Protegerse entre hermanos frente al vacío de un femicidio : Argentina Indymedia (( i ))
CMIargentina.indymedia.org Dijimos Nunca Más. ¿Donde está Julio López?
Quienes somos Contacto Subscripciones Calendario Donaciones Publicar
en negroen blancoen rojoayuda temas

Translate this page using Google:


Sindicacion
Sindicacion


New Global Vision
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Protegerse entre hermanos frente al vacío de un femicidio
Por Patricia Cravero, Cosecha Roja - Tuesday, Feb. 21, 2017 at 6:23 PM

17 de febrero de 2017 | Natalia Padilla era mamá de siete niños. Luego del crimen por el que está preso su concubino, la vida familiar cambió por completo. El hijo mayor pide la guarda de su hermana más chica. Otros hermanos cambiaron de provincia. En Córdoba, 38 chicos perdieron a sus mamás durante 2016.

Protegerse entre her...
hermanos-.jpg, image/jpeg, 648x463

Foto Javier Cortez

La niña pone las fibras y una pila de hojas sobre la mesa del comedor. Acomoda una muñeca y empieza a dibujar una casa de tejas fucsia. Tres meses atrás, cuando el padre mató a su madre, quedó a cargo de su abuela y de Alejandro, el hermano mayor.

Ahora él la mira con atención. Es la primera vez desde el femicidio que los siete hermanos se juntan. Aprovecharon el verano y se reunieron en casa de la abuela materna. Alejandro es el más grande: tiene 25 años y quiere cuidarlos. M., la niña que dibuja, tiene seis y es la más chica. También la que más pérdidas sufrió: el acusado por el femicidio es su padre biológico.

El resto de las hermanas circula por el comedor. Una de ellas pasa frente a Alejandro. Él le da una beso en la cabeza y la abraza. Se quedan un rato así, ella con la cara apoyada en el pecho de su hermano mayor, él rodeándola con los brazos. “Lo que más me interesa es que nos podamos acomodar para encarar el futuro”, dice Alejandro.

Natalia Padilla era ama de casa y mamá de siete hijos. Pasaba mucho tiempo con los más chicos, especialmente con M., la única hija en común que tuvo con su pareja Walter Eduardo Sánchez, acusado por el femicidio. La niña ahora está a cargo de su abuela materna y de Alejandro.

“Con todo el amor del mundo yo estoy dispuesto a tomar las responsabilidades para que mi hermana pueda superar esto de la mejor forma”, dice él. Después del femicidio algunos de los chicos se mudaron de ciudad, otros de casa. Los más grandes asumieron la tarea de proteger a los más pequeños.

El año pasado, M. pudo terminar el jardín de infantes. Alejandro dice que fue crucial el apoyo de todo el colegio: “Ella estaba muy cerrada en un principio. Y la gente, mis hermanos, la ayudaron muchísimo”. El cuidado de la niña es un trabajo en equipo con su abuela y sus hermanas más grandes.

Ahora están buscando escuela para que empiece la primaria. Para ese trámite, como para muchos otros, quiere que la Justicia les otorgue la tutoría de la niña a él y a su abuela.

Niños, no números

El año pasado, 38 chicos perdieron a su mamá por la violencia de género extrema en la provincia. Para muchos de ellos, los crímenes significaron una doble orfandad: de madre, y también de padre preso por el femicidio. Para todos, un cambio profundo de la vida ­familiar.

Después del 12 de octubre, cuando Natalia fue asesinada, dos hijas tuvieron que mudarse a Catamarca, donde viven su papá y otro hermanito. “Los chicos vivían acá, tenían un estilo de vida, sus amistades y de repente se les cambió todo, tuvieron que dividirse”, dice Alejandro. El joven está buscando un departamento más grande para mudarse. Lo hace pensando en M., para que esté cómoda y pueda hacer de esa casa un hogar.

Cambios para todos

Natalia había cumplido 42 años tres días antes del femicidio. Lo festejó con una reunión sencilla. Se juntaron a la tarde, comieron empanadas y los familiares pasaron a saludar. Fue la última vez que estuvo reunida con casi todos sus hijos.

Unas semanas antes Natalia le había contado a su hijo mayor que estaba pensando en separarse. “Era muy parecida a mí: cuando tomaba una decisión, ya no había marcha atrás”, dice Alejandro, y no puede evitar volver sobre lo sucedido. “Los riesgos son muchísimos más que los que uno cree”, dice.

El 12 de octubre apareció muerta afuera del predio de Ersa, a donde había ido a buscar a su pareja, chofer de la empresa. Sánchez dijo que la encontró herida, pero la declaración de un vigilador, el hallazgo de un cuchillo y algunas inconsistencias de su testimonio lo convirtieron en sospechoso.

La Policía lo detuvo en el sepelio, mientras los hijos despedían a su mamá. La investigación todavía sigue abierta. “Espero que cumpla por el daño que hizo ­incluso a su propia hija”, dice Alejandro.

Alejandro estudia gestión ambiental, trabaja en una tienda de ropa y hasta el femicidio todos los años viajaba como coordinador de una agencia de viajes. “Para mí cambió todo”, dice con plena conciencia del punto de quiebre que significó la muerte de su mamá, pero también con la voluntad inalterable de cuidar a M. “Yo busco cuidar a mi familia, por lo menos lo que me queda. Busco defender lo que defendía mi vieja, que era a mis hermanos, sobre todo a mi hermana más chica”, dice.

Alejandro se apoya en recordar las cosas simples que lo unían a ella: los días que lo buscaba en la facultad, la ayuda para que estudiara, la música de Soda Stereo. Hubiera querido que ella viviera alguna de las cosas que él pudo. Una vez pensó en regalarle un viaje. Natalia no conocía el mar.

*Esta nota fue escrita en el marco de la Beca Cosecha Roja y publicada en el diario La Voz del Interior.

agrega un comentario


CMI Network: www.indymedia.org Africa: ambazonia canarias estrecho kenya nigeria áfrica del sur Canada: london, ontario maritimes montreal ontario ottawa quebec thunder bay vancouver victoria windsor Asia del Este: burma jakarta japón korea manila qc saint-petersburg Europa: abruzzo alacant andorra anveres armenia atenas austria barcelona belarus bélgica belgrado bristol brussels bulgaria calabria croacia chipre emilia-romagna estrecho euskal herria galiza alemania grenoble hungría irlanda estanbul italia la plana liege liguria lille linksunten lombardia londres madrid malta marseille nantes napoli holanda niza northern england noruega nottingham oost-vlaanderen c.m.i. indymedia paris/Île-de-france patras piemonte polonia portugal roma romania rusia cerdeña escocia suecia suiza torun toscana toulouse ukraine gran bretaña valencia America Latina: argentina bolivia chiapas chile chile sur brasil sucre colombia ecuador méxico peru puerto rico qollasuyu rosario santiago tijuana uruguay valparaiso venezuela Oceania: aotearoa brisbane burma darwin jakarta manila melbourne perth qc sydney Asia del Sur: india mumbai Estados Unidos: arizona arkansas asheville atlanta austin austin baltimore big muddy binghamton boston bufalo charlottesville chicago cleveland colorado columbus washington, dc hawaii houston ny capital ciudad de kansas los ángeles madison maine miami michigan milwaukee minneapolis/st. paul new hampshire nueva jersey nuevo méxico nueva orleans north carolina north texas nyc oklahoma filadelfia pittsburgh portland richmond rochester rogue valley st louis san diego san francisco bahía de san francisco santa barbara santa cruz, ca sarasota seattle tampa bay tennessee urbana-champaign vermont western mass worcester Asia del Oeste: armenia beirut israel palestina proceso: fbi/legal al día listas de correo documentación técnico voluntarios proyectos: impresos radio tv satelital video regiones: estados unidos temas: biotech

Copyleft © 2001-2014 Argentina Centro de Medios Independientes (( i )). Copyleft: Se permite la copia, distribución y uso de los contenidos de Indymedia Argentina, siempre y cuando NO se utilice con fines comerciales, a no ser que se obtenga permiso expreso del autor y en todos los casos se reconozca la autoría (poniendo como fuente https://argentina.indymedia.org ). Las opiniones o artículos vertidos por lxs visitantes o colaboradorxs en el sitio pueden no reflejar las ideas de Indymedia Argentina. Usamos software libre. sf-active v0.9.4 Descargo | Privacidad