Una nueva estafa de Clarín a la Anses

Al igual que con las AFJP, una maniobra con las acciones de Telecom busca perjudicar a los jubilados en beneficio del holding.

El Grupo Clarín prepara una nueva estafa a la Anses que, de concretarse, implica más de 8.400 millones de pesos. Tras la fusión de Cablevisión con Telecom y la toma de control de esta nueva corporación comunicacional sin precedentes por Héctor Magnetto y sus huestes, la ley los obliga a ofrecerle a todos los accionistas de esas empresas la posibilidad de comprarles sus acciones. Eso incluye a la ANSES, que tiene el 9% de Cablevisión Holdings y el 11,34% de Telecom. Sin embargo, en el caso de Telecom, pretenden pagarles mucho menos de lo que valen. El holding ofrece 110 pesos por acción, cuando su valor en la Bolsa porteña superó en las últimas semanas los 145. La Comisión Nacional de Valores (CNV), cuya tarea es controlar estas operaciones, quiso intervenir, pero el lobby judicial de Magnetto logró una medida cautelar que le ató las manos al organismo. Para completar la maniobra, buena parte de la operación se hace a través de firmas radicadas en guaridas fiscales.

OPA, OPA, OPA

La fusión Cablevisión-Telecom fue el último gran beneficio que Magnetto le arrancó a Mauricio Macri. La autorización llegó a mediados de 2017 y la fusión se hizo efectiva a partir del 1 de enero de 2018. Según el ranking que elabora la revista Forbes, Cablevisión Holding (el nuevo nombre de la compañía) se transformó en la quinta empresa del país, valuada en 11.500 millones de dólares.

Las empresas primero se fusionaron, luego Magnetto y sus lugartenientes tomaron el control de la nueva compañía. Al producirse esto, la empresa está obligada por ley a realizar una Oferta Pública de Acciones, una OPA. Significa que, como la empresa creció y cambió de conducción, les ofrece a todos los accionistas minoritarios comprarles sus acciones. Uno de esos accionistas minoritarios es la ANSES, a través del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS). Es, de hecho, el más grande de los minoritarios, según la información de la propia empresa.

El FGS posee el 11,34% de Telecom. Según el último dato que brinda el organismo (que, como informó El Destape, oculta sistemáticamente sus cuentas), esa participación está valuada en 25.447 millones de pesos. También tiene el 9% de Cablevisión Holding, cuyo valor es de 4.848 millones de pesos, y el mismo porcentaje en el Grupo Clarin por 518 millones. Así es como quedó dividido el holding y ANSES mantuvo participaciones en los tres.

La fusión de Cablevisión y Telecom se aprobó a mediados del año pasado pero se hizo efectiva el 1 de enero de 2018. La ley estipula que tenian 6 meses para hacer la OPA. Lo hicieron recién el 21 de junio, a 9 días de que venciera el plazo. ¿Qué pasó en el medio? La sanción de la ley que modificó el mercado de capitales otorgando mayores beneficios y menos controles a las empresas en este tipo de operaciones. El Gobierno de Macri, en su catálogo de eufemismos, tituló a la norma como Ley de Financiamiento Productivo.

Pero también entre que anunciaron la OPA y la actualidad “pasaron cosas”. El precio de la acción aumentó. En la OPA, el 21 de junio, el precio ofrecido es de 110,85 pesos la acción. A partir de ahí subió y, el 20 de septiembre, llegó a un máximo de 147. Una diferencia de 36 pesos, un aumento del 32%. Multiplicado por la cantidad de acciones son miles de millones de dólares. Con un dato extra: ese mismo día, lograron una medida cautelar para que la CNV no pueda intervenir. Todo coordinado.

ANSES es el principal accionista minoritario de Telecom, por ende, el principal perjudicado por esta maniobra. Tiene 246.018.839 acciones Clase B de TECO2, la denominación de Telecom en la Bolsa porteña. Con el precio que ofrecen Magnetto y sus socios, si venden esas acciones obtendrán 27.271 millones. Al precio actual, un promedio de 145 pesos, las acciones de ANSES valen 35.672 millones. La diferencia entre lo que quiere pagar Magnetto y lo que valen hoy esas acciones supera los 8.400 millones de pesos.

Esta maniobra tiene un antecedente. El FGS tenía el 11,85% de Petrobras, porcentaje casi idéntico al que tiene en Telecom. Cuando Pampa Energía, el holding que comanda Marcelo Mindlin, se quedó con Petrobras, tuvo que hacer una OPA. La Anses le vendió sus acciones a 10,37 pesos y a los pocos días valían 18. ¿Qué pasó? Mindlin, uno de los empresarios predilectos de Macri, compró muy por debajo del precio real.

La cuestión ahora es si los funcionarios que quedaron a cargo del FGS se atreverán a repetir la treta. Por el caso Petrobras fueron denunciados y el titular del organismo, Emilio Basavilbaso, tuvo que desfilar por el juzgado de Claudio Bonadio. Que el juez avance en una investigación vinculada a Mindlin no parece casual. También lo citó en la causa por la fotocopia de los Cuadernos del chofer Centeno. Todo indica que el sobrenombre de su juzgado, “La Embajada”, coincide con el lugar de donde recibe las órdenes.

Justicia en lo Clarín y Comercial

El 20 de septiembre, el mismo día que las acciones de Telecom tocaron su precio record de 147 pesos, Magnetto logró una cautelar para impedir que actúe el organismo que debe controlar la OPA por la cual corren riesgo las acciones que tiene la ANSES en sus empresas. Hace meses que el macrismo tiene la intención de despojar al organismo de esos activos, algo grave para el fondo anticíclico de seguridad social. Ahora, además, la situación empeora con la venta a un precio más bajo y la complicidad judicial.

El favor llegó de la mano del juez José Luis Cassinerio, que está subrogando el Juzgado Civil y Comercial Federal 3. La denuncia la presentó Damián Cassino, tristemente célebre por la paliza que recibió en la audiencia donde pregonaba la inconstitucionalidad de la Ley Audiovisual, luego derogada de facto por Macri a los pocos días de su mandato. Los tiempos cambiaron y de aquel fallo de la Corte Suprema que estableció la constitucionalidad de la denominada Ley de Medios ahora el máximo tribunal lo preside un ex abogado del grupo comandado por Magnetto y sus abogados actuales no paran de obtener beneficios judiciales. Este es el caso.

En un breve escrito, el subrogante Cassinerio se limita a retomar todos los argumentos del holding de Magnetto para atarle las manos a la CNV. La empresa afirma que la OPA “debería ser aprobada y autorizada sin condicionamiento de ningún tipo” y que “la CNV, amparándose en una supuesta vulneración del principio de igualdad de trato entre los accionistas, impuso condicionamientos al precio de la OPA que no tendrían ningún sustento legal, fijando el valor de la misma en dólares, lo que le causaría un grave perjuicio económico porque se vería obligada a pagar un precio sensiblemente superior al previsto por la Ley de Mercado de Capitales que configuraría una expropiación a Cablevisión”. O sea, para Magnetto, que la CNV proteja a los accionistas minoritarios es expropiatorio.

Luego resuelve: “dispónese como media interina que la Comisión Nacional de Valores deberá abstenerse de expedirse y resolver sobre la autorización de Oferta Pública de Adquisicón Obligatoria de Acciones Clase B de Telecom Argentina promovida y formulada por Cablevisión Holding”, todo hasta que termine el pleito por el precio de las acciones. Y con un detalle. Establece que todo esto suceda “previa caución juratoria”. La caución es una garantía de cumplimiento de lo que finalmente resuelva el juez. Al poner “juratoria” en lugar de “real”, lo que hizo es establecer que Cablevisión-Telecom prometen una compensación en lugar de dejar un depósito en dinero. ¿Quién le hará cumplir la promesa?

El magistrado mandó a notificar a la CNV, pero sus trabajadores estaban de paro. El mensajero tiró la notificación por debajo de la puerta pero nunca llegó a destino. Tuvo que enviarla de nuevo. Es que pese a que al igual que en todos los organismos de control Macri designó a sus funcionarios, nadie quiere ponerle la firma a una maniobra tan alevosa. El presidente de la CNV, Marcos Ayerra, tuvo un paso por Telecom entre 1991 y 1994. Acompaña a Macri desde el inicio de su gestión. Pero una maniobra así no pasa desapercibida. Tanto en la CNV como en ANSES puede costar que alguien ponga la firma. La cuestión se a a dirimir entre Macri y Magnetto.

Offshores

En el documento que presentó Cablevisión Holdings para anunciar la OPA hay otro dato notable, y es que buena parte de la operación se hace a través de sociedades en guaridas fiscales.

Por un lado, el 20% de la empresa la controlan a través de VLG Argentina LLC, una de las sociedades que tiene el Grupo Clarín en la guarida fiscal que funciona en el Estado de Delaware, Estados Unidos.

Por el otro, Fintech-Telecom, que era la principal accionista hasta el 1 de enero, también está inscripta en Delaware. En Argentina, Fintech Telecom se inscribió en la Dirección Provincial de Personas Jurídicas de la Provincia de Buenos Aires el 30 de diciembre de 2013. El domicilio que da es General Juan Lavalle 2243, en Florida, Vicente Lopez, una construcción que, según puede verse a través de Google Street, no da la impresión de albergar uno de los fondos más importantes que operan en el país bajo la dirección de David Martínez.

Estas dos offshores, VLG Argentina y Fintech, comparten la dirección, en el 1209 Orange Street, un edificio que presta la dirección para miles de compañías para evadir impuestos.

Fuente: https://www.eldestapeweb.com/una-nueva-estafa-clarin-la-anses-n49926

Un Comentario

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *