Las víctimas de Mercedes Benz desde la mirada de la inteligencia clandestina

El juicio por los crímenes de lesa humanidad cometidos contra delegados gremiales y trabajadores de Mercedes Benz, en González Catán, La Matanza, cuenta con una serie de legajos y fichas personales relativas a la mayoría de las víctimas, que fuera aportada a la causa por parte de la CPM durante la etapa de instrucción. Los registros contienen información relativa a la persecución gremial, política e ideológica sobre los trabajadores de la empresa que resultaron detenidos o desaparecidos entre 1976 y 1977.

Foto: Funes el Memorioso AM750

A instancias del Tribunal Oral Federal 1 de San Martín –integrado por los jueces Daniel Omar Gutiérrez, Silvina Mayorga y Nadia Flores Vega- se desarrolla, desde comienzos de mayo, el juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos contra delegados y trabajadores de la automotriz Mercedes Benz. De 20 víctimas que trabajaban en la fábrica, 15 permanecen desaparecidas.

El debate oral y público llegó con años de demora y con la ausencia, entre los imputados, de dos de los exdirectivos de la planta situada en González Catán, La Matanza: Juan Ronaldo Tasselkraut, gerente de Producción de la época, y Rubén Pablo Cuevas, entonces jefe de Asuntos Jurídicos.

A pesar de los esfuerzos de los fiscales de instrucción de la causa, Miguel Ángel Blanco García Ordás y Hugo Bogetti, por incorporar a los exdirectivos a la lista de imputados, nunca fueron citados a declaración indagatoria.

Finalmente, el juicio comenzó con 18 exmilitares imputados, entre ellos Santiago Omar Riveros, Eugenio Guañabens Perelló, Miguel Hugo Castagno Monge, Carlos Eduardo José Somoza, Carlos Francisco Villanova y Benito Ángel Rubén Omaecheverría. Los delitos incluyen privaciones ilegítimas de la libertad, secuestros, tormentos y homicidios, cometidos entre 1976 y 1977.

El caso de las víctimas de Mercedes Benz reviste similitudes respecto a los crímenes cometidos en la Ford –especialmente en lo relativo a la marcación y elaboración de listas con nombres de delegados y trabajadores activistas que eran entregadas a la dictadura-, y para el presente juicio la Comisión Provincial por la Memoria también ha aportado valiosa documentación del archivo DIPPBA con información sobre la persecución gremial, política e ideológica en el interior de la mayor empresa proveedora de vehículos para el Ejército.

En efecto, ante el pedido formulado por el TOF 1 de San Martín, desde el programa Justicia por Delitos de Lesa Humanidad de esta CPM se remitió a los magistrados fichas y legajos sobre varias de las víctimas incluidas en la causa Mercedes Benz –que es un desprendimiento de la megacausa Campo de Mayo-, entre ellos Alberto Francisco Arenas, Juan José Mosquera y Héctor Aníbal Ratto.

Con respecto a Arenas, el legajo de la Mesa DS (Delincuente Subversivo) núm. 15722 caratulado: “Vinculaciones de elementos izquierdistas con la Comisión Interna del establecimiento Mercedes Benz”, la DIPPBA remite a otras agencias de inteligencia una nómina de trabajadores de Mercedes Benz desaparecidos, con sus datos personales. Sobre Arenas destacan que es “argentino, soltero, instruido”, mencionando que es su padre quien percibe el sueldo que la empresa sigue abonando a su hijo.

El mismo legajo da cuenta de los antecedentes de los trabajadores y delegados gremiales desaparecidos, y adjuntan fotos de las víctimas. En otro documento, la Policía Bonaerense informa al Ministerio del Interior que Arenas “no se encuentra detenido en el ámbito de su jurisdicción”.

En cuanto a otro legajo, el núm. 21296, caratulado “Solicitada Publicada por Organizaciones de Solidaridad en el diario Clarín de fecha 25-10-83, se incluye una solicitada denunciando un listado de personas que por encontrarse desaparecidas no pueden votar en las elecciones a pesar de encontrarse en el Padrón Electoral.

Entre las víctimas se encuentra mencionado Alberto Francisco Arenas. La solicitada está firmada por Abuelas de Plaza de Mayo; Asamblea Permanente por los Derechos Humanos; Centro de Estudios Legales y Sociales; Familiares de Desaparecidos y detenidos por razones Políticas; Liga Argentina por   los Derechos del Hombre; Madres de Plaza de Mayo; Movimiento Ecuménico por  los Derechos Humanos y Servicio Paz y Justicia para América Latina.

Sobre Héctor Aníbal Ratto, uno de los sobrevivientes, no se halló en el archivo DIPPBA una ficha personal suya, pero sí hay legajos que lo mencionan. En el legajo núm. 2 de la Mesa Delincuentes Subversivos, se describe que Ratto “fue privado de su libertad el día 12 de agosto de 1977 mientras trabajaba en la fábrica de Mercedes Benz, ubicada en la ruta 3 kilometro 43, de la localidad de González Catán, provincia de Buenos Aires, por un grupo armado perteneciente al Ejército Argentino y que recuperó su libertad el día 8 de Marzo de 1979”.

Cabe destacar que, tal como manifestó a ANDAR uno de los sobrevivientes y extrabajador de Mercedes Benz, Julio D’ Alesandro,  la persecución contra delegados y activistas de la fábrica comenzó años antes del golpe y tuvo como protagonistas no sólo a exdirectivos de la compañía sino también a un sector del sindicato Smata, que sistemáticamente anulaba las elecciones de delegados que resultaban contrarios a los intereses de la patronal.


Fuente: http://www.andaragencia.org/las-victimas-de-mercedes-benz-desde-la-mirada-de-la-inteligencia-clandestina/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *