Córdoba: Ley 10048 / 12 : Argentina Indymedia (( i ))
CMIargentina.indymedia.org Dijimos Nunca Más. ¿Donde está Julio López?
Quienes somos Contacto Subscripciones Calendario Donaciones Publicar
en negroen blancoen rojoayuda temas

Translate this page using Google:


Sindicacion
Sindicacion


New Global Vision
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Córdoba: Ley 10048 / 12
Por Cecilio - Tuesday, Oct. 30, 2012 at 4:45 AM
CECILIOMANUEL2002@YAHOO.COM.AR

LA ASOCIACION DE EX PRESOS POLITICOS DE CORDOBA...SALTA 327....HACE 10 AÑOS QUE LUCHA POR LOS DDHH DE LOS EX PRESOS y SUS FAMILIARES VCTIMAS DEL GENOCIDIO DEL TERRORISMO DE ESTADO de MENENDEZ, PRIMATESTA, LACABANE,NAVARRO,ÑAÑEZ, DE LA SOTA, SCHIARETTI y CIA....TODOS MIEMBRO DEL PLAN CONDOR EN CORDOBA DESDE EL NAVARRAZO EN FEBRERO DE 1974.....¿¿¿¿OLVIDAREMOS A 4500 DESAPARECIDOS DE LA PERLA ¿¿¿OLVIDAREMOS LOS CRIMENES DE PRIMATESTA, ÑAÑEZ Y TODOS ESTOS ENDEMONIADOS QUE VIOLARON LOS DDHH DE TODOS LOS HABITANTES DE ESTA HERMOSA PROVINCIA ¿¿¿¿¿OLVIDAREMOS LOS CRIMENES DE LESA HUMANIDAD DE LA FUNDACION MEDITERRANEA...LA SOCIEDAD RURAL, LA BOLSA DE COMERCIO...LA UNIVERSIDAD CATOLICA DE CORDOBA,TRIBUNALES FEDERALES, EL SERVICIO PENITENCIARIO, LA POLICIA DE LA PROVINCIA....¿¿¿OLVIDAREMOS LOS CRIMENES DE LA GENDARMERIA DE JESUS MARIA DEL 3° CUERPO DE EJERCITO....¿¿¿OLVIDAREMOS LOS CRIMENES DE LESA HUMANIDAD DE LA VOZ DEL INTERIOR, LOS PRINCIPIOS, CANAL 12, TRIBUNALES PROVINCIALES, LA UCR DE ANGELOZ, MESTRE, MARTI, CAVALLO, DEL PJ DE DE LA SOTA, ANTUN, RUFEIL, ALEJO SIMO, LA MONA JIMENEZ, NAVARRO, GARCIA REY, etc...la CIA y el plan CONDOR....EEUU, ISRAEL, URSS, CHINA, EUROPA y el VATICANO ¿¿¿¿



LEGISLATURA DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA



CUERPO DE TAQUÍGRAFOS




12º REUNIÓN

2º SESIÓN ESPECIAL

24 de marzo de 2012









VERSIÓN TAQUIGRÁFICA








S U M A R I O

1.- Izamiento de la Bandera Nacional …

2.- A) 24 de Marzo de 1976. Golpe de Estado. Repudio. Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia. Actividades conmemorativas. Adhesión. Proyectos de resolución compatibilizados (8753, 8759 y 8788/L/12) de la legisladora Fernández, de los legisladores Brouwer de Koning, Arduh y Matar y de la legisladora Marta Juárez, respectivamente. Tratamiento conjunto. Se considera y aprueba …

B) Campaña “Servilletas por la Identidad”, creada por la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, filial Córdoba. Interés legislativo. Proyecto de declaración (8761/L/12) del legislador Brouwer de Koning. Tratamiento conjunto. Se considera y aprueba …

C) Libro “Resistir por la vida – Memoria de una resistencia”, de Enrique Asbert. Interés Legislativo. Proyecto de declaración (8781/L/12) del legislador Carlos Alesandri. Tratamiento conjunto. Se considera y aprueba …

3.- Subsidio honorífico: “Reparación provincial a ex presos políticos de la dictadura”. Creación. Proyecto de ley (8673/L/12) del legislador Alesandri, con despacho de comisión. Se considera y aprueba, en general y en particular …


–En la ciudad de Córdoba, a 24 días del mes de marzo de 2012, siendo la hora 12 y 26:


-1-
IZAMIENTO DE LA BANDERA NACIONAL

Sra. Presidenta (Pregno).- Señores legisladores, solicito que ocupen sus bancas para dar inicio a la sesión y a las barras que por favor obren con respeto, ya que se trata de una sesión que sin lugar a dudas tiene características más que especiales y sentimientos profundos que involucran a mucha gente.


Por favor, nos respetemos entre todos, tengamos tolerancia y nos entendamos. (Aplausos).


Quiero agradecer que en esta sesión especial convocada por un motivo y objetivo que hace a nuestra Argentina, contemos con la presencia de ministros del Gobierno la Provincia de Córdoba y de organismos de los derechos humanos, además de hacerles saber a ustedes que desde este Poder Legislativo estamos dándole el profundo agradecimiento por la presencia de todos los presentes.


Hemos entendido que la convocatoria a que nos instaban las Cámaras de la Nación era importante porque tiene en sí misma la idea de tener en claro lo que ha pasado hace no muchos años en nuestra historia, de mantener viva la memoria, de entender que la justicia y la verdad son elementos fundamentales para construir e ir reforzando esta democracia que todos tenemos que saber defender con tolerancia y respeto.


Quiero comunicarles que desde esta Legislatura hemos convocado a los Concejos Deliberantes de nuestra Provincia a sesionar con este mismo objetivo y en este mismo día, para que, con simpleza pero con toda la fuerza de todos los cordobeses y de muchos argentinos, recordemos lo que nos pasó, transitarlo, revivirlo y pensar que con justicia y con verdad podemos construir un país mejor, trabajando juntos aun con disidencias y opiniones encontradas, pero sintiendo fundamentalmente que vivir en democracia es lo mejor que le puede pasar a nuestra Argentina. (Aplausos).


Con la presencia de 62 señoras y señores legisladores, declaro abierta la 2º sesión especial del 134º Periodo Legislativo, convocada con el objeto de conmemorar el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia.


Voy a invitar a los presidentes de bloque a izar nuestra enseña patria en el mástil del recinto y a los demás señores y público presente a ponerse de pie.

-Puestos de pie los señores legisladores y público presente, los presidentes de bloque, legisladores Sergio Busso, Roberto Birri, Luis Brouwer de Koning, Liliana Olivero y Aurelio García Elorrio proceden a izar la Bandera nacional en el mástil del recinto. (Aplausos).


-2-
A) 24 DE MARZO DE 1976. GOLPE DE ESTADO. REPUDIO. DÍA NACIONAL DE LA MEMORIA POR LA VERDAD Y LA JUSTICIA. ACTIVIDADES CONMEMORATIVAS. ADHESIÓN.
B) CAMPAÑA “SERVILLETAS POR LA IDENTIDAD”, CREADA POR LA ASOCIACIÓN ABUELAS DE PLAZA DE MAYO, FILIAL CÓRDOBA. INTERÉS LEGISLATIVO.
C) LIBRO “RESISTIR POR LA VIDA – MEMORIA DE UNA RESISTENCIA”, DE ENRIQUE ASBERT. INTERÉS LEGISLATIVO.

Tratamiento conjunto.


Sra. Presidenta (Pregno).- Conforme a lo resuelto en la Comisión de Labor Parlamentaria, corresponde dar tratamiento en conjunto a los proyectos 8753, 8759, 8761, 8781 y 8788/L/12 del Orden del Día.


Les recuerdo que se ha resuelto en la Comisión de Labor Parlamentaria que cada bloque cuenta con diez minutos en el uso de la palabra para el tratamiento en conjunto de estos proyectos.
Tiene la palabra la señora legisladora Juárez.

Sra. Juárez.- Señora presidenta: hoy no es un día de festejo, no tenemos nada que conmemorar, con mucho respeto lo digo. Es un día de dolor por muchos argentinos que no están aquí, nuestros 30.000 compañeros detenidos y desaparecidos en todo el país.


Desde aquí, desde esta humilde banca, donde los ciudadanos que me votaron lograron que pudiera estar, estoy para seguir defendiendo los derechos humanos, pero los derechos humanos que no se negocian con nadie. La bandera de nuestros desaparecidos no puede ser negociada; la bandera de nuestros derechos humanos la conseguimos en la calle, desde que empezaron a desaparecer nuestros compañeros y hasta el día de hoy; felicitamos a nuestras compañeras madres y abuelas de nuestros compañeros -con mucho respeto “nuestras viejas madres”- que aún hoy prosiguen su lucha y terminarán sus vidas peleando por un país diferente.


Fuimos una generación privilegiada porque pudimos desarrollar nuestra política de cambiar esta Argentina. No logramos hacerlo por el terror del genocidio, no logramos llevar adelante la bandera. En esa época todos éramos iguales, no había de un color o de otro, todos trabajábamos en conjunto, y así también todos nuestros muertos nunca tuvieron un sueño de tal o cual organización, ni siquiera hijo, pariente o tío; todos nuestros muertos eran de todos.


Desde esta banca, y también con mi bloque, respetamos todo lo que se lleve adelante; pero hay cosas que no se pueden permitir porque la lucha por los derechos humanos, el castigo a los genocidas y todos los beneficios que pueden haberse obtenido o no, haberlos compartido o no, es la lucha del pueblo.


Nadie nos regaló nada. Entonces, con mucho respeto, quiero decir que, como nadie nos regaló nada, tampoco queremos que se nos utilice; mucho dolor causa que en propagandas televisivas se use “la noche de los lápices” para el boleto gratuito. También, con respeto, quiero decir que a todos aquellos que en una época dijeron “si las madres hubieran cuidado sus hijos no hubiera pasado nada”, y ahora gobiernan les pedimos, no de buena forma sino exigiendo, dejen de usar la bandera de los derechos humanos porque es la bandera de nuestro pueblo. Para todos, a todo nivel: a esta bandera la podemos llevar adelante los viejos, los de mediana edad y los pibes de hoy que, con mucha fuerza, salen a defender lo que nosotros llevamos adelante siempre.


Señora presidenta: quería agregar que me sentía contenta de que, a través de las Comisiones de Derechos Humanos y de la lucha de nuestro pueblo, se hubiera conseguido una reparación histórica, eso merecen nuestros ex presos, ¡no un subsidio por pobreza!


Señora presidenta: muchas gracias y, como siempre, digo: “Queridos compañeros desaparecidos, ¡presente ahora y siempre! (Aplausos).

Sra. Presidenta (Pregno).- Tiene la palabra la legisladora Matar.

Sr. Matar.- Gracias, señora presidenta.


Con muchísimo respeto tenemos que decir que hoy, sin lugar a dudas, todos sentimos orgullo de estar sesionando en esta sesión especial de la Unicameral cordobesa.


Señora presidenta, señores legisladores: hay una cita que dice que “los pueblos que olvidan su pasado están condenados a repetirlo”. Debe ser una obligación para esta Legislatura tener siempre presente esta fecha, y también debe ser una obligación del ciudadano mantener su memoria fresca para que no olvidemos el horror de esa época ya pasada –gracias a Dios- en la Argentina, etapa en la que se llevó adelante el más siniestro plan para instalar la dictadura militar y un sistema económico que favoreciera a grupos afines a ellos en desmedro del resto del pueblo argentino.


Ese plan consistía, nada más ni nada menos, que en ejecutar a decenas de miles de luchadores gremiales y sociales, trabajadores, intelectuales, políticos y todo lo que entorpeciera al brutal régimen y a sus socios civiles. Es que ser joven, tener ideales y pensar distinto al poder de facto era un delito en la Argentina de esos tiempos.


Pero no sólo bastaba con hacer desaparecer a la gente, se quedaban con sus bienes y, lo más atroz, se apropiaban de sus hijos y se los repartían como si fueran un simple botín de guerra.


Señora presidenta: nuestro respeto a estas luchadoras, a ellas que, en 1977, en plena dictadura militar, llamaron la atención del mundo entero con sus rondas de los jueves en Plaza de Mayo y que, a pesar de ser mujeres, tuvieron los cojones para enfrentar a estos monstruos poderosos que no eran como ahora, que quieren parecer ancianos seniles. A las Madres, a las Abuelas de Plaza de Mayo, a la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y a la CONADEP, el reconocimiento de todos nosotros por todo lo que hicieron para que conozcamos la verdad.


Pero estos delincuentes, que trabajaban en contra de la democracia, no actuaban solos sino que tenían socios, había grupos económicos que usufructuaban con la represión que se había desatado; hace unos días, en un verdadero acto de justicia, se produjo el fallo que condena a militares y civiles, y ordena investigar a una empresa privada, “Loma Negra”, como instigadora del asesinato del abogado laboralista Carlos Alberto Moreno.


Estos “salteadores nocturnos”, como los llamaba don Arturo Illia –los llamó así el día que lo fueron a sacar a los empujones de su despacho cuando lo derrocaron-, también –como si fuera poco- socializaron la deuda externa privada a costa del pueblo argentino y en beneficio de esos grandes grupos.


Desde el radicalismo adherimos a esta conmemoración porque estamos convencidos de que la recuperación del pasado sólo tiene sentido para dar respuesta al presente, razón por la cual bregamos por el ejercicio de la memoria colectiva, ejercicio que debemos emprender con auténtico espíritu constructivo y profundo ánimo de justicia. En este sentido, voy a citar a Raúl Alfonsín, quien en el prefacio de su obra “Memoria Política” hace referencia a un pasaje del Génesis en que un ángel le advierte a Lot: ¡“Sálvate! ¡No mires hacia atrás ni te detengas! ¡En ello te va la vida!”. La mujer de Lot, queriendo ver el exterminio de Sodoma y Gomorra, miró hacia atrás y quedó convertida en una estatua de sal. ¿Qué la llevó a mirar hacia atrás? Algunos podrán responder que fue la curiosidad; en todo caso, era una curiosidad para observar con odio y rencor el fin de sus enemigos.
Concluye diciendo el ex Presidente: “Yo creo que es necesario mirar hacia el pasado con ojos que contribuyan a la convivencia”. Hoy, nosotros decimos: convivencia, claro está, pero una convivencia fundada en la justicia que jamás pueda significar olvido, señora presidenta; por el contrario, presupone verdad como condición necesaria para alcanzar la paz como bien supremo.
Ese ejercicio de la memoria me retrotrae a mi adolescencia en Río Tercero. Yo concluí el sexto grado de la escuela primaria cuando los delincuentes que habían asaltado el poder en 1976 comenzaban a planear su huída, procurando hacerlo lo más impunemente posible, al extremo de remitir al juicio de Dios y de la historia los excesos que habían cometido; es decir, lisa y llanamente se estaban “autoamnistiando”. Pero la apertura de la democracia hacía presagiar un incipiente amanecer luego de esa larguísima noche. Así las cosas, comenzamos a transitar un camino que era desconocido para mi, al igual que para muchos jóvenes: el de la militancia política, y ahí descubrimos el valor que tiene la libertad, algo que a una generación entera se le había cercenado.
Nosotros crecimos en paralelo a la democracia, al informe de la CONADEP, llamado luego “Nunca Más”, y al juicio a las Juntas, que nos acercaba al horror del pasado reciente. Los radicales lo sufrimos, pero también los sufrieron los peronistas, los socialistas y los comunistas, ya que muchos correligionarios, compañeros y camaradas fueron víctimas del terrorismo. Algunos brutalmente asesinados como Mario Amaya y Sergio Karacachof, brillantes cuadros del radicalismo, o como Jorge Diez, Ana Maria Villanueva y Carlos Oliva, que eran militantes de la juventud universitaria peronista. Muchos otros aún desaparecidos; algunos lograron sobrevivir como el actual presidente de la Convención Nacional de la Unión Cívica Radical, Don Hipólito Solari Yrigoyen, quien fuera víctima del terrorismo de Estado en democracia con las Tres A de López Rega, y luego en la dictadura de Videla también Atilio López, quien no logró sobrevivir.
En este contexto crecimos y nos ilusionamos con la militancia, convenciéndonos de aquella expresión con la que el fiscal Strassera cerrara la requisitoria del juicio a las juntas: ¡Nunca Más!
Para terminar, señora presidenta, a modo de reflexión, hoy decimos que las grandes calamidades siempre nos aleccionan y, sin lugar a dudas, el más terrible drama que en toda su historia sufrió la Nación durante el período de la dictadura nos deja una enseñanza para los tiempos: la de comprender que únicamente la democracia es capaz de preservar a un pueblo de semejante horror, que sólo ella puede mantener y salvar los derechos de la criatura humana, sólo ella.
Así, con el compromiso de todos, señora presidenta, podemos estar seguros de que nunca más volveremos a vivir ese horror, nunca más.
Muchas gracias. (Aplausos).

Sra. Presidenta (Pregno).- Tiene la palabra el señor legislador De Loredo.

Sr. De Loredo.- Muchas gracias, señora presidenta.


Desde el bloque del radicalismo nos parece oportuno acompañar sentidamente este homenaje al golpe perpetrado el 24 de marzo de 1976. Nos parece que es una oportunidad para reiterar una serie de conceptos que deben ser repetidos tantas veces como sea necesario para que, finalmente, queden guardados en la memoria de una sociedad.


Seguramente, no es nada nuevo coincidir en que el rol del Estado, en lo que refiere a la postura que toma tras los acontecimientos sucedidos a partir del golpe, sea el de transitar el camino “de la verdad, de la justicia y de la memoria”. Pero sería bueno repetir, por lo menos, consistente y prolijamente, cada uno de estos conceptos.
“La verdad”: formo parte de un partido que seguramente tiene una visión crítica del balance histórico, de la violencia armada y de la izquierda revolucionaria, pero nos resulta tremendamente inaceptable que esa postura crítica a esos episodios pueda significar, de manera alguna, una justificación al terrorismo de Estado, como si se tratara de un juego de reacciones recíprocas por violencia recíproca.


Nos parece un argumento tremendamente descabellado, siquiera, pretender justificar en el accionar delictivo de las personas y de los individuos la reacción clandestina criminal del Estado. Lo que hubo en la Argentina fue terrorismo de Estado, y el terrorismo de Estado supone, entre otras cosas, el quebrantamiento de los preceptos constitucionales y republicanos por parte de aquellos que tienen la obligación de velar por su cumplimiento.


El terrorismo de Estado significó, en Argentina, la toma del poder democrático por parte de las Fuerzas Armadas a través de la fuerza; la aplicación de un plan sistemático de violencia, tortura, secuestro, apropiación y sustitución de identidad que terminó convirtiendo a los jerarcas militares en los dueños y señores de la vida de los argentinos. Esa es la verdad de lo que ocurrió a partir del golpe del 24 de marzo de 1976.


“La justicia”: como otro de los objetivos en las políticas públicas del Estado, consiste, concretamente, en encontrar a los responsables, en identificarlos, en dirimir las culpabilidades y las jerarquías de las culpabilidades, en conocer a los responsables y en darlos a conocer.


Señora presidenta: ninguno de los militares juzgados en el juicio a las Juntas, ni de los militares juzgados posteriormente, ni de los que hoy transitan los Tribunales Federales de la Justicia de la Nación ha sido ni va a ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso; ninguno ha sido ni va a ser juzgado por comisiones especiales ni sacado del juzgado natural designado por ley anterior al hecho del proceso; ninguno va a ser privado de su defensa en juicio de su persona ni de sus bienes; ninguno va a ser arrestado si no es por orden escrita emanada de autoridad competente; ninguno va a ser obligado a testimoniar en su contra; a ninguno se le violará su correspondencia privada, su domicilio, su correspondencia epistolar si no es por una orden escrita, que justifique las razones, emanadas de un juez y nunca de un jefe militar; a ninguno se le aplicó ni se le aplicará la pena de muerte por causas políticas abolida en el año 1852; a ninguno se le aplicarán tormentos y torturas, ni estarán depositados en cárceles, y, en su caso, serán sanas y limpias, y procurarán la rehabilitación del reo. Esto significa, simplemente, que no se le van a aplicar torturas, violaciones, homicidios ni simulacros de fusilamientos, ni operaciones de simulacro de combate, ni sustituciones de identidad, ni apropiación de sus hijos, ni confiscación de sus bienes, sino que estarán a la orden de un juez de la Nación que tendrá la responsabilidad de velar por su integridad física, que no padezca ningún tormento, siendo responsable del alojamiento carcelario de los detenidos; en definitiva, se le aplicarán todas las garantías constitucionales, las mismas que ellos negaron a sus detenidos desaparecidos.


La memoria, señora presidenta, como tercer paso de la política pública del Estado, es la férrea decisión de lograr que este triste episodio de la historia argentina sirva como ejemplo para las generaciones futuras y para que el olvido no sea caldo de cultivo para la repetición de la tremenda tragedia que vivió el pueblo de la Nación.


Formo parte de un partido que acepta su historia sin beneficio de inventario, señora presidenta, con sus aciertos y errores, que tiene una responsabilidad ética de aceptar los logros vengan de quien vengan, sean de quien fueren. Es por eso que en este momento queremos, de alguna manera, formular un agradecimiento y reivindicación a una serie de políticas que fueron implementadas durante los gobiernos que presidieron Néstor Carlos Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner.


Queremos agradecer y reivindicar la decisión tomada el 14 de junio de 2005 de abolir y anular para siempre las Leyes de Obediencia Debida y Punto Final, que permitieron la reapertura de los juicios a los militares tras 20 años de parálisis de los mismos; queremos agradecer y reivindicar las políticas reparatorias destinadas a las personas y familiares de los que estuvieron detenidos clandestinamente; agradecer y reivindicar la sanción de la Ley 26.521, del 21 de octubre de 2009, que prorrogó por dos años el período dispuesto para solicitar la indemnización patrimonial; agradecer y reivindicar la Ley 25.914, que establece los beneficios para aquellas personas que hayan sido víctimas de sustitución de identidad; agradecer y reivindicar la sanción de la Ley 26.564, que amplió los beneficiarios de las indemnizaciones por los atropellos padecidos por el Estado, que se fechó ya desde el año 1955; agradecer y reivindicar la creación del Museo de la Memoria en donde era la ex escuela de mecánica de la armada ESMA; agradecer y reivindicar la creación del Centro Cultural de la Memoria Oraldo Conti; agradecer y reivindicar la creación del Archivo Nacional de la Memoria; agradecer y reivindicar la creación del Centro de Asistencia de Víctimas de Violaciones a los Derechos Humanos; agradecer y reivindicar el simbólico acto de haber descolgado los cuadros de Videla y Bignone; agradecer y reivindicar la jerarquización del Banco Nacional de Datos Genéticos; agradecer y reivindicar la función del Ministerio de Ciencia y Tecnología para tratar de repatriar la fuga de cerebros que padecimos en el ’76; agradecer y reivindicar la existencia de más de 500 causas en funcionamiento; agradecer y reivindicar hechos concretos, señora presidenta. Desde el radicalismo los agradecemos y los reivindicamos.


Pero debo confesarle que nuestro análisis no sería completo ni mucho menos sincero si, paralelamente a esos hechos de reivindicación, no manifestáramos la profunda preocupación que nos embarga a los radicales. Nos preocupa seriamente la reinvención de la historia; nos preocupa seriamente la utilización política de los derechos humanos.


Néstor Carlos Kirchner jamás realizó un solo acto en defensa de los detenidos durante la dictadura militar, ni tampoco lo hizo recién venida la democracia cuando gobernaba Río Gallegos o la Provincia de Santa Cruz; no ofreció ninguna misa en conmemoración del 24 de marzo, y hasta llegó a prohibir que dichas conmemoraciones se realizaran en edificios públicos en la Provincia de Santa Cruz. La rigurosidad de los hechos dan cuenta que no se conoce un solo Habeas Corpus que haya presentado el ex Presidente desde su estudio jurídico; en cambio, si se conoce la votación por la negativa en el Parlamento de la Provincia de Santa Cruz del proyecto de Argentino “Cococho” Álvarez, del FREPASO, que proponía que se incorpore en la currícula escolar del secundario instrucciones para que los jóvenes conozcan acerca de lo que había acontecido y padecido la Argentina en la década del ’70. El bloque que votó por la negativa aquel proyecto lo integraba Cristina Fernández de Kirchner y Carlos “Chino” Zanini, y entre las explicaciones entendían que se incomodaba a las familias militares que habitaban en la Provincia.


Señora presidenta: la pregunta, en definitiva, es la falta de compromiso previo…

Sra. Presidenta (Pregno).- Señor legislador, le pediría, sin tener la menor intención de cercenar el uso de la palabra, si pude ir cerrando su alocución, por lo convenido y porque hay más gente que desea hacer uso de la palabra.


Muchísimas gracias y le pido disculpas por la interrupción.


Continúa en el uso de la palabra legislador De Loredo.

Sr. De Loredo.- Voy a tratar de redondear lo más rápido que se pueda.


La pregunta que formulaba era si la falta de compromiso previo de alguna manera echa por tierra los logros objetivos y concretos que después vinieron; si es oportunismo o si es simplemente un reconocimiento tardío. En verdad, la respuesta que nos damos es que a esta altura es simplemente una anécdota porque lo que importa son los pasos concretos y los avances sustanciosos y definitivos que se propiciaron en la materia. Pero no vamos a reivindicar, desde nuestro partido, que permanentemente se diga desde el Gobierno –como se dijo en marzo de 2004– que este fue el único Gobierno que vino a reparar y a contemplar el reclamo de los derechos humanos, desconociendo, ni más ni menos, el juicio a las Juntas que lograra condenar a los más altos funcionarios y jerarcas militares, hecho que no tiene parangón en la historia internacional de los Estados que han sometido a sus sociedades a esas dictaduras.
¿Dónde están? Esa es la pregunta a formular para ponderar la entidad política, internacional y jurídica del Juicio a las Juntas. ¿Dónde están los juicios a los jerarcas militares del musolinismo y del franquismo? ¿Dónde están los juicios a lo militares de las dictaduras de Pinochet, en Chile; de Somoza, en Nicaragua; de Duvalier, en Haití; de Stroessner, en Paraguay, de Meza, en Bolivia? No se conoce, no los busquen, no existen. No hay paralelo en la historia contemporánea ni pasada en el contexto internacional de un juicio donde se haya aplicado el rigor de la ley y haya juzgado en un momento histórico en donde se miraba hacia atrás y se veían gobiernos democráticos permanentemente interrumpidos por el uso de la fuerza, y de ninguna manera se sabía si lo que ya era costumbre volvería a suceder y un nuevo golpe de Estado tiraría todo por la borda. Se tomaban las decisiones con el coraje de no medir especulaciones. Esto fue lo que también formó parte de la historia, y nos preocupa la reinvención de la misma.
Pero le confieso, señora presidenta, que lo que más nos preocupa es la utilización política de los derechos humanos, las organizaciones de los derechos humanos deben preservarse del fogoneo de la política, están para cuidar derechos universales que nos atañen a todos los argentinos y no para utilizarse en campañas electorales ni en tribunas de ningún gobierno de turno.
Señora presidenta, nos preocupa el discurso del Gobierno nacional cuando encuentra en cada disidente a las posturas de un gobierno un cómplice de la dictadura; nos preocupa –y lo digo también como joven– y me preocupa terriblemente como generación que de pronto empecemos a ver que la gran masa de jóvenes, que lamentablemente se debaten entre la indiferencia y la política, empiecen a sugerir livianos comentarios de crítica a nuestras Madres y Abuelas de Plazo de Mayo. No se puede apropiar de los símbolos…

Sra. Presidenta (Pregno).- Señor legislador: no me obligue a tener que cambiar el ritmo; por favor, le pido que vaya terminando porque todavía queda un orador de su bloque.


Se lo agradezco profundamente por todos los presentes.

Sr. De Loredo.- Finalmente, señora presidenta, este es nuestro aporte a este episodio tan caro para la historia argentina. El mensaje que desde el radicalismo queremos trasmitir es el siguiente: aceptamos la historia con sus errores y sus aciertos, reivindicamos y agradecemos los logros concretos y los pasos firmes, pero queremos preservar del prestigio futuro -que no sé cuál será, podrá ser bueno o malo- y de quienes nos gobiernen en la Provincia, en el país o donde fuera, una bandera que es la de la Patria y supera las diferencias y las posturas partidarias.


Muchas gracias, señora presidenta. (Aplausos).

Sra. Presidenta (Pregno).- Tiene la palabra el señor legislador Brouwer de Koning.

Sr. Brouwer de Koning.- Señora presidenta: en este Día de la Memoria el bloque de la Unión Cívica Radical, haciendo partícipe a toda la Legislatura, quiere dar su apoyo a un proyecto de Abuelas de Plaza de Mayo, Filial Córdoba, cuyo objetivo es alentar la recuperación de la historia y de la identidad de los niños apropiados ilegítimamente durante la última dictadura.


Nuestro apoyo es a la campaña denominada “Servilletas por la Identidad”, servilletas que serán repartidas gratuitamente en distintos bares y restaurantes de la ciudad y de la Provincia adonde concurren fundamentalmente jóvenes nacidos entre los años 1975 y 1980, en las que dice: “Si tenés dudas de tu identidad acercate a Abuelas”.


Conocer la verdad es una condición que hace a la dignidad de la persona o a su autodeterminación, algo a lo que refiere el artículo 7º de la Convención de los Derechos del Niño -con rango constitucional en la actualidad-, al disponer en su inciso 1): “El niño será registrado inmediatamente después de su nacimiento y tendrá derecho desde éste a su nombre, a adquirir una nacionalidad y, en la medida de lo posible, a conocer a sus padres y a ser cuidado por ellos”. Por su parte, el artículo 8º, inciso 1) dice: “Los Estados Partes se comprometen a respetar el derecho del niño a preservar su identidad, incluidos la nacionalidad, nombre y la relaciones familiares de conformidad con la ley sin injerencias ilícitas”. En su inciso 2) dice: “Cuando un niño sea privado ilegítimamente de algunos de los elementos de su identidad o de todos ellos, los Estados Partes deberán prestar la asistencia y protección apropiadas con miras a reestablecer rápidamente su identidad”.


Los niños apropiados fueron sustraídos de un sistema de parentesco e incluidos violentamente en otro que reniega de lo instituido por los padres. Entendida la familia como el ámbito donde se desarrolla la persona y que desempeña un papel fundamental en la transmisión de cultura asume importancia vital la formación de la identidad en ese ámbito, en tanto está relacionada con la transmisión de valores y tradiciones y con la inserción en un grupo humano amplio que tiene carácter biológico y cultural.


En ese sentido, el informe de la CONADEP, entregado al Presidente de la Nación en septiembre de 1984, expresó: “Cuando un niño es arrancado de su familia legítima para insertarlo en otro medio familiar elegido según una concepción ideológica de lo que conviene a su salvación, se está cometiendo una usurpación de roles”. Los represores que arrancaron a los niños desaparecidos de sus casas o de sus madres en el momento del parto decidieron la vida de aquellas criaturas con la misma frialdad de quien dispone
un botín de guerra; despojados de su identidad y arrebatados de sus familiares, los niños desaparecidos constituyen –y constituirán por largo tiempo- una profunda herida en nuestra sociedad. En ellos se ha golpeado a lo indefenso, a lo vulnerable, a lo inocente y se ha dado forma a una nueva modalidad de tormento.


El tránsito democrático permitió, asimismo, afirmar los paradigmas en materia de filiación, a la luz del Derecho Internacional de los Derechos Humanos, que exige la aplicación de los principios de verdad biológica y transparencia, lo que impone que la persona tiene derecho a conocer su origen y, en caso que hubiese cambios en su situación familiar, tiene derecho a conocer el origen y evolución de esas relaciones familiares.


La idea que prima en el derecho humanitario es que permitir el acceso a la narrativa personal posibilita responderse a: ¿quién soy? Y afirmarse en las raíces que otorgan estima y autodeterminación.


Frente a la búsqueda de sus hijos o nietos, Abuelas se convierte en protagonista clave de la última década de la historia. En el presente no podemos hablar de identidad sin reconocer el trabajo y la lucha que llevan adelante, desde los años ’70, tanto en fueros nacionales como internacionales, que se refleja nítidamente en la dimensión cualitativa, en lo doctrinario y jurisprudencial que adquirió la temática de la identidad.


La sanción de la Ley 23.511 crea, en 1987, el Banco Nacional de Datos Genéticos, a fin de obtener y almacenar información genética que facilita la terminación y esclarecimiento de los conflictos relativos a la filiación. El Banco Nacional de Datos Genéticos funcionará en el Servicio de Inmunología del Hospital Durán, dependiente de la Municipalidad de Buenos Aires.


Sonia Torres, una de las Abuelas tan queridas en nuestra Provincia por esta lucha, en una entrevista supo expresar: “En Córdoba hubo 22 embarazadas; 22 casos de chicos apropiados que estamos buscando. No a todas las hicieron parir en Córdoba porque Menéndez tenía el dominio de 10 provincias, y un pacto de sangre porque hizo participar a todos y nadie se animaba a hablar. Era un tipo que imponía respeto y le tenían mucho miedo. Nadie se quebró para decirnos donde está Silvina –su hija-, una de las pocas que dio a luz acá; el resto no sabemos donde pudieron haber parido y donde fueron entregados los chicos o adonde se han ido esas familias”.


Entre los niños recuperados en la última década por la Organización, conocemos la historia del nieto número 98 recuperado, cuyo origen es en la Provincia de Córdoba. Su historia es la de un doble desaparecido, de madre militante peronista, secuestrada en octubre del año 1979 y desaparecida; ninguno de los familiares supo que estaba embarazada en el momento de su detención. El niño nació en cautiverio, en el Hospital Militar Campo de Mayo, y encaró su propia búsqueda de la identidad a partir de la sospecha.


Las Abuelas de Plaza de Mayo en el presente pueden hablar de una historia y de la búsqueda que le precede, y los testimonios de los niños recuperados, sin excepción, permiten que apreciemos la importancia que cobran los lazos del origen en la historia personal.


La iniciativa de Abuelas merece el apoyo de toda la ciudadanía por tratarse de un tema trascendente a la construcción del Estado, el Gobierno en su conjunto debe facilitar todos los medios a nuestro alcance y bregar por la recuperación de historias familiares y por la identidad.


Por estos motivos, señora presidenta, y por los que serán expuestos, solicitamos a todos nuestros pares el impulso en su conjunto para que aprobemos por unanimidad este proyecto.


Muchas gracias. (Aplausos).

Sra. Presidenta (Pregno).- Tiene la palabra la legisladora Olivero.

Sra. Olivero.- Señora presidenta: quiero contar a esta Cámara que desde que la Izquierda logró una representación en la Legislatura de Córdoba, siempre hemos jurado por la memoria de nuestros 30 mil compañeros desaparecidos.


Desde entonces, allá por el 2001, en cada oportunidad en que el voto popular nos ha permitido retener esta banca de Izquierda, hemos optado por la misma fórmula, porque esta fórmula representa para nosotros un compromiso y el de miles y miles de luchadores que durante muchos años bregaron por la memoria, la verdad, la justicia y en contra de la impunidad.


Hoy, desde el Frente de Izquierda y de los Trabajadores, desde nuestra bancada, queremos aprovechar este repudio al genocidio del año ’76, queremos recuperar esa memoria de aquellos luchadores; a través de sus luchas y reclamos nos sentimos identificados. Por eso nuestro compromiso, hoy 24 de marzo, como todos los años.


También creemos que a pesar de haber sentado en el banquillo de los acusados -producto de nuestra lucha- a los principales genocidas como Menéndez y Videla, la impunidad sigue vigente. Miles de genocidas, militares y civiles aún están en libertad. Las causas no han sido unificadas y siguen sin abrirse justamente los archivos de la dictadura. Por eso, este 24 de marzo nos vamos a movilizar en todo el país en contra de esta impunidad.


También vemos que los trabajadores y los sectores populares viven momentos difíciles, muy difíciles, el aparato represivo sigue intacto. Hay cinco mil luchadores sociales y sindicales que están procesados por luchar.


La reciente promulgación de la llamada “Ley Antiterrorista”, que pretendíamos que el miércoles pasado esta Cámara se pronunciara por su anulación, y la posible modificación del Código de Faltas, completamente inconstitucional en nuestra Provincia, apuntan a reforzar la represión a quienes reclaman.


Aún hoy se utiliza la Gendarmería para espiar a los luchadores a través de ese conocido “Proyecto X”.


Reprimieron a los trabajadores estatales en Santa Cruz, a los pueblos originarios, a los ex combatientes y a tantos otros.


Los pueblos de Catamarca y de La Rioja, que luchan contra la megaminería en defensa de su territorio, de sus recursos naturales, han sido las primeras víctimas de esta repudiada Ley Antiterrorista.


Por eso y contra esta impunidad, también vamos a marchar esta tarde. Queremos aprovechar para decir, señora presidenta: señores legisladores no podemos despegar la lucha que llevaron adelante nuestros compañeros detenidos desparecidos de la que hoy están llevando adelante los trabajadores y los sectores populares.


Entonces, creemos que en orden de estas tareas que están planteadas, es más necesario que nunca movilizarnos este 24 de marzo. Es por ello que vamos a marchar en todo el país, y por supuesto en Córdoba también, para gritar muy fuerte: “cárcel a los asesinos de ayer y de hoy, tanto militares como civiles, en contra de la Ley Antiterrorista y el espionaje oficial, por el desprocesamiento de todos los luchadores, por el juicio y la condena de todos los asesinos de Mariano Ferreyra, por el juicio y castigo a los verdaderos responsables de la masacre de Once, por un salario igual a la canasta familiar, para acabar con la mega minería, los tarifazos y los impuestazos”. (Aplausos).


Ante esa memoria de nuestros compañeros desaparecidos –que en particular tengo algunos que quisiera mencionar pero no lo hago para no dejar afuera a otros-, en su nombre, queremos repetir una vez más que nos comprometemos a seguir diciendo “¡Presente!” en la lucha hasta conseguir esos sueños, los sueños de ellos que son los nuestros, por una Argentina socialista y liberada, por una segunda y definitiva independencia contra la opresión imperialista y la explotación capitalista. (Aplausos).


Por último, señora presidenta y señores legisladores, en este camino –muchos lo saben- estuvimos, estamos y estaremos cada 24 de marzo en cada plaza, y en cada calle de este país; por la memoria, la verdad, la justicia y en contra del ajuste, el saqueo, el espionaje y la represión, por la lucha de los 30.000 compañeros y compañeras desaparecidos: ¡presente! (Aplausos).

-Manifestaciones y cánticos en las barras.

Sra. Presidenta (Pregno).-Chicos, por favor…


Tiene la palabra el señor legislador García Elorrio.

Sr. García Elorrio.- Señora presidenta, adhiero plenamente a su convocatoria a esta sesión especial y a las palabras del decreto pertinente cuando dice: “…aquella infausta fecha en 1976 marcara el inicio de la más sangrienta dictadura de las que hubo en nuestra Patria. En cada proyecto se menciona invariablemente la necesidad de mantener viva la memoria para hechos que como estos nunca más se repitan”.


Señora presidenta, solo quiero agregar a sus palabra lo siguiente: el Estado no está para matar a la gente sino para garantizar el bien común; el Estado no está para hacer desaparecer personas, está para cuidarlas; el Estado no está para aplicar técnicas nazis como se aplicó en los primeros años del año ‘76, como fue la técnica de “Nacht und Nebel” o “Noche y Niebla”, donde el desaparecido no está muerto, el desaparecido no está vivo; el Estado no está para tirar a personas desde aviones al agua.


Vergüenza me da que cuando uno recorre el mundo la gente invariablemente pregunta si eso fue cierto y uno tiene que decirles que sí, que fue cierto, que en la República Argentina se tiraba gente adormecida desde los aviones al mar.
Decía, el Estado no está para secuestrar y torturar; el Estado no está para fusilar. No hay, señora presidenta, forma de no juzgar estos hechos, que no son sólo imprescriptibles por el jus cogens; sino porque ninguna sociedad que no juzgue tiene la mínima posibilidad de salir adelante.


Quiero agregar, señora presidenta, ateniéndome al tiempo que generosamente usted me acordó, que es uno de los acontecimientos que no miré a la distancia. Ingresé a la Universidad Nacional de Córdoba en marzo de 1972 y me recibí de abogado el 15 de octubre de 1975, durante el gobierno justicialista pero mi diploma me lo entregó en marzo un interventor militar. Mi primera defensa penal, en abril o mayo de ese año, fue de una prima, correo del ERP, española como su madre, para quien desesperadamente me solicitaron mi primer servicio profesional. O sea que he vivido, desde el lugar donde me tocó vivir, la historia que hoy recordamos.
Muchas gracias, señora presidenta. (Aplausos).

Sra. Presidenta (Pregno).- Tiene la palabra el señor legislador Borello.

Sr. Borello.- Señora presidenta: han pasado treinta y seis años desde aquel 24 de marzo, trágica fecha convertida hoy en un icono que nos sirve para mantener viva la memoria, para reflexionar, para consolidar el aprendizaje y maduración que hemos tenido como pueblo en todos estos años de continuidad democrática.


Hoy los argentinos valoramos a la democracia como el único instrumento con el que nuestro pueblo puede ejercer su soberanía. No se nos ocurre otra forma para solucionar los problemas que enfrentamos como sociedad.


Cada uno de nosotros es parte de construcciones políticas que tienen matices e ideologías distintas, hasta absolutamente contrapuestas, pero todos tenemos algo en común: la libertad y el derecho de expresar nuestras ideas y convicciones, justamente lo que no tuvieron quienes en aquellos años trágicos intentaron hacerlo. Ese intento, en muchos casos, generó terribles consecuencias; una compensación económica no subsanará, seguramente, la desintegración de familias, los derechos aniquilados ni el horror vivido, pero será un reconocimiento de la sociedad cordobesa a quienes perdieron su libertad por el solo hecho de manifestar sus ideas políticas. De esta forma, anticipo mi voto positivo al proyecto de ley que se tratará hoy en este recinto.


Finalmente, quiero rendir un humilde homenaje, desde el bloque Consenso Córdoba, a todas las víctimas de aquellos años nefastos vividos en nuestra querida República Argentina. (Aplausos).

Sra. Presidenta (Pregno).- Tiene la palabra la señora legisladora Fernández.

Sra. Fernández.- Señora presidenta: en nombre del bloque de Unión por Córdoba agradecemos la presencia de miembros de la Comisión de la Memoria y también agradecemos al compañero Asbert por su libro “Resistir por la Vida”. Gracias Quique por este libro que todos tenemos aquí.


Escuchaba atentamente a los legisladores preopinantes y venimos con toda la disposición para honrar a los 30.000 compañeros que dieron la vida por una patria más justa, más libre, más soberana, más inclusiva, por una Argentina socialmente justa, por una Argentina donde se respete la Constitución y los derechos constitucionales. Por todo esto dieron la vida muchos compañeros. A todos ellos les debemos, de alguna manera, estar sentados en estas bancas.


Recién me encontré con Leo, un joven presente en este recinto, que nació en 1985, y pensé que muchos de los que estamos sentados acá –por no decir la mayoría- nacimos antes de 1983, antes de que se iniciara este proceso democrático y, por lo tanto, tenemos resabios de una dictadura nefasta y de años tremendamente violentos que tuvieron como único objetivo implantar determinadas medidas económicas para que resultara el saqueo y favorecer económicamente a determinados grupos concentrados, que son responsables civiles y que utilizaron a las Fuerzas Armadas, las que dejaron de cumplir con lo que les obliga la Constitución para levantar un fusil en contra de un compatriota, en consecuencia, devienen en traidores a la Patria.


Reflexionábamos en nuestro bloque acerca de la memoria, la verdad y la justicia y, francamente, el ejercicio de la memoria sigue resultando necesario, no sólo porque es una función del cerebro sino para no volver para atrás ni ver para atrás y convertirnos en sencillas estatuas de sal; queremos mirar para atrás para poder mirar para adelante, para restituir derechos, para construir un presente y un futuro mucho mejor, porque ése es el mandato de la continuidad histórica, al que estamos obligados como peronistas; por continuidad y por conciencia histórica. Por ser herederos de las montoneras federales, por ser herederos de la resistencia peronista, por ser herederos de los fusilados en José León Suárez, por ser herederos de los 30.000 desaparecidos, por ser herederos de los combatientes de Malvinas, por sentirnos herederos también de los que cayeron asesinados, fusilados el 19 y el 20 de diciembre de 2001, es que estamos acá honrando todos los sueños y proyectos por los que lucharon nuestros compañeros, por todas las luchas que se vienen dando desde hace 200 años en esta Patria, para que estemos sentados acá sin reproches, francamente, señora presidenta, sin “macareos”.


Dcen que la memoria es una función del cerebro que se da en el hipocampo –una parte del cerebro- y que el Alzheimer ataca, justamente, ahí. Rodolfo Walsh decía que las clases dominantes buscan apropiarse de la memoria, porque cuando lo hacen se terminan apropiando de todas las otras cosas. Se apropian de la memoria para que los pueblos no puedan reconocerse, no puedan encontrar su rostro, su verdadera identidad.
Por eso hacemos memoria, no por resentimiento, no por odio sino sencillamente por justicia, para honrar a los caídos, y en tremendo agradecimiento a las luchas de estos 200 años y a la terrible lucha que debieron dar los compañeros caídos, los últimos 30.000 compañeros desaparecidos.


Por ello, el ejercicio de la memoria sigue siendo válido en todas las legislaturas provinciales, en todos los congresos y en todos los concejos deliberantes, porque lo primero que hizo el golpe, la Junta Militar en 1976, fue instaurar un Estatuto de la Junta que reemplazaba a la Constitución Nacional y, paradójicamente, los que nada habían leído de la Constitución salieron a defenderla cuando muchos otros, habiéndola leído, no la pudieron defender o no supieron hacerlo, o quizás no se dio la correlación de fuerzas, no lo sé.


Las razones de la dictadura suponían la implantación de un modelo de vaciamiento y saqueo del patrimonio nacional. La OIT de aquellos años señala que durante el proceso militar el salario de los trabajadores se redujo en un 30 por ciento y el Índice de Pobreza, que estaba en un 5 por ciento, ascendió a casi un 27 por ciento en el año 1982. O sea, el proceso militar suponía hambre y pobreza, además de sangre, terror, secuestros, campos de concentración y avasallamiento de los derechos constitucionales, como bien decía el correligionario y colega Rodrigo De Loredo, a quien agradecemos por haber recordado lo hecho desde el 2003 en materia de derechos humanos.


En nombre de Unión por Córdoba venimos a decir que las Leyes de Punto Final, del año 1986, de Obediencia Debida, de 1987, y los indultos realizados en los años 1989 y 1990 fueron leyes de impunidad, errores que fueron saldados con la Ley 25.779, que declara la nulidad de la Ley de Obediencia Debida, recién en el año 2003. (Aplausos). Por todas estas razones es que se iniciaron los juicios a los genocidas.
Por conciencia histórica y sintiéndonos herederos de la memoria, es que no vamos a aceptar, señora presidenta, que se diga que por el solo hecho de seguir trabajando en la restitución de derechos que alguna vez nos fueron arrancados, los derechos humanos no se compran, que no se manchan, como si reconocer la lucha de miles y miles de compañeros significara, no un acto de reconocimiento honorífico sino de indignidad. A esos tantos anónimos que tiene la historia; a esos tantos argentinos que fueron mucho más argentinos que nosotros y que no le pidieron nada a cambio a esta Patria, estamos obligados a reconocerlos y a trabajar para restituirles, aunque más no sea en algo, determinados honores.


Afuera, mientras estaba con unos compañeros, paradójicamente me encontré con un “bisnieto”, del Plan CONINTES, de no más de 20 años y que no se siente beneficiario del boleto educativo gratuito, quien me dijo que había visto la Noche de los Lápices y sabe quienes son Claudia Falcone y Pablo Díaz.
Los pibes de 18 ó 19 años hoy no ven como imposible ingresar a la Universidad, cuando en la década de 1990 muy pocos podían hacerlo; eso es restitución de derechos. Cuando muchos dicen que miramos hacia el pasado, les decimos que miramos hacia el futuro sin rencores y restituyendo lo que alguna vez nos quitaron.


No es odio, señor presidente, como decía la compañera Evita, es justicia (Aplausos).


Señora presidenta; entre los años 1955 a 1976 el pueblo argentino desarrolló una fuerte cultura épica. Actualmente, no soportan ver que este pueblo se está organizando, está recuperando su memoria y la capacidad de defender sus derechos para nunca más perderlos. Eso es lo maravilloso de este pueblo y no hay que tenerle miedo. No hay que tratar a los jóvenes como si tuvieran un ADN de soberbia porque tienen derecho a conocer su pasado, para reconocerse en el espejo y saber adónde van; tienen derecho a saber que son parte de una continuidad histórica; tienen derecho a saber que son los herederos de Claudia Falcón y de Pablo Díaz, caídos en la Noche de los Lápices. Esa es la reivindicación que venimos a hacer. (Aplausos).


También, señora presidenta, queremos juicio y castigo a los responsables civiles, porque ¿saben qué?: creo que la Junta Militar del ’76 al ’83 sacó cerca de 3000 decretos y 700 leyes, entre ellas, la de de Entidades Financieras –que permitía la privatización de la banca– y la de Radiodifusión -una vez venida la democracia a la censura la implementaban determinados grupos monopólicos.


Es necesario tener memoria para saber a qué tipo de leyes nos oponíamos cuando tantos compañeros dieron la vida por la libertad, la verdadera libertad de prensa y no de empresa. Después, pareciera ser que, cuando llegó el momento, en este proceso democrático, de echar por tierra esos terribles recuerdos y comenzar de nuevo, se olvidaron.


En fin, señora presidenta, en nombre del bloque de Unión por Córdoba, por conciencia histórica, venimos a decir: ¡gloria a nuestros caídos en la resistencia peronista!, ¡gloria a los 30 mil compañeros desaparecidos que lucharon por una Patria más justa, más libre y más soberana, y a todos aquellos compañeros y compatriotas que dieron la vida por esta Patria sin pedirle nada a cambio! ¡Viva el General Perón! ¡Viva la compañera Evita! ¡Vivan los 30 mil desaparecidos! ¡Vivan los compañeros que cayeron en la Noche de los Lápices! ¡Viva la Patria! (Aplausos).

Sra. Presidenta (Pregno).- Tiene la palabra el señor legislador Pihen.

Sr. Pihen.- Gracias, señora presidenta.


En el marco de esta jornada de conmemoración profunda, de compromiso profundo, simplemente queremos expresar algún matiz que proviene de nuestro origen, claramente identificado con el Movimiento Obrero Organizado.


Queremos decir que, como primer punto, en nombre de la CGT Córdoba vamos a repetir lo que ésta ha hecho público hoy: “A 36 años del golpe cívico militar que interrumpió violentamente la vida institucional argentina, desde la CGT Córdoba reivindicamos la memoria, la verdad y la justicia como los únicos valores y herramientas que nos fortalecen y nos previenen del avasallamiento de nuestros derechos.


No olvidamos que el golpe del ’76 tuvo, entre sus principales objetivos, la misión de desarticular al Movimiento Obrero Organizado para la implementación del plan económico neoliberal que desguasó a nuestro país, y que fue en la vida de sus hombres y mujeres tanto como en la intervención de sus instituciones que concentró su aparato del terror.


A 36 años de aquella triste jornada, la CGT Córdoba rinde un sentido homenaje a los compañeros que dieron su vida por la vigencia de la democracia y de la justicia social”.


En segundo lugar, queremos decir que en nuestro concepto de memoria, verdad y justicia compartimos, agradecemos y mencionamos expresamente que tampoco vamos a olvidar el ’55 y los bombardeos, el ’60 y el Plan CONINTES, el ’66 y el golpe militar con todas sus consecuencias y secuelas, porque nuestra memoria arranca con los primeros fusilados en José León Suárez. Arranca con los primeros trabajadores que esbozaron la resistencia peronista que luego expresan -después del 24 de marzo del ’76- al sector de los trabajadores que, como está reconocido unánimemente, es el sector que más víctimas aportó en este nefasto proceso.


Sin perjuicio de ello, queremos explicitar, bajo la forma de homenaje, tres casos concretos, que son ni más ni menos iguales que cualquiera de los que todos conocemos o de los que se publicitan permanentemente.


En primer lugar, queremos recordar y rendir homenaje a quien fuera el Vicegobernador de nuestra Provincia, al compañero Atilio López. Él representaba a los intereses de los trabajadores en el mismo lugar que usted ocupa hoy, señora presidenta y prefiguró con su muerte lo que luego pasaría desde el 24 de marzo de 1976.


Como somos un poco más pedestres, un poco más humildes, también queremos señalar dos puntos de memoria en el día de hoy. El primero es para quien era presidente de la Cámara de Diputados el 24 de marzo del ’76, que fue preso, estuvo desaparecido varios meses, fue juzgado y condenado a tres años y nueve meses de prisión, el compañero Oscar Eduardo Valdéz (aplausos) que está presente aquí.


Por último –y reiterando que no hacemos memoria selectiva, simplemente señalamos algunos ejemplos que nos parece que nos sirven a todos, como todos los ejemplos que en cada una de las intervenciones se han señalado–, también recordamos a un laburante de esta Casa, a un empleado legislativo que en la mañana del 24 de abril del ’76 -un mes después del golpe-, encontró su tarjeta de asistencia, que marcaba aquí como empleado de esta Casa, cruzada con una cruz roja y a la noche fue llevado de su casa y nunca más apareció, se llamaba Edelmiro Cruz Bustos. (Aplausos). Lo queremos recordar porque también, anónimamente y humildemente, está con nosotros hoy –sentada allí– Irma Baudilia Baudraco, que era la esposa del compañero Edelmiro Cruz Bustos. (Aplausos).


Por supuesto, adherimos en su totalidad al espíritu de esta conmemoración, y permítannos que desde el Movimiento Obrero de Córdoba traigamos a colación estos tres puntuales recuerdos, que no hacen más que darle encarnadura concreta a nuestro pedido compartido de memoria, de verdad y de justicia.


Gracias, señora presidenta.

Sra. Presidenta (Pregno).- Tiene la palabra la señora legisladora Olivero.

Sra. Olivero.- Señora presidenta: solicito que se incorpore al Diario de Sesiones, como hacemos siempre, nuestra declaración que ahora entrego a Secretaria.

Sra. Presidenta (Pregno).- Así se hará, señora legisladora.

INCORPORACIÓN SOLICITADA POR LA LEGISLADORA OLIVERO
El 24 de Marzo, Colón y Cañada: 18.00 hs.
MARCHEMOS CON EL FRENTE DE IZQUIERDA
Este 24 de marzo, en un nuevo aniversario del golpe militar contrarrevolucionario de 1976, el frente de Izquierda y de los Trabajadores, junto a miles de luchadores, estará nuevamente en las calles.


Vamos a reclamar, en primer lugar, cárcel común y efectiva para los militares genocidas y sus cómplices civiles a quienes los gobiernos posteriores a 1983 intentaron salvar en estos años con la Obediencia Debida, el Punto Final y los indultos. Y a denunciar que cada año que pasa, se hace más evidente el verdadero carácter reaccionario del gobierno Kirchnerista.


El genocidio de 1976, perpetrado al servicio de los grandes capitalistas y el imperialismo, tuvo como víctimas a la clase obrera y a los explotados, y a todos los luchadores y militantes de las organizaciones combativas y de la izquierda.


Pero la clase social que impuso la dictadura hoy sigue dominando los designios del país. Y el gobierno K, que usurpa la bandera de los ‘Derechos Humanos’, gobierna para esos mismos intereses. Durante casi una década rescataron al andamiaje neoliberal impuesto durante los noventa: los privatizadores de la energía y el transporte, el pago de la deuda externa usuraria, la megaminería en manos de pulpos imperialistas.
Hoy, el sostenimiento de esos intereses lleva al país a una nueva crisis social y política que el Kirchnerismo pretenderá trasladar a los trabajadores y al pueblo. El crimen de 51 trabajadoras y trabajadores en Once y los más de 700 heridos, pese a las denuncias del Cuerpo de Delegados del Sarmiento y demás compañeros trabajadores, ha puesto al rojo vivo el fracaso de este ‘modelo’ al servicio de los Roggio, Cirigliano y otros.


En la campaña electoral, los candidatos del Frente de Izquierda denunciaron que el Kirchnerismo se preparaba para hacer un ajuste contra el pueblo. Para asegurarlo, el Gobierno quiere forzar la regimentación de los sindicatos, con el concurso de la burocracia sindical. Al mismo tiempo, impuso –con el apoyo del ‘progresismo’ de Sabbatella y Heller– la llamada “Ley Antiterrorista” que fuera en todos sus términos la aplicación del Código Penal a los que luchan, como ya lo han comenzado a hacer contra los que enfrentan la megaminería y las represiones avaladas por el Gobierno nacional en Tinogasta y Andalgalá.


En los últimos dos años hubo 14 asesinatos por parte de las fuerzas represivas del Estado o a través de la “tercerización” de las patotas. En el Ingenio Ledesma –en complicidad con los golpistas empresarios Blaquier– y en el Parque Indoamericano, en Bariloche contra la represión policial, en Formosa contra la comunidad Qom que reclamaba pos sus tierras en manos de la burguesía sojera.


El vil asesinato de nuestro compañero Mariano Ferreira por parte de una patota sindical que se reivindicaba Kirchnerista, se cometió con la necesaria participación de miembros de la Policía Federal –quienes liberaron el terreno para que se cometa el crimen–, y de los empresarios del ferrocarril privatizado, en el marco de una histórica lucha de los trabajadores contra las tercerizaciones.


Hace cuatro meses nuestros compañeros de la Interna de Kraft, con el apoyo del FIT y otras organizaciones, denunciaban penalmente a la Gendarmería por el espionaje y la infiltración en la histórica lucha de Kraft, contra la mayoría de los miembros de esa interna antiburocrática y combativa, sus trabajadores y dirigentes políticos que habían participado solidariamente de las acciones de lucha. Tres meses después, la Ministra Nilda Garré salió a defender el accionar ilegal de sus subordinados. La misma Ministra atacó durante la semana pasada a los cortes y las protestas sociales por “extorsivas”, mencionando a referentes de políticos para criminalizarlos, en un lenguaje similar al utilizado durante las gestiones de De la Rúa –de la que la Ministra fue funcionaria– y Duhalde. Las más de 5.000 causas penales contra los luchadores obreros y populares –entre los que se encuentran cientos de militantes del Frente de Izquierda– están signadas por el espionaje, la infiltración y testigos de las mismas fuerzas represivas, como lo hemos visto en la escandalosa detención de nuestro compañero y dirigente ferroviario Rubén “Pollo” Sobrero, hecha en base a “inteligencia” de la Policía Federal.


Desde que asumieron los Kirchner, en mayo de 2003, más de 1.800 personas, en su mayoría jóvenes pobres, fueron asesinadas por el aparato represivo del Estado con el llamada “gatillo fácil”.


Más temprano que tarde, los señalamientos del Frente de Izquierda se hicieron realidad, como también la necesidad de imponer un programa de los trabajadores y anticapitalista para enfrentar a la crisis del “modelo oficial”. De cara a esa crisis, los Macri, por un lado, o los Binner, por el otro, no tienen un programa diferente al del gobierno: ajuste, impuestasos y ataque a los que se movilizan en defensa de sus reivindicaciones.


Este 24 de marzo la Plaza debe ser de los que luchan y no de los que quieren utilizar la memoria para mantener el mismo orden social que vinieron a defender los genocidas, legalizando la represión y el espionaje.


Este 24, te invitamos a marchar en la columna del Frente de Izquierda: cárcel a los asesinos de ayer y de hoy y sus cómplices civiles. Contra la ley antiterrorista y el espionaje oficial; por el desprocesamiento de todos los luchadores; por el juicio y la condena a todos los asesinos de Mariano Ferreyra; por el juicio y castigo a los verdaderos responsables de la masacre de Once: comisión investigadora independiente, que se vaya TBA y por la reestatización de los trenes bajo control, gestión y administración de sus trabajadores y usuarios; por un salario igual al de la canasta familiar, por paritarios electos en asamblea, por el fin de las tercerizaciones; por la recuperación de nuestros sindicatos contra la burocracia y sus patotas; para acabar con la minería a cielo abierto; contra los tarifazos e impuestazos.


¡Basta de ajuste, saqueo, espionaje y represión!


¡30.000 compañeras y compañeros desaparecidos: PRESENTES!


Frente de Izquierda y de los trabajadores.


Partido Obrero - Partido de los Trabajadores Socialistas - Izquierda Socialista.

Sra. Presidenta (Pregno).- En consideración los proyectos 8753, 8759 y 8788/L/12 compatibilizados; y los expedientes 8761 y 8781/L/12.


Los que estén por la afirmativa sírvanse expresarlo.

–Se vota y aprueban.

Sra. Presidenta (Pregno).- Aprobados.

PROYECTO DE RESOLUCION – 08753/L/12

LA LEGISLATURA DE LA
PROVINCIA DE CORDOBA
RESUELVE:

Adherir al Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia instaurado por la Ley 25.633, que se conmemorará el próximo 24 de marzo de 2012 con motivo de cumplirse el 36º aniversario del golpe de Estado militar y del genocidio en que derivó, ratificando el repudio a la última dictadura, enarbolando la Memoria y la defensa de la Democracia y los Derechos Humanos; expresando nuestro recuerdo y pesar a los 30.000 desaparecidos, a las víctimas y sus familiares con la esperanza que Nunca Más, se repitan golpes militares.

Nadia Fernández.

FUNDAMENTOS

El golpe al gobierno producido por la dictadura militar que se inició el 24 de marzo de 1976, inauguró la etapa más sangrienta de la historia Argentina, pues comenzó el mayor genocidio de la historia nacional. A partir de este día los militares mantuvieron la ilegitimidad de un gobierno de facto y pusieron en marcha un verdadero plan organizado de exterminio.
Al cumplirse este año, un nuevo aniversario (36º) de la interrupción del orden constitucional, se hace necesario fortificar las bases democráticas de nuestro país expresando conjuntamente nuestro más enérgico repudio contra todo tipo de gobierno autoritario y dictatorial.
El golpe de estado arrasó los cimientos democráticos de la República, pues quienes tomaron el poder pusieron en marcha una represión implacable sobre todas las fuerzas democráticas: políticas, sociales y sindicales, y desarticularon las bases de la economía industrial y ejercicio autoritario; todo ello con el objetivo de someter a la población mediante el terrorismo de Estado para instaurar terror y así imponer el “orden”.
Las expresiones más concretas y significativas de ese trágico y nefasto período de represión clandestina fueron la detención, secuestro, tortura y ejecución de más de 30.000 personas por estar en desacuerdo con el régimen impuesto.
Se llevaron a cabo innumerables hechos de privación ilegítima de la libertad y violación de los derechos humanos; se avasallaron el derecho a la vida, a la identidad, a la filiación y a la defensa en juicio. Las modalidades de la represión, incluyeron el secuestro y la detención de personas en centros clandestinos y en la mayoría de los casos la ejecución. Bebés nacidos en cautiverio apropiados y privados de su filiación, familiares y amigos torturados, privados de su libertad y asesinados.
Además, miles de compatriotas fueron perseguidos y debieron exiliarse en países de América o Europa, se prohibió la actividad de los partidos políticos, se disolvieron las Cámaras Legislativas, los Concejos Deliberantes, se intervinieron las Provincias, la CGT y con ello diversos sindicatos, se persiguió también al periodismo y se clausuraron medios de comunicación; así todas las instituciones democráticas fueron amordazadas.
Sin lugar a duda esto ha dejado heridas imborrables en la sociedad, y un fiel reflejo de éstas, es la lucha constante de Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, por identificar y ayudar a hijos y nitos de desaparecidos.
Debemos trabajar por el esclarecimiento y juzgamiento de todos los responsables de tanta masacre para que la Argentina crezca en su camino hacia la democracia adulta y madura que todos deseamos.
En ese sentido destacamos el enorme aporte del Gobierno Nacional, desde la Presidencia de Néstor Kirchner y la actual de Cristina Fernández, más el protagonismo del Poder Judicial, por lo cual hoy están siendo juzgados o prontos a juzgar todos los responsables civiles y militares, e incluso sus cómplices, en centenares de causas que responden a distintos delitos y de variada gravedad, que denota la capacidad de las instituciones de brindar Justicia.
La Justicia existe en nuestro país, y está reparando años de enorme dolor y pérdida de vidas humanas, de luchadores sociales, políticos, de trabajadores y estudiantes. De personas comunes y corrientes, pero también de militantes que creyeron siempre en otra Argentina, en otro mundo posible.
Por ello, también debemos reflexionar acerca de esos tiempos oscuros para nuestro país y mantener la historia viva en nuestra memoria colectiva, esto nos ayudará a reconocer la importancia de vivir en un país en el que se permite la libre expresión, donde podemos manifestar nuestras opiniones sin ser vigilados, y sin temer a una futura represión.
La Memoria para los cordobeses –al igual que para el resto de nuestros compatriotas- tiene que ver con la posibilidad de que la experiencia trágica de los años del oscurantismo, del Terrorismo de Estado que vivimos, no se repitan.
Para ello deberemos reconstruir la Memoria, aprender del pasado y proyectar un futuro sin gobiernos autoritarios en donde todos los ciudadanos podamos vivir con dignidad y se respeten nuestros derechos fundamentales.
Por todo ello, pido a los Sres. Legisladores me acompañen en la aprobación del presente proyecto.

Nadia Fernández.

PROYECTO DE DECLARACION – 08759/L/12

LA LEGISLATURA DE LA
PROVINCIA DE CORDOBA
DECLARA:

Su adhesión al “Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia”, con motivo de conmemorarse el 36º aniversario del golpe militar ocurrido el 24 de marzo de 1976.

Luis Brouwer de Koning, Orlando Arduh, María Matar.

FUNDAMENTOS

El 24 de marzo de 1976, hace 36 años, un golpe de Estado cívico-militar

agrega un comentario


CMI Network: www.indymedia.org Africa: ambazonia canarias estrecho kenya nigeria áfrica del sur Canada: london, ontario maritimes montreal ontario ottawa quebec thunder bay vancouver victoria windsor Asia del Este: burma jakarta japón korea manila qc saint-petersburg Europa: abruzzo alacant andorra anveres armenia atenas austria barcelona belarus bélgica belgrado bristol brussels bulgaria calabria croacia chipre emilia-romagna estrecho euskal herria galiza alemania grenoble hungría irlanda estanbul italia la plana liege liguria lille linksunten lombardia londres madrid malta marseille nantes napoli holanda niza northern england noruega nottingham oost-vlaanderen c.m.i. indymedia paris/Île-de-france patras piemonte polonia portugal roma romania rusia cerdeña escocia suecia suiza torun toscana toulouse ukraine gran bretaña valencia America Latina: argentina bolivia chiapas chile chile sur brasil sucre colombia ecuador méxico peru puerto rico qollasuyu rosario santiago tijuana uruguay valparaiso venezuela Oceania: aotearoa brisbane burma darwin jakarta manila melbourne perth qc sydney Asia del Sur: india mumbai Estados Unidos: arizona arkansas asheville atlanta austin austin baltimore big muddy binghamton boston bufalo charlottesville chicago cleveland colorado columbus washington, dc hawaii houston ny capital ciudad de kansas los ángeles madison maine miami michigan milwaukee minneapolis/st. paul new hampshire nueva jersey nuevo méxico nueva orleans north carolina north texas nyc oklahoma filadelfia pittsburgh portland richmond rochester rogue valley st louis san diego san francisco bahía de san francisco santa barbara santa cruz, ca sarasota seattle tampa bay tennessee urbana-champaign vermont western mass worcester Asia del Oeste: armenia beirut israel palestina proceso: fbi/legal al día listas de correo documentación técnico voluntarios proyectos: impresos radio tv satelital video regiones: estados unidos temas: biotech

Copyleft © 2001-2014 Argentina Centro de Medios Independientes (( i )). Copyleft: Se permite la copia, distribución y uso de los contenidos de Indymedia Argentina, siempre y cuando NO se utilice con fines comerciales, a no ser que se obtenga permiso expreso del autor y en todos los casos se reconozca la autoría (poniendo como fuente https://argentina.indymedia.org ). Las opiniones o artículos vertidos por lxs visitantes o colaboradorxs en el sitio pueden no reflejar las ideas de Indymedia Argentina. Usamos software libre. sf-active v0.9.4 Descargo | Privacidad