Ronda de Madres y la Ministra que mira mucho CSI

Terminada la ronda del jueves pasado, Nora Cortiñas habló de Ismael: “Lo indignante, además de la muerte, es el periodismo que decía que este chico murió, no decía ‘lo asesinaron’. La mentira del gobierno, de la policía y del periodismo. Qué desgracia tenemos con el periodismo, pasan los años y encima tenemos los despidos de Télam y lo de las agencias perseguidas. Todo este ataque y esta invención, la Bullrich que primero empezó con los RAM, ahora llama saqueo a lo que es hambre y gente que quiere alimentos, pero además no dicen del saqueo que nos están haciendo al pueblo argentino”.

Patricia Bullrich, ministra de Seguridad, sumó en estos días una nueva medalla. En declaraciones a medios masivos amigos, afirmó que los saqueos en Mendoza están organizados por grupos kirchneristas, pero “en lo de Chaco la situación es un poco distinta. Hay un barrio en Sáenz Peña, aborigen, que tiene mucha gente joven, y que desde el sábado había mucha agitación por medio de Whatsapp de que iba a haber el lunes un saqueo a las 7 de la tarde, y claro, ya todo el mundo sabía: lo sabía el dueño del almacén o del supermercado, lo sabían los vecinos, lo sabía el intendente, lo sabíamos nosotros, lo sabía la policía provincial, el gobierno, lo sabíamos todos”. De ese modo, Patricia Bullrich reconoció torpezas propias. Probablemente porque los hechos fueron otros, es que aún no hay nadie preso por el asesinato de Ismael. “Lamentablemente en algo que se sabía iba a pasar: terminó muriendo un chico en una situación típicamente de confusión, de arenga mal llevada”, analizó la Ministra que defiende cualquier asesinato de las fuerzas que comanda y que lleva adelante investigaciones de acuerdo a las series que mira: “Cuando uno mira la serie de Pablo Escobar Gaviria, ve que se le pudría la plata de tanto que tenía. El dinero en efectivo, cuando no entra en los circuitos comerciales o en los paraísos fiscales, en general tiene este tipo de lugares: se entierra”, afirmó en una entrevista con Luis Majul, donde uno y otro hablaron de tener información de containers enterrados en lugares amplios o descampados.

Se trataría de una novedad: paraísos fiscales de puerta dura. Pero además hace pensar que la plata no se fuga, se queda en el país para nada. El negocio no es enterrar, es fugar. Saquear.

La Ministra ya tiene antecedentes. Sobre el caso Nisman dijo que vio en una serie que “la mafia rusa agarra a una persona, la sienta en una silla, le pone unos aparatos especiales, le pone la pistola así, y de golpe una persona totalmente cubierta, tira un piolín y lo hace suicidar”. Suponemos que el mafioso ruso tiene la cara cubierta por tratarse de un giro de tuerca de la serie y no de un piquetero de la Russkaya mafiya, pero por sobre todo agradecemos que Bullrich aún no miró la serie animada Rick and Morty,  si no la galaxia misma estaría en peligro. Porque ni siquiera se basa en documentales, sino directamente en la ficción, y desde ahí avanza para decir que no va a tirar un gendarme por la ventana o sale a merendar sanguchitos de miga con Luis Chocobar, el policía que fusiló a un adolescente en el piso. Cambiar doctrinas, dice. No respeta protocolo y le da la derecha a los asesinos uniformados. Desde reprimir murgas infantiles a atacar a la organización social La Poderosa acusándolos de narcotraficantes. La Ministra que alucina con el enemigo interno no tiene límites y le puso su firma a un informe donde ataca a comunicadores y organizaciones sociales, referentes de pueblos originarios, partidos políticos opositores y lo que se pueda incluir dentro de la todo terreno sigla “RAM”. Organización que según la ministra tiene alcance internacional y financiamiento diverso. La idea no parece tomada de una plataforma de contenidos visuales, sino más bien de otro canal. Info TV Servicios copia y pega para usted. Al asesinato de Ismael en Chaco se le puede sumar el de Facundo, de 11 años, en Tucumán. En ese caso, la policía le disparó en la nuca. Dijeron que se trató de un enfrentamiento. Bullrich defendió el accionar de la policía: “Disparar o no por la espalda depende de la situación. Es un detalle”. Facundo no tenía restos de pólvora en sus manos y uno de los policías que disparó dio positivo en el análisis toxicológico. Cocaína y marihuana.

En ambos casos, Ismael y Facundo, en las redes atacaron a las víctimas difundiendo fotos falsas. En los medios es igual de grosero. Con Santiago Maldonado, Clarín llego a afirmar los dichos de un policía: “Hay un barrio de Gualeguaychú en donde todos se parecen a Santiago”. Y eso no es lo peor que publicaron. Con Rafael Nahuel ocurrieron noticias similares. Se los demoniza. Las víctimas son responsables de sus muertes. El método que la Ministra propaga no es nuevo, Info TV Servicios lo viene desarrollando desde hace rato. Grandes medios de comunicación, como Clarín y La Nación fueron sus arietes durante el Terrorismo de Estado en la última dictadura. Es inaudito que tengan credibilidad.

Las locas

Nora recordó las primeras rondas en la Plaza: “Algo que a veces nos pasa con Mirta (Baravalle), cuando empezamos a venir pedíamos por nuestros hijos, por la verdad, aparición con vida, dónde están, que pasó con ellos. Eran pedidos específicos sobre la situación de los desaparecidos, entonces esta reunión era de memoria, verdad, justicia por los desaparecidos. Al tiempo nos fuimos dando cuenta de que esa reunión por memoria, verdad y justicia nos llevaba a pensar las consecuencias de lo que fue el Terrorismo de Estado. Estamos viviendo hoy esas consecuencias. Por ejemplo la muerte de Chicha Mariani (Fundadora de Abuelas), se murió después de esperar 42 años poder abrazar a su nietita que se la robó el Terrorismo de Estado, que están vivos los que se robaron a esa bebita. Quiere decir que estamos rodeados de Terrorismo de Estado. La muerte de Ismael, la muerte de mujeres que están luchando permanentemente en barrios muy pobres, la ley del aborto que no sale, es Terrorismo de Estado”.

Desde que la ley por la interrupción voluntaria del embarazo fue rechazada en el Congreso, y a raíz de la presión que la Iglesia Católica ejerció para que no salga, es que Nora quiere apostatar y pide la separación de la Iglesia del Estado: “Estuve apoyando la separación del Estado de la Iglesia, soy católica por herencia, ahora me estoy apartando de lo que es la religión. El dogma. Creo en Dios. Esta mañana me pregunté cómo ellos (los curas) cobran sueldo, sin haber admitido el terror, la tortura, los vuelos de la muerte, cuando entraban a los campos de concentración diciéndole a la gente torturada que hable o hay más torturas. Cuando ellos bendecían las armas de los torturadores que torturaban a nuestros hijos, a nuestras hijas, a niños, cuando participaban en ese festival del horror, si sería porque cobraban un sueldo o sería por su propia ideología y creencia, porque cuando ellos escucharon y leyeron que íbamos a hacer esta propuesta de separarlos del Estado, creyeron que era por cuestiones económicas y rápidamente dijeron que iban a entregar eso para bien público, pero no es eso. Es la ideología de ellos. La postura y querer meter en la cabeza del pueblo su ideología. Quiero explicar que pedir la separación del Estado de la Iglesia no es ningún acto de venganza, ni de odio, ni de bronca. Es lo que corresponde, no tienen por qué depender, si cuando dependían no trabajaron para los pobres, para el pueblo, ¿por qué vamos a tener que seguir aguantándolos? Yo me quiero separar del club del mal, rescatando algunos curas que quiero, que nos acompañaron en los años de más tristeza. Nunca de los curas nuestros, nos quisieron consolar diciendo que rezáramos que así se nos iba a pasar el dolor… nunca. Los curas que son los nuestros”. Y concluyendo, Nora volvió a hablar de saqueo: “Todos los desaparecidos son parte de la deuda externa, porque los desaparecidos de antes y ahora, son parte del sistema económico perverso, que cambian los gobiernos y sigue el plan económico neoliberal, capitalista. El capitalismo es meterte la mano en el bolsillo y reventarte, el Fondo Monetario Internacional es el primer instrumento que tienen para vaciar el país y hacernos esclavos. El G20, que vienen a encontrarse los presidentes democráticos, van a cercar todo el país para que el pueblo no se pueda acercar a ningún lado donde ellos estén, pero vienen a imponer las órdenes. Por eso las madres nos transformamos y hablamos del FMI, de la desocupación, del hambre. Antes también era vengan a la plaza y no digan nada, son las locas. Quédense mudas. Muchos años pasaba la gente por acá y nos miraba y seguía de largo, porque el gobierno nos dijo locas. No les hablen, no se arrimen, porque son las locas. Bueno, acá están las locas que quedamos y estamos con todo el pueblo”.

Desangrarse

En la Ronda, trabajadores ambulantes de Senegal relataron cómo son maltratados por la policía que les roba la mercadería y objetos personales en allanamientos a sus domicilios. Integrantes de Pueblos Originarios acompañaron a las Madres con carteles por Ismael Ramírez, Rafael Nahuel y Santiago Maldonado, pidiendo justicia. Amalia Ameli Vargas, de la nación chicha, que marchó con la wipala y tenía un cartel por el niño qom, va a repudiar al Estado que asesina a sus hijos: “Los pueblos originarios defienden la tierra, por eso son encarcelados. Porque si no, no pueden tener territorio para vender a las grandes empresas. El pensamiento occidental compite para quitarnos el territorio y la Iglesia compite para quitarnos nuestra cultura. Nos obliga a rezar, a arrodillarnos. Nosotros no estamos para pedir perdón. Somos ricos en naturaleza, tenemos nuestras medicinas. Pedimos a todos los que están en el Estado que se hagan cargo de la muerte de Ismael”.

Desde este jueves en la Plaza de Mayo, junto al presente por los 30.000, sobrevuela una poesía de Ricardo Chávez Miranda que se leyó por Ismael. Aquí un fragmento: “La mentira justifica todo, menos tu desangre. Esa edad preciosa, que perdiste, fue mía, te debemos una caricia en la frente.”

Fuente: http://www.laretaguardia.com.ar/2018/09/ronda-de-madres-y-la-ministra-que-mira.html

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *