Juicio por el asesinato de Javier Chocobar: crónica de la sexta jornada

En lo que confiere al desarrollo de la sesión del jueves 6 de septiembre 2018, el primer testigo que declaró fue Justo Danielsen (por parte de la defensa de Goméz) quien estaba llamado por el Tribunal el día martes, pero compareció a prestar testimonio el día jueves, excusado por una supuesta intervención a causa de una cardiopatía.

Más noticias del juicio

06/09/2018

Danielsen se presentó como un “camarada” de Gómez. Dijo ser Comisario inspector jubilado y docente de la escuela de suboficiales. Tomó la palabra para exponer su conocimiento respecto de lo que llamó “técnica para defender el espacio personal”. Afirmó que había visto el video detenidamente y que según su “pericia” no quedaban dudas de que Gómez se habría defendido. No obstante, ante el pedido de una fundamentación técnica por parte de la Fiscal Marta Jerez de Rivadeneira, el testigo sólo pudo responder que el peligro para Gómez era “evidente”.

Sin mayores fundamentos y con un visible nerviosismo, Danielsen se levantó de la silla y propuso una “representación” diciendo “que pase alguien del público”. Ante esta situación la presidenta del Tribunal le sugirió que se sentase y la Fiscal nuevamente le preguntó ¿qué le hace pensar que Gómez estaba en peligro? Danielsen respondió: “el hecho de que le hablaban, le reprochaban”, afirmando que Gómez habría estado rodeado, en inferioridad numérica e invadido en su espacio personal. Notando que el testigo relativizaba su discurso diciendo que había visto el video “hacía mucho tiempo” y por “interés personal”, el tribunal solicitó la proyección.

Luego de un descanso y con el video trascurriendo Danielsen solo se limitó a reconfirmar su postura, ante lo cual el abogado de la comunidad, Carlos Garmendia preguntó: ¿Aún a sabiendas de que quien filma está con Gómez y está armado usted seguiría afirmando que estaba en inferioridad numérica? Ante la respuesta afirmativa, el abogado de la querella Pablo Gargiulo pidió detener el video en el momento del ataque que realiza Gómez donde él va claramente hacia delante y ataca a las tres personas de la comunidad que estaban frente a él, detonado varios disparos. Detenido el video pregunta ¿sigue afirmando usted que Gómez aquí está “rodeado”? A lo cual el testigo volvió a afirmar su postura.

Luego fue el turno del Dr. Horacio Ezequiel Jimenez, jubilado médico forense del mismo Tribunal. Fue conciso en su desarrollo y su apreciación respecto de las actuaciones.

Refirió que la muerte de Javier Chocobar fue provocada por el impacto de bala que destruyó la arteria femoral. Explicó al respecto que una persona en esas condiciones pierde la conciencia en menos de 10 segundos y muere en menos de 15 minutos ya que es como si la sangre fluyera del cuerpo como un “canilla”. A su vez indicó que la única posibilidad que tiene de ser asistido un herido en esa arteria y teniendo en cuenta las condiciones del cuerpo de Javier Chocobar, que era el cuerpo de un campesino, lo cual irrigaba más fuerte la sangre era realizar un torniquete cosa que podía dificultarse por la fractura de fémur producto del disparo de bala y porque requiere un conocimiento específico.

Seguidamente fue el turno del Dr. Pablo Esteban Jorrat Tulaque, quien detalló la intervención puntual, dentro de las varias intervenciones quirúrgicas, que se le realizaron a Andrés Mamani luego de la masacre del 12 de octubre de 2009. Haciendo hincapié en las múltiples complejidades que tuvo aquella intervención y explicando detalladamente que tras el impacto de bala sufrió la pérdida del vaso, la rotura de los tramos del intestino, entre otras cosas. Indicó que su intervención puntual fue la confección de lo que comúnmente se da en llamar “anocontranatura”. Luego comunicó que a Andrés se le practicó una traqueotomía todo el tiempo de la internación, lo cual probablemente le ha dejado secuelas aunque no podría calcularlas por el tiempo trascurrido desde entonces.

Posteriormente fue el turno de los testigos José Fabián Orillo, Director criminalística de la unidad regional norte; Raúl Romano, planimetrista; y Daniel Valdez fotógrafo; todos ellos policías. Este bloque se destacó por una serie de preguntas de carácter capcioso e intimidatorio por parte de los abogados de la defensa. Por dar solo algunos ejemplos, respecto del hecho de que no había cadena de custodio de los elementos: La defensa preguntó ¿Cómo no se practicó una cadena de custodia de los elementos secuestrados? A lo que el oficial respondió: “es que en esa época no había cadena de custodia en el protocolo”. Luego ante la pregunta ¿Cómo no se practicó una representación a escala en ese primer croquis?, el testigo respondió: “no contábamos con escala en ese momento, fue a mano alzada”. Ante esta situación, la querella solicitó a la Presidenta del Tribunal terminar el juego de confusiones de la defensa, requerimiento aceptado por el tribunal, dando por finalizado el testimonio.

Víctor Fernando Vázquez, policía de criminalística, relató el peritaje realizado a la camioneta, en la cual encontró ropa con manchas pardo-rojizas y un bolso con una cartuchera de pistola y una pistola chica de tobillo, y sobre el volante otra cartuchera. Pidieron que explique el uso de cada una. Una es para el tobillo y otra para llevarla en la cintura adentro del pantalón. La querella pidió que introduzca todas las armas y vea cual es la que coincidía con la cartuchera. De este modo se pudo confirmar que el arma que coincidía era la que portaba Gómez en el momento de los hechos.

Sobre este punto es notoria la presión que ejerce la defensa cuando se trata de testigos ligados a las Fuerzas de seguridad, incitando la confusión en relación a los protocolos y procedimientos utilizados, con pretensión de invalidarlos.

El juicio continuará el próximo martes 11 de septiembre a las 9:00hs. El tribunal tiene que decidir si va a dar lugar al pedido de reconstrucción de los hechos formulado por la querella.

Fuente: https://www.facebook.com/justiciaparajavierchocobar/posts/1913576448936341

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *