Por la libertad y repatriación de Facundo Morales a la Argentina

Ciego del ojo derecho, con un edema pulmonar y con hipertensión arterial, Facundo Molares se encuentra actualmente aislado y con grave riesgo para su vida en el penal de Chonchocoro, La Paz, ubicado a 4.000 metros de altura. Facundo Molares fue internado el 11 de noviembre por una insuficiencia renal aguda y su padre Hugo Molares, juez de Paz en Chubut, recibió un llamado anónimo tras el cual viajó inmediatamente a visitarlo. El 10 de noviembre había renunciado Evo Morales después de una serie de hechos destinados a desestabilizar al gobierno desde su asunción en octubre. En ese contexto las autoridades de centros de salud informaban a las fuerzas de seguridad acerca de los pacientes que ingresaban, y los antecedentes de Facundo como ex integrante de las FARC motivaron la apertura de una causa en la que se lo imputa por dos homicidios ocurridos el 30 de octubre, los de un dirigente de la Unión Juvenil Cruceñista y un mototaxista cometidos en el Puente de la Amistad, ciudad de Montero, sobre los cuales no existe ninguna prueba.

El periodista Facundo Morales

“Un argentino miembro de las FARC fue herido de bala durante las manifestaciones en Bolivia” titulaba en la portada el Diario Clarín(13-11-19) reproduciendo los titulares de los medios al servicio del golpe militar contra Evo Morales. Facundo Molares no tiene causas pendientes en Colombia ni en Argentina, es fotorreportero de la Revista digital Centenario del Partido Comunista de la Argentina y como tal se encontraba en Bolivia.

Su padre llegó a visitarlo y a hablar con los médicos, constatando que no tenía herida alguna de bala, pero la persecución estaba en marcha y a la salida de la visita, Hugo Molares fue detenido por 22 horas en las cuales sufrió tortura psicológica y fue amenazado de muerte si no regresaba a la Argentina.

Sin tener el alta hospitalaria, hecho denunciado por el director médico del Hospital y mediando la negativa por escrito del juez del caso por su delicado estado de salud, el 2 de diciembre Facundo fue trasladado al penal de Palmasola, operación que sólo fue posible por el accionar del servicio de inteligencia FELCC con una certificación de la médica forense Katherine Ramírez Gamon que nunca lo atendió (Federico Tártara, Infonews, 18-1-20). Posteriormente personal del mismo servicio de inteligencia lo traslada al penal de máxima seguridad donde actualmente se encuentra aislado.

Las gestiones legales realizadas por Hugo Molares ante la CIDH, Cruz Roja, Iglesia y Naciones Unidas no han dado resultado a la fecha, y se han realizado movilizaciones a la Embajada de Bolivia con la participación de numerosos movimientos, organismos de derechos humanos y partidos políticos pidiendo la libertad de Facundo y se ha conformado la Coordinadora de Solidaridad con Facundo Molares en Argentina.

NOS SUMAMOS AL PEDIDO DE QUE EL GOBIERNO NACIONAL Y LA CANCILLERÍA SE EXPIDAN Y TOMEN MEDIDAS PARA GARANTIZAR SU VIDA.

EXIGIMOS LA LIBERTAD INMEDIATA DE FACUNDO MOLARES Y SU REPATRIACIÓN A LA ARGENTINA!

Comité por la Libertad de lxs Presxs Políticxs Mar del Plata, 27 de enero 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *