Sentencia en causa Perassi: se consagró la impunidad

La resolución del tribunal integrado por Álvaro Campos, Griselda Strologo y Mariel Minetti absolvió a todos los imputados en la causa que investiga la desaparición de Paula Perassi. En la vigilia montada fuera del Centro de Justicia Penal se vivieron momentos de profunda zozobra y la madre de la joven sanlorencina debió ser internada por una descompensación.

Después de semanas de juicio oral y con presencia policial en las puertas de la dependencia judicial, se conoció la inesperada resolución del tribunal. De los 9 imputados, 5 son policías que intervinieron en la investigación inicial.  Tanto la querella como la fiscalía habían apuntado como responsables del aborto forzado seguido de muerte de Perassi a Gabriel Strumia (quien tenía una relación extramatrimonial con Paula), su esposa, Roxana Michl; su chofer y mano derecha, Antonio Díaz; y la mujer acusada de practicar el aborto, Mirtha Rusñisky. Los cuatro enfrentaban cargos por privación ilegítima de la libertad agravada y aborto sin consentimiento seguido de muerte en calidad de coautor y en concurso real, cuya condena se pidió que sea la prisión perpetua.

Paula Perassi desapareció en septiembre del 2011 en San Lorenzo, era madre de dos hijos y estaba embarazada producto la relación con Strumia, poderoso empresario de la zona. El ex jefe de la Agrupación Cuerpos de San Lorenzo, Adolfo Puyol, enfrentó la acusación de la fiscalía de juicio por encubrimiento por favorecimiento personal y real y por no denunciar la perpetración de un delito cuando estaba obligado a promover la persecución penal de un delito de esa índole, agravado por su condición de funcionario público, e incumplimiento de los deberes de funcionario público en concurso real, en calidad de autor. Fiscalía pidió 6 años de cárcel y 10 de inhabilitación para funciones públicas. La querella lo acusó de los mismos delitos que los civiles por lo que pidió la misma pena.

Por su parte, los agentes Jorge Krenz, Gabriel Godoy, María José Galtelli y Aldo Gómez fueron señalados por encubrimiento agravado por ser funcionarios policiales, sustracción de pruebas, falsedades e incumplimientos.

Pero ninguna de esas penas tuvo lugar. En voz de Strologo, el tribunal hizo una exposición en la que achacó la falta de medidas probatorias a la querella y a la fiscalía. “Se tomaron más de siete años para recolectar y tomar evidencias para saber qué pasó con Paula Perassi”, dijo la jueza en una larga introducción a la disposición. Apuntó a ambas partes denunciantes por presentar una “versión de los hechos que no surgió de investigaciones estatales, sino de una serie de datos y comentarios recolectados desde el dolor por su ausencia, armados por el imaginario popular que se fue alimentando con el tiempo y el clamor social. A la luz del juicio oral y público los acusadores no lograron concatenarlos con pruebas con solidez jurídica”.

La lectura se siguió por una pantalla ubicada en la plaza exterior del Centro de Justicia Penal, donde los gritos y llantos se multiplicaron. Se sumaron familiares de víctimas por violencia estatal, de género y casos como Cromagnon de distintos puntos del país. Allí, el padre de Paula que al día de hoy cuenta con custodia personal y porta chaleco antibalas por las amenazas recibidas, Alberto Perassi, declaró: “yo digo siempre dónde está la justicia para mí y mi familia. Tengo que volver atrás y decir lo que dije cuando el Doctor Prunotto nos dijo que tardamos mucho tiempo. Apareció la billetera con dólares y el teléfono político, otra cosa no puedo decir. De ninguna manera esperaba esta situación. A mis nietos les voy a decir que la justicia dio este veredicto. Qué les voy a decir si ni siquiera tengo los huesos de Paula”.

Mientras una horda de trabajadores de prensa se agolpó sobre los padres de la joven, su madre Alicia sufrió una descompensación y debió ser trasladada a un centro asistencial. Una vez más, pese al claro compromiso de parte de los y las periodistas con el caso, deberían replantearse los criterios físicos y humanos con los que se abordan estas situaciones en el instante posterior de un hecho de profundo dolor y angustia para los y las familiares.

Perassi junto a los abogados de la querella

Apelación

Lo que sigue en términos judiciales será la presentación en la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Rosario. Desde la fiscalía, Donato Trotta consideró injusto el fallo y que las pruebas estaban presentadas. Sobre la instrucción previa recordó que la causa inició con otro sistema procesal en el que los jueces de instrucción investigaban. En este caso fueron dos de San Lorenzo: Filloco y Tutau.

“Entendemos que los hechos están probados. Lo difícil de avanzar se debió a una actividad policial que hizo que estos años fuese difícil avanzar en la localización del cuerpo y en investigar. Es una interpretación que han hecho tres jueces. Tenemos todos los elementos jurídicos y las pruebas y las vamos a plantear en la apelación.  Confiamos en que la Cámara va a darnos la razón. Si había policías acusados por encubrimiento es porque la labor era encubrir un hecho mucho más grave”, expresó el fiscal.

Por su parte los abogados de la querella, Adrián Ruiz y José Ferrara se mostraron sorprendidos por el alcance de la disposición judicial y el ataque a su tarea y la del a fiscalía. “Era imposible esperar este resultado. Vamos a analizar los fundamentos y vamos a apelar. Dicen que la investigación es insuficiente cuando fue de la seccional 17º de la que son quienes estaban acusados” la que debió investigar inicialmente, recordó Ferrara.

“Dan el mensaje que si se corrompen los investigadores todo crimen puede ser perfecto. No es la primera vez que pasa esto en la causa Perassi, pasó en 2015. Cuando uno toca poder y las respuestas son en función de él y no de los fundamentos.  Acá hay dos personas desaparecidas y una familia que no tiene justicia. La comunidad no quiere que se repitan más desapariciones en democracias. La prueba eran los investigadores que estaban sentados”, concluyó Ruiz.

El movimiento de mujeres que viene acompañando cada jornada de audiencia y actividades desde la desaparición de Paula Perassi se reunirá mañana para evaluar medidas a seguir y esta tarde un grupo se concentrará en la histórica esquina de los bancos de esa localidad. En la vigilia se hicieron presentes diversos funcionarios del poder legislativo provincial y local, pero ninguno era de la fuerza gobernante. Hubo fuertes críticas al silencio oficial sobre este caso en el que es la propia policía de Santa Fe la que está implicada. La misma que hoy salió en fila a las puertas de Tribunales como si el chaleco antibalas no estuviera en el cuerpo del padre de la desaparecida.

Resta saber la fecha de lectura de los fundamentos del tribunal. Pero afuera se multiplicaba en pañuelos y pecheras la frase “sin Paula Perassi no hay nunca más”. Inicia una nueva etapa partiendo del sostenimiento de la impunidad y con los acusados a metros de las víctimas en San Lorenzo. Sin cuerpo, a casi ocho años y con encubrimiento policial se dificulta el avance investigativo del delito. El oscuro círculo de la historia del país parece repetirse, siempre, como tragedia.


Por Indymedia Rosario

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *