AM

28 de febrero de 2012 / “Yo no tolero a los que quieren aprovecharse de tanta tragedia”

download PDF (37.7 kibibytes)

Como mirándose al espejo y, quién sabe, rechazándose en la intimidad, la presidente argentina dijo públicamente no tolerar a quienes quieren aprovecharse del desastre de la estación Once. Tragedia dijo, y lo repitió un par de veces.

Escuchando una entrevista a María del Carmen Verdú [1], me puse a pensar un poco en torno a esa palabra. Porque, siguiendo la seña de Vardú, lo que ocurrió en la estación Once el miércoles pasado no fue una tragedia. En mi opinión, tiene más bien la forma de un desastre causado por una negligencia criminal en el seno de una sociedad de castas, castas que llamamos clases.

Verdú dijo, hacia el minuto 28 de la entrevista, que “una tragedia es algo que pasa y que no se puede evitar, y que causa muertes de las cuales nadie es responsable salvo la mala suerte”. En cierta manera, la tragedia es un relato acerca del destino, acerca de la fatalidad, un relato que nos cuenta cada vez cómo es que el protagonista no logra vencer los designios del destino. Si hay algo propiamente trágico, es el desenlace anticipado, algo que se sabe que fatalmente ocurrirá y que ocurre, sin que nadie pueda evitarlo.

Cuando una y otra vez machacan la idea de la tragedia uno no puede dejar de pensar que la inescrupulosidad de los principales responsables, de los más directos responsables, no tiene límite, que la hipocresía y la frialdad con la que gobernantes, funcionarios y empresarios pasan por encima de la población exuda una obscenidad atroz. Obscenidad que, dicho sea de paso, también remite a la tragedia.

Obsceno es lo que está detrás de la escena, lo que la representación trágica no debe desvelar. En otras palabras, cuando vemos la función escénica de la presidente imitando malamente una perplejidad que no siente, se ven los hilos del decorado, se ve la composición escenográfica, la muchedumbre de utilería hecha de aplausos obsecuentes a cambio de migajas que caen de la mesa del banquete. Ha sido el destino, nos dicen. Y la utilería aplaude.

El Estado Nacional, uno de los principales responsables del desastre, se constituye querellante en una causa judicial contra quién sabe quién. ¿Acusará a sus socios parasitarios? ¿Se acusará a sí mismo? Seguramente entregará a algún cómplice caído en desgracia, soltará la mano, aprovechará la volada. “Voy a tomar las decisiones que sean necesarias”, dijo la presidente. Ella tomará las decisiones por nosotros. Duerman, nos dice. Duerman el sueño de los inocentes. Nosotros, los responsables del crimen, decidiremos cómo se resolverá esta crisis. “La crisis causó 51 muertos más”, y hay quienes tienen todavía ganas de seguir durmiendo.

¿Qué es lo que todo esto tiene de trágico? Pues lo que tiene de obsceno. La tragedia no es lo que ocurrió el miércoles pasado, es lo que ocurre sistemáticamente cuando somos tan sólo el coro del despliegue escénico de protagonistas y deuteragonistas que, representándonos, se enfrentan con heroicidad a los designios del destino. Habitamos una interpretación escénica de nuestros mitos fundantes en un ejercicio clásico que ya no funciona, porque ya se ha visto el decorado. Ya nada de todo esto es verosímil, y el engaño deja paso a la complicidad.

¿Quién está dispuesto a sostener esta mentira? ¿Quién es capaz de asumir la responsabilidad de seguir sosteniendo, desde abajo y a pie, una construcción social y política en la que descaradamente nos pasan por encima, en la que se asesina, se vigila y se reprime con el mote sacrosanto de los derechos humanos en la casilla del haber? ¿Cuántos muertos más causará la crisis, cuál será nuestro próximo destino, nuestro próximo concierto, nuestro próximo avión, nuestro próximo tren?

Periodistas y militantes ya no saben cómo defender lo indefendible ni cómo acusar sin ser culpables. Atravesados por la sutil diferencia trágica, la que vuelve idénticos a los rivales, oficialistas y opositores se reparten la miserable voluntad de sacar rédito de sus responsabilidades sociales. Algo que, hay que decirlo, ha sido hasta ahora una de las cartas claves que el peronismo siempre supo jugar a la perfección. Se constituyen víctimas de su propio crimen, se yerguen representantes de sus propias víctimas. Y la contraparte indispensable para dinamizar el espectáculo acusa con alarde redentor como si fueran harina de otro costal.

Pero algún nosotros habrá. Un nosotros que se les escape, que no se deje victimizar con homicidios primero y con discursos después. No somos padecientes del destino trágico. Tampoco somos coro de su escena, ni nos conforma la indignación ante la obscenidad. Es nuestra vida la que se juega en cada tren, no la de ellos. Hay quienes pretenden que esto dure para siempre, que la escena sobreviva a la miserable obscenidad. El show debe continuar, nos dicen. ¿Continuará?

nota:
[1] http://www.plazademayo.com/2012/02/entrevista-a-maria-del-carmen-verdu/

fuente http://entornoalaanarquia.com.ar/2012/02/28/tragedia/

agrega un comentario


CMI Network: www.indymedia.org Africa: ambazonia canarias estrecho kenya nigeria áfrica del sur Canada: london, ontario maritimes montreal ontario ottawa quebec thunder bay vancouver victoria windsor Asia del Este: burma jakarta japón korea manila qc saint-petersburg Europa: abruzzo alacant andorra anveres armenia atenas austria barcelona belarus bélgica belgrado bristol brussels bulgaria calabria croacia chipre emilia-romagna estrecho euskal herria galiza alemania grenoble hungría irlanda estanbul italia la plana liege liguria lille linksunten lombardia londres madrid malta marseille nantes napoli holanda niza northern england noruega nottingham oost-vlaanderen c.m.i. indymedia paris/Île-de-france patras piemonte polonia portugal roma romania rusia cerdeña escocia suecia suiza torun toscana toulouse ukraine gran bretaña valencia America Latina: argentina bolivia chiapas chile chile sur brasil sucre colombia ecuador méxico peru puerto rico qollasuyu rosario santiago tijuana uruguay valparaiso venezuela Oceania: aotearoa brisbane burma darwin jakarta manila melbourne perth qc sydney Asia del Sur: india mumbai Estados Unidos: arizona arkansas asheville atlanta austin austin baltimore big muddy binghamton boston bufalo charlottesville chicago cleveland colorado columbus washington, dc hawaii houston ny capital ciudad de kansas los ángeles madison maine miami michigan milwaukee minneapolis/st. paul new hampshire nueva jersey nuevo méxico nueva orleans north carolina north texas nyc oklahoma filadelfia pittsburgh portland richmond rochester rogue valley st louis san diego san francisco bahía de san francisco santa barbara santa cruz, ca sarasota seattle tampa bay tennessee urbana-champaign vermont western mass worcester Asia del Oeste: armenia beirut israel palestina proceso: fbi/legal al día listas de correo documentación técnico voluntarios proyectos: impresos radio tv satelital video regiones: estados unidos temas: biotech

Copyleft © 2001-2008 Argentina Centro de Medios Independientes (( i )). Copyleft: Se permite la copia, distribución y uso de los contenidos de Indymedia Argentina, siempre y cuando NO se utilice con fines comerciales, a no ser que se obtenga permiso expreso del autor y en todos los casos se reconozca la autoría (poniendo como fuente http://argentina.indymedia.org ). Las opiniones o artículos vertidos por lxs visitantes o colaboradorxs en el sitio pueden no reflejar las ideas de Indymedia Argentina. Usamos software libre. sf-active v0.9.4 Descargo | Privacidad