Transporte: la Línea 60 en lucha nuevamente

¿Qué hay detrás del conflicto por el despido de un activista sindical?

Volvieron al paro y a las calles tras el despido injustificado de un activista. Rápidos de reflejos, pararon la línea casi por 48 horas.

El pasado 27 de agosto la empresa DOTA despidió a un chofer sin causa. El mismo accionar que terminó con 42 días de huelga en 2015. Mediante un comunicado de prensa, el Cuerpo de Delegados manifestó que el paro también respondió “al incumplimiento de la frecuencia establecida por la CNRT, al mal estado de las unidades y a las malas condiciones de seguridad e higiene“.

Pero el problema del transporte y en particular de esta empresa, es más complejo. La semana pasada la Cámara Empresaria del Transporte Urbano (CETUBA), donde está DOTA, viene reclamando más subsidios al gobierno. Pero en la pulseada económica, los intereses de esta patronal se choca con los del ministro Dietrich: DOTA tiene la concesión de Agrale y Megacar (fábricas de carrocerías), aunque el ministro pretende importar Volkswagen y Mercedes Benz desde Europa. Por este motivo, Autobuses Santa Fe de Agustín Rossi (dirigente kirchnerista), y el Grupo DOTA, que tienen la concesiones argentinas de aquellas empresas, no recibirán los subsidios a la fabricaciones carroceras. Por ese motivo, no solo se afectarán los intereses directos de estas patronales, sino que es de esperar que cierren muchas de esas plantas y se profundice el problema de los despidos.

Es en este marco que, como un juego de ajedrez, DOTA despidió al activista gremial. Su plan, de triunfar, es poder hacer uso del artículo 245 de Ley de Contrato de Trabajo, que permite despedir sin causa y de este modo ir por el conjunto del activismo de la 60 para poder “restructurarse” (despidos, peores condiciones laborales, etc.) sin mayores sobresaltos.

Al cierre de esta edición, rige la conciliación obligatoria que tira para atrás el despido por 15 días. La tarea central ahora es organizar al conjunto de los trabajadores de la línea con asambleas en cada cabecera para estar preparados frente a nuevos ataques. Es indispensable que en la Línea 60 se retome aquella consigna que supo ser bandera en el Sesentazo de 2015: “si tocan a uno, tocan a todos”.

Por Facundo Anarres.

Fuente: https://periodicoelroble.wordpress.com/2018/09/05/transporte-la-linea-60-en-lucha-nuevamente/

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *