La Justicia de Entre Ríos no dio lugar al desalojo en el predio de la familia Etchevehere

Dolores Etchevehere “probó en la audiencia que fue declarada también heredera” de los predios, afirmó el juez Raúl Flores en su resolución.

El ingreso a Casa Nueva. Foto: Agencia Télam.

Con información de Agencia Télam, C5N, Cenital, Prensa PTP. El Poder Judicial entrerriano resolvió hoy no hacer lugar al pedido de desalojo en un predio en disputa en el marco de un juicio sucesorio entre los hermanos de la familia Etchevehere, y propuso a las partes “pensar una solución pacífica y armónica”.

Dolores Etchevehere “probó en la audiencia que fue declarada también heredera” de los predios, afirmó el juez subrogante de la ciudad de La Paz, Raúl Flores, en su resolución de este mediodía.

El predio Casa Nueva, ubicado sobre la ruta provincial 48, en el acceso a la localidad de Santa Elena, en el noroeste entrerriano, entró en disputa entre Dolores Etchevehere y otros integrantes de su familia, centralmente el exministro de Agroindustria del gobierno de Cambiemos y ex titular de la Sociedad Rural, Luis Miguel Etchevehere.

En el fallo, el magistrado remarcó que el ingreso al predio fue “pacífico y sin violencia” y que la denuncia impulsada por Luis Miguel Etchevehere no pudo probar “un hecho violento”.

Dolores Etchevehere.

Dolores Etchevehere busca ceder parte de ese predio para el desarrollo de una iniciativa denominada Proyecto Artigas, que lleva adelante un modelo agrario sostenible llevado a cabo por un grupo de campesinos sin tierra, activistas y organizaciones ambientales en esa provincia.

Dolores sostiene, como corroboró hoy el funcionario judicial, que “la sucesión Luis Félix Etchevehere está indivisa. En consecuencia no hay partición. No se ejecutó ninguna escritura que le designe un dominio a mis hermanos o a mí”. En este sentido, acusó a sus tres hermanos varones, a quienes denomina “los Etchevehere corruptos”, de falsificar documentos para intentar apoderarse de la herencia familiar.

También los señaló por narcotráfico y apuntó al vínculo del hermano Luis Miguel con Sergio Varisco, ex intendente de Paraná por Cambiemos, condenado en diciembre pasado bajo el cargo de ser “partícipe necesario de comercialización” de estupefacientes.

Según los fiscales Oscar Sobko y María Constanza Bessa, el pasado 15 de octubre a las 11, Dolores y un grupo de unas 40 personas ingresaron a “Casa Nueva”, y exigieron la entrega de las llaves del predio que, ante la negativa, tomaron y se instalaron en el lugar. Allí realizaron trabajos en la tierra y les habrían comunicado a los trabajadores del lugar donde no podían dirigirse ni transitar, impidiendo, presuntamente, “el normal trabajo e intimidándolos”.

La fiscalía había adjudicado “violencia y engaño” por parte del grupo encabezado por Dolores. Pero el juez no indicó ni probó “otro hecho violento más que el número de personas”, por lo que luego aclaró que “en realidad fue pacífico y sin violencia”.

En su fallo, el juez resaltó que la denuncia sobre una usurpación del inmueble con violencia “no fue acompañada por prueba alguna de que alguno de ellos haya desplegado violencia o algún tipo de amenazas”.

Los abogados querellantes habían denunciado un “engaño” para poder ingresar y “darse a conocer como heredera”; pero el juez recordó que los empleados “saben que los patrones son la familia Etchevehere” y que la propia fiscalía probó que Dolores también “fue declarada heredera”.

Por ende, “no hubo tal engaño en el proceder, y no invocó ella a su ingreso al campo ni más ni menos de lo que es: una heredera de don Luis Etchevehere”, agregó en el fallo.

El juez Flores dedujo que los herederos omitieron “inventariar el inmueble donde se asienta el campo Casa Nueva” y a la fecha “no hay partición”, por lo que los hermanos son “condóminos y dueños por igual por todos los bienes hasta que culmine el sucesorio”.

Además, destacó que “eso dejaría en pie” una asamblea societaria en la cual Leonor Barbero Marcial y sus hijos, le cedieron a Dolores 129 hectáreas del campo Casa Nueva.

Finalmente, el juez resaltó que la disputa familiar por la herencia “no puede ser resuelta en sede penal por estar claramente confundidos los verdaderos dueños del campo presuntamente usurpado”.

Además, “no ha podido ser acreditado” el delito y por ello no puede ser “válidamente despachada la medida cautelar de desalojo”.

“Pido disculpas a las partes su mención, pero mi formación judicial desde el derecho de las familias me lleva a la necesidad de ofrecer pensar una solución pacífica, armónica, desde el ganar-ganar, distinta a lo visto hasta entonces”, concluyó el juez.

El grupo que convocó Luis Miguel Etchevehere para hostigar a su hermana, ante el acceso al predio Casa Nueva.

“La oligarquía desbocada”

“La oligarquía terrateniente salió con los tapones de punta. Ya no solo no quieren liquidar sus exportaciones para así condicionar al gobierno, sino que salieron fuertemente a cuestionar la Ley de Fuego y montaron un show mafioso y xenófobo frente a la Estancia Casa Nueva de Dolores Etchevehere”, argumentó el dirigente de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y actual Diputado Nacional por el Frente de Todos, Juan Carlos Alderete.

Alderete consideró que un sector de la dirigencia rural pretende abrir un nuevo frente de disputa política con el gobierno nacional a partir de la situación abierta en el seno de la familia Etchevehere.

“Repudiamos la convocatoria reaccionaria frente a la estancia Casa Nueva en Santa Elena (Entre Ríos), de quienes hablan de “defensa de la propiedad privada”. Pero lo que moviliza a esta concentración no es eso que dicen, sino el odio de clase de parte de un sector que es dueño de gran parte de las tierras del país y creen que por eso son dueños de todo, porque la verdadera situación es que una de las herederas de las tierras, Dolores Etchevehere, donó su parte al Proyecto Artigas, haciendo uso de su legítimo derecho por lo tanto no hay usurpación de tierra. Nos solidarizamos con los integrantes de este proyecto que hoy están en el lugar acompañando a Dolores y han empezado a trabajar la tierra”, señaló Alderete.

En este marco, “la Sociedad Rural, en unidad con el macrismo, se opone a la sanción de la “Ley de Protección de ecosistemas victimas de incendios”, que el Frente de Todos presentó en el Congreso para que no se pueda cambiar el uso del suelo de los terrenos incendiados y terminar así con los incendios intencionales. Hay que decir que el mapa de los fuegos coincide, casi perfectamente, con el mapa del agro negocio. Parece que como dice el dicho, había que pegarle al chancho para que salte el dueño”.

“En la Argentina se debe discutir profundamente la tenencia y el uso de la tierra. El 1% de las explotaciones agropecuarias controla el 36 % de la tierra. Mientras que el 55 % de las chacras (las más pequeñas) tiene solo el 2 % de la tierra. En 30 años desapareció el 41% de las chacras y otras actividades agropecuarias, de ahí que la tierra se haya ido concentrando en pocas manos. Durante este tiempo se promovió la agricultura sin agricultores, pero para reactivar la economía necesitamos una agricultura con agricultures”, describió el dirigente piquetero y actual legislador.

“Es una necesidad para el desarrollo nacional democratizar la tenencia de la tierra, creando por ejemplo un millón de chacras, dándole tierra a las y los campesinos sin tierra, a los pueblos originarios, y a la juventud”, dijo Alderete. En este sentido, concluyó que “hay que avanzar en resolver acceso a la tierra para producir y para vivir. Es una urgencia en la Argentina. Por Tierra, Techo y Trabajo para nuestro pueblo”.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *