Más punk y autogestivo que nunca, arranca el Festival Asterisco de cine LGBTIQ

Este 30 comenzó en Buenos Aires la quinta edición del Festival Internacional de cine LGBTIQ Asterisco y hasta el 6 de noviembre trae una catálogo de películas no solo queer, diversas y disidentes, sino también glam, monstruosas, documentales y más. De esto hablamos con su director, el periodista y crítico de cine, Diego Trerotola.

“Este espacio surgió originalmente en la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación hace cinco años, pero después de cinco ediciones decidimos irnos de la Secretaría y ahora es un festival independiente”, explica.

“La diversidad y la independencia van bastante bien de la mano y son una forma de poner en crisis mucho de lo que este presente tiene de reaccionario, de lgbtiqfóbico. Somos un festival de resistencia”, agrega Trerotola.

“Este año decidimos ser un poco más punk, es algo que tiene mucho que ver con la autogestión”, agrega. Pero también glam: “Porque es ponerle brillo a nuestra rebeldía, usar esa trinchera de la independencia para ser más maricones todavía”. Y es en esa tónica que a las 23 se proyecta el clásico del británico Todd Haynes, “Velvet Goldmine” (1998).

Desde adentro

El director explica que en ediciones anteriores la producción nacional era un poco mecánica en la manera de abordar la diversidad. Hoy, en cambio, se nutre de enfoques nuevos y variados.

Por ejemplo ‘Mocha’, el documental sobre Mocha Celis, el bachillerato popular trans. “Está hecho desde adentro, lxs guionistas son gente del Mocha, un proyecto punk de autogestión y de pensar lo cinematográfico por fuera del profesionalismo robótico de cómo se representa la diversidad sexual”, dice Trerotola.

Otros títulos son “La soledad es un cuerpo que cae”,  donde la directora Agustina Comedi, en su opera prima, habla de su padre a través de las imágenes grabadas con una cámara casera en su infancia, de las poquísimas palabras compartidas, de entrevistas a quienes lo conocieron y de preguntas sobre la homosexualidad de Jaime.

Otra película que entra en la competencia es ‘Yasireé Trans’, “documental híbrido-trans-rural que se sale de Buenos Aires y piensa otros territorios, que descentra un poco la cosa”, comenta Trerotola.

La joya paraguaya

Un imperdible de este Asterisco es la proyección de la película paraguaya “Las herederas”. Dirigida por Marcelo Martinessi, ganó premios en los festivales San Sebastián y de Berlín y armó cierto revuelo en su país de origen, donde los derechos para las personas LGBTIQ son un debe.

“Rompe con toda la tradición de criminalizar a las lesbianas en las peliculas de cárcel, muestra otra forma de los encierros y de lesbianas privadas de libertad. Hay un erotismo muy sabio entre personas adultas mayores”, dice Trerotola.

Deconstruir a Potemkin

En la programación la idea también es volver volver al pasado para traer al presente ese cine de pionerxs que amerita una relectura. Por eso el cierre del Festival será “El acorazado Potemkin”del ruso Sergei Eisenstein con música en vivo. “Esta película históricamente fue revolucionaria para la cinefilia pero siempre se pensó esa revolución desde la estética y política, desde un lugar bastante machista y se le veló el lado puto que tiene”, explica Trerotola.

Porque al final eso es Asterisco: “es como correr la mirada, corrernos el rímel, meternos todo adentro del ojo, es pintarnos la mirada”, dice Trerotola mientras arma un catálogo que engolosinaría al mismísimo John waters.

*

Dónde y cuándo: desde el 30/10 a las 19 horas en Hasta Trilce (Maza 177. Ciudad de Buenos Aires).

Fuente: http://agenciapresentes.org/2018/10/30/mas-glam-y-autogestivo-que-nunca-arranca-el-festival-asterisco-de-cine-lgbtiq/

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *