Apuntes y balances del paro regional

El pasado martes el cordón industrial de Rosario y zona estuvo de paro. La confrontación de las políticas de ajuste, el rechazo a los despidos y la defensa de la soberanía, fueron los ejes fundamentales. Los piquetes empezaron de madrugada y al mediodía se dio un acto con referentes de las distintas centrales obreras y gremios. Allí se expresaron los alcances y contradicciones que determinarán el sinuoso camino de la unidad.

Gremios de la CGT San Lorenzo, de la CTA Autónoma y la CTA de los Trabajadores participaron de la medida de fuerza en la apertura de un mes que contará con sucesivas huelgas en diversos niveles. Desde las 4 de la mañana del martes 4 de septiembre, las gomas empezaron a chispear en diferentes piquetes plantados desde Baigorria a San Lorenzo. En Villa Constitución también hubo acto en la Plaza Central.

El paro surgió en una asamblea realizada en Fábrica Militar Fray Luis Beltrán (FMFLB) donde una nueva camada de despidos acumuló 84 cesantías en menos diez meses. Allí se fue macerando la idea de una medida conjunta en un cordón golpeado por los despidos, el cierre de fábricas y las suspensiones.

Se estima que el paro regional tuvo un acatamiento del 95%.  En Rosario, hubo desobligación de Amsafe Rosario de 10 a 15 horas y ATE Rosario paró en todos los niveles. Heterogéneo y variopinto fue el mapa de referentes que al mediodía bajo un sol cálido tomaron la palabra en la Rotonda de los Trabajadores en el ingreso a San Lorenzo, de cara a cientos de personas de diversos sectores, incluso legisladores y legisladoras provinciales y locales.  Los oradores y oradoras plantearon la defensa irrestricta de la educación y la salud públicas. A lo largo de las alocuciones, se escuchó reiteradamente ‘el hit del verano’ que tiene al Presidente Mauricio Macri como protagonista.

Hambre y abismo

Las organizaciones sociales se hicieron presentes, como parte de un plan de lucha y alerta permanente en un mes que las seguirá teniendo en las calles denunciando la dramática situación que se vive en los barrios del país. Desde la Corriente Clasista y combativa consideraron que la política del gobierno nacional “es ajustar al pueblo para darle ganancias extraordinarias a la renta financiera, agroexportadoras y mineras. Hay que ir a buscar la plata donde hay, en esos grupos económicos y no en el salario, la educación y la salud del pueblo”.

Señalaron que las políticas de hambre llevan “al abismo” al país y subrayaron la realidad de desempleo, pauperización y represión. En este sentido desde la Federación de Organizaciones en Lucha, repudiaron el asesinato de Ismael, el niño chaqueño baleado en medio de una agresión policial que quiso disfrazarse de ‘contención’ de saqueos.

Voces gremiales

La unidad, la defensa de los puestos de trabajo y el repudio a la política nacional guiada por el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, atravesaron todos los discursos. Jesús Monzón, Secretario General de la CGT San Lorenzo, destacó la participación de las mujeres en la convocatoria, aunque los límites de la valoración se vieron en la composición de género en el escenario.

Monzón

El dirigente hizo un resumen de los principales conflictos del cordón: los despedidos hace dos años por Petroquímica Bermúdez, los 500 de Ar Zinc, 84 de FMFLB, 7 municipales de Fray Luis Beltrán “echados de forma errónea”, 2 suspensiones a delegados electos en IBM, el conflicto de Oil Combustibles. Ante la dramática situación, agradeció la presencia de 42 sindicatos de la que viajaron de toda la provincia para acompañar.

Desde CTERA y la CTA de los Trabajadores, Sonia Alesso brindó el apoyo a los trabajadores y trabajadoras despedidas del Cordón Industrial. “No vamos a bajar los brazos hasta que cada trabajador y trabajadora sea reincorporado. Esta unidad la estamos planteando desde que el gobierno de Macri asumió, porque para muchos de nosotros no era lo mismo, dijimos sin ser neutrales ni equivocarnos que este era el gobierno del Fondo Monetario, del ajuste, del hambre y los despidos. Desde Amsafe dijimos cuál iba a ser el modelo educativo y de país”, recordó.

Terés

El Secretario General de la CTA Autónoma de Rosario y de la AMSAFE local, Gustavo Terés, dijo: “vamos a seguir confrontando a este gobierno. En los 90 se llevaron YPF, los ferrocarriles, ENTEL, ahora vienen por las pocas empresas del Estado que nos quedan, como Fabricaciones Militares, Astillero Río Santiago”.  Y subrayó: “venimos a plantear esta lucha unitaria donde compañeros de los movimientos sociales, de los sindicatos, del sector estudiantil, como un solo puño, vamos a seguir golpeando a este gobierno. Ayer (por el lunes) en Rosario todas las facultades estuvieron tomadas y hoy los estudiantes están acá: viva la unidad obrero estudiantil”.

El Secretario General de ATE Rosario, Raúl Daz, manifestó su “orgullo por esta jornada que marca la historia de la clase trabajadora que en los setenta, los ochenta y los noventa no le dio tregua a las patronales que siempre estuvieron en contra de nuestros intereses”. Destacó además que “esta pechera (por la de ATE) como muchas de las que están acá, con caucho, quema de goma, reclama que queremos derechos, pleno empleo, distribución equitativa de la riqueza”. Por eso convocó a seguir “madurando la unidad de la clase trabajadora”.

Unidad que no has de beber

Como parte de los desafíos, las preocupaciones y alertas que dejó el acto, vale esbozar un análisis. Primero se hizo loa de una unidad que en la práctica se vivió como convivencia agresiva en la diferencia por parte de los sectores del sindicalismo peronista más tradicional. “Los sindicatos son de Perón”, “votaste en blanco”, “vamos a volver”, y las acusaciones a dirigentes ausentes del acto, fueron cuestiones que trascendieron la liturgia clásica y marcaron la cancha en lo que a perspectiva de consolidación multisectorial respecta.

La actitud de tapar oradores mientras hablaban, la idea de que se llega a la instancia actual por no haber escuchado a los sectores aliados al kirchnerismo sobre lo que se venía y la apuesta a que de esto se sale con unidad y lucha, pero sobre todo con un peronismo unificado, por momentos relegó el sentido mismo de la jornada.

“Hagamos memoria de lo que pasó los últimos 12 años cuando teníamos un ministerio que funcionaba, con el compañero Carlos Tomada, hoy tenemos un Ministerio de Trabajo cerrado”, dijo Monzón. “Tenemos un montón de diferencias, los que por ahí nos creemos dirigentes y manejamos una tropita creemos que nos vamos a salvar solos. Compañeros, acá sólo no se salva nadie”, alertó el dirigente de la CGT sanlorencina. Y usó una porción de su discurso para acusar de “carnero” y “traidor” a Edgardo Quiroga, gremialista del cordón que no participó de la huelga.

Alesso, Reguera, Terés y Monzón

El Secretario Gremial de la CGT San Lorenzo y Secretario General del Sindicato Aceitero de San Lorenzo, Pablo Reguera, Consideró que “no hay más tiempo para vacilar. Yo vengo de las multinacionales donde seguramente pusieron más de seis mil millones de pesos para que Macri sea Presidente de la Nación. Queremos empresarios de enserio, que vengan y abran esas fábricas que están cerradas. Vamos a trabajar para que haiga más inversiones para que tengamos trabajo, que es lo único que nos interesa. Somos de la clase que se levanta todas las mañanas y que no quiere que nos regalen nada porque la queremos ganar, no queremos que nos tiren cuatro mangos y nos digan ‘estás suspendido’”.

Es curioso el planteo del dirigente, al margen de las valoraciones discursivas, dado que fue el primero en firmar la entrega del convenio de su sector con el Ministro de Trabajo Jorge Triaca. Los accidentes en el cordón industrial, con el costo de varios muertos como en COFCO en diciembre, también hablan de las dinámicas con que se trabaja y se permite trabajar. Antes de esa tragedia hubo otras, con víctimas jóvenes, pero no hubo huelga ¿Era tiempo de vacilar?

“Alguien dijo alguna vez que ser militante es un derecho, pero cuando la patria está en peligro, ser militante es una obligación”, dijo Jorge Hoffman, Secretario General de ATE Provincia de Santa Fe, dirigente de la CTA de los Trabajadores y ex candidato a Vicegobernador de Agustín Rossi por el Frente Para la Victoria. Su planteo abre un viejo debate sobre cómo desde las dirigencias gremiales, en función de su pertenencia política partidaria, se ha apostado a la desmovilización en etapas de gobiernos afines.

El dirigente estatal lleva tres décadas en su puesto y no ha participado de paros nacionales que su propia organización central ha convocado. No obstante, citó a Lenin: “hay años que valen por décadas y hay décadas que valen por años, este año vale por décadas porque si no derrumbamos el modelo económico estaremos sometidos por décadas”.

A todas vistas, no hay un registro de que la falta de modificación de cuestiones estructurales de la política neoliberal también abonó a la consolidación de un espacio político como Cambiemos, que asumió con el voto de parte de las bases de esos gremios. En este berenjenal lo que parece quedar cada vez más claro es que parte de las dirigencias formadas en los últimos coletazos de las grandes estructuras partidarias clásicas como la hemos conocido antaño, no están a la altura del momento histórico. Hay dificultades hasta para sostener marcos de respetos unitarios en jornadas que, no obstante, son valiosas y necesarias.

Es preocupante que el programa para resolver los problemas de los trabajadores por parte de los gremios más poderosos siga siendo solamente apostar a la unidad del peronismo, para que a la izquierda sólo vuelva a estar la pared, y volver a vacilar en las responsabilidades sindicales. Habrá que ver qué saldos deja este septiembre con paros importantes los días 12 y 13 y la huelga nacional planteada el 25. Lo que sigue sembrando esperanzas activas es la irrestricta voluntad de lucha demostrada en las calles de sectores cada vez más amplios de la población.


Nota y fotos: Indymedia Rosario

Un Comentario

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *