En elección marcada por noticias falsas, el fascista Jair Bolsonaro es electo presidente de Brasil

Con 92,08% de urnas escrutadas, el fascista Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), obtiene un 55,70% contra el 44,30% del candidato del PT, Fernando Haddad, y resulta electo como presidente de Brasil tras hacer campaña con un discurso de odio, ausentándose de los debates presidenciales y sustentado por una enorme propagación de noticias falsas por redes sociales, en particular vía WhatsApp.

La victoria de Bolsonaro llega después que el gobierno golpista de Michel Temer lograra encarcelar y proscribir al ex presidente Lula da Silva, quien era favorito en los sondeos de intención de voto. El Tribunal de la Haya reconoció a Lula como “preso político” en julio pasado. El proceso de “golpe blando” y posteriores elecciones como metodología para imponer gobiernos de derecha reconoce como antecedentes inmediatos los casos de Honduras y Paraguay.

La asunción será realizada el 1º de enero en Brasilia. De esta manera la extrema derecha regresa al poder después del fin de la dictadura militar brasilera en 1985.

Imagen: Marcelo Camargo/Agência Brasil

Con información de Brasil de Fato y teleSUR | Jair Bolsonaro es militar de reserva y diputado federal desde hace 27 años. Antes de candidatearse a la presidencia, transcurría su séptimo mandato en la Cámara de Diputados, electo todas las veces por el Partido Progressista (PP). Recién en 2018 se integró al PSL.

A lo largo de sus siete mandatos en el Congreso tuvo apenas dos proyectos aprobados: una propuesta que extendía el beneficio de la exención del Impuesto sobre Productos Industriales (IPI) para bienes de informática y un proyecto de ley que autorizaba el uso de la llamada “píldora del cáncer”, vetado posteriormente por el Supremo Tribunal Federal (STF). El presidente electo lleva al General Hamilton Mourão como vice.

Al declarar su voto en el proceso de impeachment de la ex-presidente Dilma Rousseff, Bolsonaro homenajeó al coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, llamándolo “el terror de Dilma Rousseff” por haber comandado las sesiones de tortura contra la ex presidenta cuando estuvo presa en la dictadura militar.

Desde el inicio de las elecciones, Bolsonaro fue el blanco de la campaña #EleNão, que movilizó millones de personas en todo el país y en el mundo. Bolsonaro es conocido por sus posiciones en defensa de los militares y la portación de armas, además de declaraciones discriminatorias contra negros, mujeres y homosexuales.

Aunque se declara nacionalista, las propuestas de Bolsonaro apuntan a una política económica entreguista al sector privado, neoliberal  y de privatizaciones del patrimonio.

En los últimos días de campaña, el periódico Folha de Sao Paulo denunció que empresas compraron paquetes de difusión masiva de mensajes con noticias falsas contra el Partido dos Trabalhadores (PT) en WhatsApp, que alcanzaron a millones de personas beneficiando directamente a Bolsonaro.

Pocos días antes, la empresa norteamericana Facebook -también propietaria de WhatsApp- había dado de baja varias páginas de ultraderecha que hacían campaña por el candidato, por el mismo motivo.

El PT inició una Acción de Investigación Judicial Electoral en el TSE para que se investigue a Bolsonaro por abuso de poder económico y uso indebido de medios de comunicación. Si la acción llegara a sus instancias finales, se podría objetar el mandato de Bolsonaro.

Un Comentario

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *