La APDH expresó su “más enérgico repudio a las ilegales acciones de presión de la Policía Bonaerense”

Ante la continuidad de las acciones de efectivos de la Policía Bonaerense que iniciaron en la noche del lunes con movilización y acuartelamiento en distintos puntos del territorio de la Provincia de Buenos Aires, incluida la residencia del gobernador Axel Kicillof, y que se agravan seriamente en la jornada de hoy con la acción de rodear con patrulleros la Quinta presidencial de Olivos, desde la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) expresaron su “más enérgico repudio” a las ilegales acciones de presión policial.

Compartimos el comunicado:

La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) expresa su más enérgico repudio a las ilegales acciones de presión que viene desarrollando el personal policial en el territorio de la provincia de Buenos Aires. El despliegue de móviles policiales y la exhibición de armas aportan máxima gravedad a esas expresiones.

Estas conductas, basadas en la intimidación y la exposición de fuerza, importan prácticas extorsivas para con el gobierno democrático que son inaceptables en el Estado de Derecho. En este sentido expresamos nuestra solidaridad y respaldo a las autoridades democráticas provinciales.

Desde APDH siempre hemos señalado que en nuestro país existe un modelo policial militarizado, autónomo, punitivista, arbitrariamente discriminador, que exalta la mano dura y los procedimientos violentos, que naturaliza los abusos de poder y encubre los delitos propios.

Los hechos que se están sucediendo en las últimas 24 horas confirman tal caracterización y también la necesidad urgente de reorientar ese modelo policial hacia otro centrado en el respeto y cuidado de todas las personas, que sea garante de la ley, que contribuya a la resolución de los conflictos que aquejan a las y los ciudadanos y que proteja el interés general de la sociedad, especialmente de los sectores vulnerables que más necesitan esa protección.

Junto a ello también postulamos que el personal comprometido con esa misión sea tratado con la dignidad y el respaldo que tal trabajo requiere.

Frente al estado de situación rechazamos todo tipo de complicidad mediática y política con el personal policial insubordinado, exigimos el cese inmediato de todas sus ilegales acciones de presión, y llamamos a aferrarse al imperio de la ley y generar políticas públicas tributarias de la convicción de que las únicas sociedades seguras son aquellas que garantizan la plena vigencia de los derechos humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *