Comunidad comechingón resiste ante la “prepotencia y afán de lucro” de privados

La Comunidad Ticas del pueblo comechingón emitió un comunicado ante el avasallamiento de personas que “se creen dueños de la tierra” en el Territorio Cochatalasacate Indígena, Reserva Natural y Cultural, en el Valle de Punilla.

05/06/2020

Según denuncian, desde hace semanas, vienen sufriendo cortes de alambres, rotura de carteles, autos merodeando y máquinas trabajando en la zona del pueblo de la laguna de Los Talas, ubicado en Bialet Massé. Finalmente, el 27 de mayo, en plena cuarentena, se presentaron “supuestos dueños” con trabajadores que sacaron los postes y alambres de la comunidad, y descargaron materiales para comenzar a trabajar y hacer un nuevo alambre.

Ante esta situación, se hicieron presentes integrantes de la comunidad junto a un móvil policial que los hizo retirarse por no contar con habilitación para trabajar. Sin embargo, al día siguiente, las mismas personas volvieron y retiraron postes que los propios vecinos y vecinas de la comunidad habían instalado. Los postes y la cartelería tuvo que ser repuesta por lxs Ticas.

Como relata el comunicado, la situación no cesó ahí. El miércoles 3 de junio, mientras la comunidad se encontraba alerta por un foco de incendio en inmediaciones del territorio, volvieron a hacerse presentes los supuestos “dueños” del lugar donde se emplaza la reserva indígena. A pesar de que lxs vecinxs les dijeron que dialoguen con la comunidad para poder entablar un diálogo, los particulares decidieron tirar abajo nuevamente el alambre del territorio, lo cual constituye el delito de turbación de la posesión.

(Imagen: Colectivo Manifiesto)

“Insistimos y aclaramos que estas personas que se reconocen dueños del lugar no son oriundos de Punilla: los operadores de la construcción se radican en barrio SEP y los supuestos compradores son de la localidad de Luque. Nunca se acercaron a dialogar ni a consultar e irrumpieron violentando el territorio, destruyendo una canchita de fútbol de lxs chicxs de la zona, perturbando la construcción pacífica y comunitaria que venimos construyendo en el lugar”, expresaron lxs Ticas en el comunicado.

No obstante los avisos y advertencias realizadas, en la mañana del 4 de junio, regresaron nuevamente con personal para trabajar. La comunidad y la Policía se hicieron presentes y, una vez más, solicitaron a los desarrollistas que se dirijan a la comisaría para aclarar la situación, debido a que no contaban con papeles habilitantes para trabajar en la zona ni habilitación de la Secretaría de Ambiente para construir en una reserva natural.

“Una vez más, tenemos que salir a denunciar el avasallamiento y avance sobre nuestro territorio por parte de personas y empresas desarrollistas que entienden a la tierra como un negocio. Además de todo lo relatado, quisiéramos denunciar la existencia de amenaza de muerte a mujeres por parte de este mismo desarrollismo, de gente que especula con los negocios inmobiliarios”.

“En tiempos de pandemia, en momentos de esta gran crisis social-económico-sanitaria que puso más en evidencia la necesidad de territorios sanos, de cuidados colectivos y de defensa y recuperación de los modos de vida ancestrales que los pueblos originarios y las familias campesinas aún practican, se hace, incluso, más grave esta amenaza siempre presente de quienes no entienden otra lógica que el lucro. Insistimos y apostamos por la defensa de nuestro monte nativo, de nuestros territorios y de la vida: ¡Por un buen vivir!“, concluyeron.

Fuente: https://latinta.com.ar/2020/06/comunidad-comechingon-resiste-privados/

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *