Intendente de Villa Atamisqui ordena levantar conexiones de agua potable a comunidad indígena

Daniel Herrero les “recomienda retornen a su forma ancestral” a los miembros del Ayllu Yacu Chiri del pueblo diaguita cacano.

Daniel Herrero, intendente de la Municipalidad de Villa Atamisqui (Santiago del Estero), está haciendo levantar el sistema de provisión de agua proveniente de la planta de agua potable a la comunidad indígena Ayllu Yacu Chiri del pueblo diaguita cacano.

Desde el año pasado la comunidad le reclama al municipio por la pésima calidad del agua “potable” que se distribuye por la red domiciliaria. Como puede verse en la imagen, es un agua de color oscuro, barroso, con olor pútrido.

Esta agua no es apta para el consumo (los animales no quieren beberla) humano y ya ha ocasionado problemas de salud en la población indígena. Tampoco es apta para la higiene.

Ante esta grave situación la comunidad resolvió no abonar lo que se está cobrando por la distribución de agua, exigiendo que la misma cumpla con los requisitos mínimos para poder ser consumida sin poner en riesgo la vida de personas, particularmente niños y ancianos.

La respuesta del intendente fue que “… el gobierno (de Zamora) no está dando reactivos para el agua,… yo solo les pido (dinero) para tareas mínimas, los que puedan… que continúen, los que no, pueden volver a su modo ancestral de vida y recolección de agua, y lo digo sin enojarme …, hasta estoy empezando a comprender a ex intendentes y comisionados locales con los cuales la comunidad no tuvo buena relación…”.

En el día de la fecha (12/03), el intendente Herrero resolvió que la comunidad “vuelva a su modo ancestral de recolección de agua” y ordenó se retiren las abrazaderas de los caños principales donde se conectan las mangueras que llevan el agua a los hogares.

El no funcionamiento del sistema de potabilización de la planta, sumado a las amenazas de corte de servicio y el discurso abiertamente discriminatorio del intendente Herrero pone a la comunidad frente a lo que se presenta como dos únicas opciones: pagar por agua a la Cooperativa de Agua Potable de Villa Atamisqui (ubicada a 8 km de la comunidad), sobre lo que los comuneros expresan que “… la cooperativa vende a $800 el tanque de agua, y no tenemos, con la situación que estamos…”; o, solicitarla a la comisión municipal de Medellín, pero para recibir este servicio de agua el comisionado exige que las familias hagan el cambio de domicilio de Yacu Chiri a Medellín. Cabe aclarar que la comunidad, aunque la mayoría de las familias están debajo de la línea de pobreza y viven en situaciones de vulnerabilidad, colaboró para la adquisición de las cañerías que distribuyen el agua.

La persona puesta por el intendente para cumplir las tareas de encargado de la planta potabilizadora, Rodríguez (alias “Tarrito”), también el encargado de transmitir las amenazas y mantener atemorizada a la comunidad.

Miembros de la comunidad comentaron en su momento que “… hay gente que esta con diarrea y otros problemas de salud y que es muy preocupante esta situación…”.

La comunidad, mientras tanto, espera que autoridades gubernamentales de la provincia intervenga frente a estos graves hechos que además de persecutorios y discriminatorios ponen en riesgo la vida de personas, ya que en reiteradas ocasiones se ha intentado dialogar por este problema con el intendente y este se niega a recibirlos o reunirse.

Además de estos hechos de gravedad, en otros temas también son hostigados sistemáticamente por el intendente Herrero, mostrando una total falta de respeto y reconocimiento de derechos fundamentales al territorio y a la dignidad de las personas.

Unión Solidaria de Comunidades

Pueblo Diaguita Cacano

Fuente: atariy_sgo@hotmail.com

3 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *