Triunfo obrero en Dánica Llavallol

El Sindicato Aceitero de Capital informó que tras largos meses de conflicto se firmó un acuerdo en el que el Grupo Beltrán, propietario de la firma Dánica, se comprometió a desistir de su intento de modificar el encuadramiento de los trabajadores. “Este logro se obtuvo gracias a la inmensa lucha obrera en Dánica Llavallol contra la prepotencia patronal”, sostuvieron desde el SOEIA.

La empresa Avex, bajo control del Grupo Beltrán desde hace dos años, “desiste de su intento de modificar el encuadramiento convencional de las compañeras y los compañeros de Dánica Llavallol reconociendo la pertenencia a la actividad aceitera”, señalaron desde el sindicato.

En ese sentido, la empresa desistirá del pedido de encuadramiento sindical en el expediente que había iniciado el año pasado en el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, cuando intentó pasar a todos los trabajadores de la planta al convenio de Alimentación, de menores ingresos y más flexibilizado que el de los aceiteros.

El acuerdo establece asimismo que se inicia un esquema de actualización salarial que incluirá el pago de las remuneraciones, adicionales y demás beneficios convencionales de los aceiteros, que comienza a partir de este mismo mes de marzo, indicaron.

El gremio reinvidicó enfáticamente la lucha del colectivo obrero en la planta: “lo logramos con nuestras propias fuerzas, con unidad y solidaridad, como cada conquista que conseguimos los trabajadores”.

Compartimos a continuación el comunicado completo del SOEIA:

Acuerdo en Dánica Llavallol

Gracias a la lucha obrera en Dánica de los trabajadores organizados junto a su Sindicato se alcanzó un acuerdo por el que la empresa desiste de su ataque al Convenio Colectivo de Trabajo 420/05 en la planta.

Este acuerdo, presentado por el SOEIA en asamblea y aprobado por la misma, establece que Avex, del Grupo Beltrán, desiste de su intento de modificar el encuadramiento convencional de las compañeras y los compañeros de Dánica Llavallol reconociendo la pertenencia a la actividad aceitera. En ese sentido, la empresa desistirá del pedido de encuadramiento sindical en el expediente correspondiente en el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación.

Además, la empresa reconoce la representación del SOEIA y a los compañeros delegados Javier Castillo y Claudio Rivas.

El acuerdo establece asimismo que se inicia un esquema de actualización salarial que incluirá el pago de las remuneraciones, adicionales y demás beneficios convencionales de los aceiteros, que comienza a partir de este mismo mes de marzo.

Además se pagará de inmediato una suma de dinero correspondiente a la deuda salarial que la empresa mantenía con los compañeros: la primer cuota ya ha sido abonada.

La empresa también regularizará los aportes de los trabajadores a la obra social y a la organización gremial.

Tras años de destratos y desconocimiento de derechos en la planta, este logro se obtuvo gracias a la inmensa lucha obrera en Dánica Llavallol contra la prepotencia patronal, al igual que la reinstalación de Lucas Suárez, concretada en enero pasado gracias a la lucha del Sindicato y las acciones judiciales realizadas por los abogados del SOEIA.

Vemos ahora con claridad la importancia de ese momento en invierno pasado cuando las compañeras y compañeros de Dánica recibían los golpes más duros del embate patronal y en vez de ceder a la resignación se pusieron de pie y en asamblea junto a su Sindicato se reorganizaron, definieron medidas de fuerza, eligieron nuevos delegados. Ese día comenzamos a avanzar por un nuevo camino de lucha para frenar la prepotencia del Grupo Beltrán y recuperar la dignidad.

En esos momentos cruciales es cuando se ve la importancia de una organización gremial que como este Sindicato actúa cuando tiene que actuar y se pone al frente del conflicto con la defensa de los derechos de los trabajadores como máximo objetivo.

Este acuerdo señala el comienzo de una nueva etapa, en la que seguiremos trabajando junto al colectivo obrero y a los compañeros delegados para alcanzar la plena vigencia de todos los derechos de los trabajadores, por los derechos que aún faltan y avanzando por nuevas conquistas.

Reivindicando la importancia de esta conquista mayúscula, porque logramos el objetivo de la defensa de nuestro Convenio Colectivo de Trabajo aceitero Nº 420/05, el que gracias a la lucha de años de nuestra Federación, nuestro Sindicato y miles de compañeras y compañeros de todo el país, garantiza nuestros derechos como trabajadores y una vida digna para nuestras familias.

Celebrando con orgullo que lo que obtenido hoy lo logramos con nuestras propias fuerzas, con unidad y solidaridad, como cada conquista que conseguimos los trabajadores.

Esta es la forma en que luchan las y los aceiteros. Este es el camino que demuestra nuestra Federación, construyendo unidad y solidaridad obrera, siempre para la lucha por la dignidad de los trabajadores y sus familias.

En esa senda está este Sindicato, caminando junto a cada afiliado y afiliada, con asambleas, con democracia sindical, con la fuerza colectiva expresada en el ejercicio del derecho de huelga, comprometido con los derechos de los trabajadores, dispuesto a jugarse hasta el final y así lo va a seguir haciendo.

¡Viva la solidaridad obrera! ¡Viva la lucha aceitera! ¡Viva la clase trabajadora!

Comisión Directiva
Sindicato de Obreros y Empleados de la Industria Aceitera de Capital Federal y Gran Buenos Aires

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *