Plan empalme: Sólo un subsidio más para las patronales : Argentina Indymedia (( i ))
CMIargentina.indymedia.org Dijimos Nunca Más. ¿Donde está Julio López?
Quienes somos Contacto Subscripciones Calendario Donaciones Publicar
en negroen blancoen rojoayuda temas

Translate this page using Google:


Sindicacion
Sindicacion


New Global Vision
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Plan empalme: Sólo un subsidio más para las patronales
Por José Castillo - Monday, May. 08, 2017 at 2:06 PM

7 de mayo de 2017 | También incentiva reemplazar a trabajadores estables por nuevos con subsidio incluido.

Plan empalme: Sólo u...
barrios_de_pie.jpg, image/jpeg, 648x443

Se anunció la semana pasada que los receptores de diversos programas sociales podrían ser empleados por las empresas tomando el monto de su plan como parte del salario a pagar por la empresa. El denominado "Plan Empalme" le permitiría a las patronales contratar trabajadores que están percibiendo esos planes (específicamente los programas del Ministerio de Trabajo y de Desarrollo Social, tales como Argentina Trabaja, Jóvenes con Más y Mejor Trabajo, Construir Empleo, Seguro de Capacitación y Empleo, Plan Progresar, Programa de Prestaciones por Desempleo, Plan Promover, Programa Ellas Hacen, Programa Intercosecha y egresados de cursos de formación profesional del Ministerio de Trabajo) teniendo solamente que "completar" el salario hasta el valor establecido del mismo. Para las empresas el programa tendría 24 meses de vigencia. Y el trabajador no sólo no perdería su plan al ingresar al nuevo empleo sino que incluso, en caso de ser despedido, lo seguiría cobrando. El gobierno lo presenta como un programa para "generar más trabajo en blanco". Habla de la posibilidad de incorporar hasta 80.000 trabajadores en un año.

Comencemos diciendo que la realidad es inmensamente más compleja que la que puede abarcar un programa de estas características. En nuestro país hay 4,5 millones de trabajadores en negro: se trata de un tercio del total de la masa laboral. A esto sumémosle la existencia de 1,5 millones de desocupados reconocidos estadísticamente (a los que podríamos agregarle otros tantos escondidos bajo la categoría de subocupados y un número indeterminable pero creciente de "trabajadores desalentados", que ya ni figuran en la población económicamente activa). Es de perogrullo que ningún programa podrá resolver esta tragedia ya estructural que recorre el mundo del trabajo de nuestro país si el corazón de la política económica promueve recesión, ajuste y prioridad a la especulación financiera (bajo el comando del verdadero y único "superministro de Economía", el actual presidente del Banco Central Federico Sturzenegger).

Sólo tendrá algún impacto
en la construcción y el campo

Pero, aun así, cabe la pregunta si servirá siquiera como paliativo. Nuestra respuesta es tajantemente negativa. Será un programa de un alcance muy limitado, que sólo tendrá algún impacto en la industria de la construcción y en el empleo rural.

Analicémoslo. El gobierno afirma que las empresas sólo podrán acceder al beneficio si amplían su plantilla laboral, tomando como base diciembre de 2016, con el fin de evitar la trampa de que despidan trabajadores y los reemplacen por estos beneficiarios de los planes, objetivamente "más baratos". Pero, como lo sabemos muy bien, hecha la ley, hecha la trampa. Y en especial en nuestro "negrísimo" mercado de trabajo. Se está hablando de empleos de un salario total de 12.000 pesos, de los cuáles aproximadamente 4.000 corresponderán al plan que actualmente percibe el trabajador beneficiario. Las patronales deberán abonar los 8.000 que restan y las cargas sociales sólo por esa diferencia. Es claro que, hablando de esos números y de las calificaciones laborales de la inmensa mayoría de los perceptores de planes sociales, pocas ramas económicas verdaderamente califican: seguramente la construcción, el trabajo rural y el sector textil. Todos rubros dónde está ampliamente extendido el trabajo en negro y precario. Por lo que será sumamente fácil para las patronales despedir a sus actuales trabajadores (que, por la propia definición de "trabajadores en negro" no figura en ninguna nómina) y reemplazarlos por nuevos, que ya vienen "con el plan".

Es un plan que está incluso por detrás de los todavía vigente "repro", que permiten a una empresa que se declara en emergencia económica solicitar que el estado pague el salario mínimo, vital y móvil si garantiza no despedir trabajadores. Los "repro", que también son un subsidio a las patronales y muchas veces ni siquiera garantizaron las fuentes de trabajo, están siendo actualmente fuertemente retaceados por el propio Ministerio de Trabajo, que, en contrapartida, sale a proponer este "Plan Empalme", con salarios muy por debajo y con la seria posibilidad de terminar generando el desplazamiento de trabajadores actualmente ocupados por jóvenes precarizados. Se trata, en suma, de un programa que aporta al objetivo estratégico del macrismo: la reducción de los costos salariales y el incremento de la flexibilización. En síntesis, nada bueno de esto saldrá para la clase trabajadora.

agrega un comentario


Subsidio al capital como único plan
Por Fuente: Página/12 - Monday, May. 08, 2017 at 2:08 PM

08 de mayo de 2017  |  Temas de debate> El Gobierno disfraza como política de empleo concesiones a empresas ya vigentes

Subsidio al capital como único plan

El Programa de Inserción Laboral, anunciado por Macri como una novedad, con el que se busca que las empresas contraten a beneficiarios de planes sociales funciona desde 2006 con escasos resultados e implica sólo la sustitución de “trabajo asociativo” por “trabajo subordinado”.

Producción: Javier Lewkowicz

debate@pagina12.com.ar


Carencia de ideas

Por Héctor Palomino *

El objetivo de disminuir el “costo salarial” para el empleador integra una serie de iniciativas impulsadas por el Poder Ejecutivo actual en diversos ámbitos, entre los que se destaca la reformulación de convenios laborales (entre otros el de los petroleros, y actualmente el del sector lácteo). El sentido principal del decreto 304 de 2017 es extender a dos años el incentivo a los empleadores de contabilizar como parte de la remuneración a sus trabajadores lo que éstos perciben actualmente como ayuda económica mensual en el marco de diversos programas del Estado. 

Se trata de un mecanismo ya incluido en el Programa de Inserción Laboral (PIL) del Ministerio de Trabajo, creado en 2006. El “trabajo” al que aquí se alude se realiza bajo una relación de dependencia. El nuevo decreto posibilita transferir al PIL a los beneficiarios de algunos programas del Ministerio de Desarrollo Social, tales como el “Argentina Trabaja” y el “Ellas Hacen”. El “trabajo” al que se alude en estos programas es el que se realiza bajo una forma asociativa, cooperativa, autogestionada. Este es el sentido de empalmar “planes sociales” con “empleo en relación de dependencia”. Tras 500 días de gobierno y ante una situación crítica de incremento de la desocupación y disminución de la actividad económica, buena parte de la sociedad argentina espera medidas mucho más concretas para impulsar el crecimiento del empleo que la pura sustitución simbólica del trabajo asociativo por el trabajo subordinado. 

Quienes cuestionan la eficacia de reducir el costo salarial para impulsar el crecimiento del empleo cuentan con un argumento decisivo: hace 11 años que existe este incentivo para los empleadores, entonces ¿por qué creer que la pura extensión por algunos meses de la reducción del costo salarial incrementará la ocupación?  Además este fue el objetivo central de un conjunto de políticas aplicadas durante los ‘90, cuando por primera vez nuestro país registró tasas de desocupación abierta de más de dos dígitos. Si este enfoque ya se reveló como ineficaz entonces ¿por qué insistir con un planteo fracasado?   

El desaliento frente a este rumbo de la política social y laboral del gobierno se extiende a vastos grupos sociales afectados por la crítica situación ocupacional. Posiblemente este desaliento sea mayor entre los dirigentes de movimientos sociales que impulsan la economía social, un conjunto de iniciativas de producción alternativas cuyo rasgo común es el de orientar una dimensión colectiva del trabajo. Un contraste agudo con la individualización de la relación laboral que promueve este “empalme”. Una constatación devastadora para quienes llegaron a creer que el régimen actual podría ofrecerles un ámbito de actuación social y política relevante.

En la mayoría de los sindicatos –con excepción de los pocos que acompañaron el anuncio presidencial el 1° de Mayo– cunde la preocupación sobre una medida de este tipo, que incentive a empleadores oportunistas para sustituir parte de su plantel actual de trabajadores incorporando nuevos trabajadores más “baratos”. No se trata aquí sólo de empleadores del sector privado, sino también del sector público estatal que contrata diversos servicios (limpieza y mantenimiento, por ejemplo) a empresas cuyos trabajadores están expuestos a una intensa rotación. Sin ir más lejos, en el propio Ministerio de Trabajo se padece hoy una situación de este tipo.

La carencia gubernamental de ideas y políticas para afrontar la crítica situación ocupacional queda expuesta en la reiteración de viejas fórmulas, que sólo incentivan la difusión de un malestar profundo en la sociedad argentina, tanto más intenso cuanto más rápido se evaporen las ilusiones generadas por presentar un mero subsidio al capital como política de empleo.

* Sociólogo. Profesor de Relaciones del Trabajo. Investigador del Iealc. Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires.


Señal peligrosa

Por Ariel Geandet *

Durante el Día del Trabajador, el presidente Macri anunciaba el “empalme” para incentivar a los empresarios a contratar personal. Sin embargo, es la primera vez que se incluye abiertamente a los programas de empleo y de cooperativas de Desarrollo Social como parte de los programas del Ministerio de Trabajo. Esa inclusión podría hasta ser interpretada como una señal de que han entendido que detrás de las cooperativas y de los programas del Ministerio de Desarrollo existen trabajadores organizados, luchándola todos los días y que se tuvieron que inventar su propio trabajo.

La intencionalidad no es mala, la señal que se envía a la sociedad desde el Estado es muy peligrosa, o bien, funcional a buscar consensos en sectores de la población contra “los vagos que no quieren trabajar”. Se puede interpretar ahora que el gobierno les da la oportunidad “a estos vagos” para que trabajen y dejen “los planes”, si esto no sucede entonces convalidamos socialmente: “viste que son vagos, le tiras una pala y salen corriendo!!”. Ahora bien, ¿y si el programa está mal diseñado o es anacrónico en términos de cómo está compuesto el mercado laboral argentino?, la culpa no sería de los “vagos”, ¿no?

Los datos de encuestas realizadas por el Instituto de Altos Estudios Sociales (Idaes-Unsam) para el programa Argentina Trabaja hacia finales de 2015, indican que cerca del 74 por ciento de los AT realizan changas, como complemento de sus tareas dentro del programa, que sumado a la Asignación Universal por Hijo, más la moratoria jubilatoria, se configura un ingreso familiar cercano a los 8 mil pesos de 2015. No son vagos y pelean un ingreso que los saque de la pobreza. 

Si no discutimos cómo colaborar con los sectores populares a mejorar sus formas productivas, su comercialización, su inclusión financiera productiva y personal, y sus derechos como trabajadores, entonces, todo ese esfuerzo no se termina de capitalizar dentro de los sectores populares porque su interacción individual, productiva y de consumo con una economía extranjerizada y concentrada como la Argentina se termina por apropiar de todas sus rentas excedentes. Además, pensar que todos los trabajadores de la Economía Popular están en condiciones de, o desean, transformarse en proletarios industriales es un error. 

El programa especifica que los empresarios deben mantener el mismo personal que en 2016. El subsidio de salario es de 24 meses y se tiene garantizado el pago del Salario Mínimo, Vital y Móvil de 8.060 pesos por mes. Sin embargo, ¿acaso es suficiente?, pareciera que no. Desde el punto de vista del empleador, el subsidio de 4 mil pesos por mes con la obligación de pagar las cargas patronales, incluyendo al subsidio, sólo puede ser un incentivo importante en actividades de bajos ingresos. Justamente esas actividades son las que más están sufriendo la caída de actividad y el aumento de la luz, agua y gas. La mayoría de las PyMEs están viendo cómo evitar despedir a sus empleados.

Desde el punto de vista de los “vagos” de los programas, se debe renunciar al programa. Si eso es el costo por obtener un trabajo formal y con derechos completos, suena lógico y bueno. Sin embargo, no se pone ninguna restricción sobre el tiempo que se debe sostener dicho empleo, el empleador podría despedir a todos sus trabajadores y cerrar en cualquier momento, perdiendo el subsidio. Lo anterior implica que ante un contexto económico con despidos, aumentos de costos industriales, elevadas tasas de interés, un dólar no competitivo según los industriales, y con la caída del consumo y de la actividad económica, perder la posibilidad de mantener tu lugar en la cooperativa puede desincentivar a muchos a pasarse a un trabajo formal incierto e inestable. 

Sería mejor que con el Ministerio de Trabajo se refuercen programas como el Salario Social Complementario y se agreguen a los trabajadores de las cooperativas del Ministerio de Desarrollo para que logren alcanzar el Salario Mínimo, Vital y Móvil, incluyendo otros derechos laborales que los trabajadores formales poseen. Como dicen los trabajadores de la CTEP, “queremos que los subsidios se transforme en salario”, habría que agregar: el salario no sólo se produce con un esquema de empresa privada.

* Mesa Economía Movimiento Evita y docente UBA.

 

agrega un comentario


CMI Network: www.indymedia.org Africa: ambazonia canarias estrecho kenya nigeria áfrica del sur Canada: london, ontario maritimes montreal ontario ottawa quebec thunder bay vancouver victoria windsor Asia del Este: burma jakarta japón korea manila qc saint-petersburg Europa: abruzzo alacant andorra anveres armenia atenas austria barcelona belarus bélgica belgrado bristol brussels bulgaria calabria croacia chipre emilia-romagna estrecho euskal herria galiza alemania grenoble hungría irlanda estanbul italia la plana liege liguria lille linksunten lombardia londres madrid malta marseille nantes napoli holanda niza northern england noruega nottingham oost-vlaanderen c.m.i. indymedia paris/Île-de-france patras piemonte polonia portugal roma romania rusia cerdeña escocia suecia suiza torun toscana toulouse ukraine gran bretaña valencia America Latina: argentina bolivia chiapas chile chile sur brasil sucre colombia ecuador méxico peru puerto rico qollasuyu rosario santiago tijuana uruguay valparaiso venezuela Oceania: aotearoa brisbane burma darwin jakarta manila melbourne perth qc sydney Asia del Sur: india mumbai Estados Unidos: arizona arkansas asheville atlanta austin austin baltimore big muddy binghamton boston bufalo charlottesville chicago cleveland colorado columbus washington, dc hawaii houston ny capital ciudad de kansas los ángeles madison maine miami michigan milwaukee minneapolis/st. paul new hampshire nueva jersey nuevo méxico nueva orleans north carolina north texas nyc oklahoma filadelfia pittsburgh portland richmond rochester rogue valley st louis san diego san francisco bahía de san francisco santa barbara santa cruz, ca sarasota seattle tampa bay tennessee urbana-champaign vermont western mass worcester Asia del Oeste: armenia beirut israel palestina proceso: fbi/legal al día listas de correo documentación técnico voluntarios proyectos: impresos radio tv satelital video regiones: estados unidos temas: biotech

Copyleft © 2001-2014 Argentina Centro de Medios Independientes (( i )). Copyleft: Se permite la copia, distribución y uso de los contenidos de Indymedia Argentina, siempre y cuando NO se utilice con fines comerciales, a no ser que se obtenga permiso expreso del autor y en todos los casos se reconozca la autoría (poniendo como fuente https://argentina.indymedia.org ). Las opiniones o artículos vertidos por lxs visitantes o colaboradorxs en el sitio pueden no reflejar las ideas de Indymedia Argentina. Usamos software libre. sf-active v0.9.4 Descargo | Privacidad