Falleció el médico y militante revolucionario Abel Bohoslavsky

Este domingo falleció debido al COVID-19 el médico y militante Abel Bohoslavsky. Activista clasista, participó del Cordobazo y posteriormente se integró al PRT. En el exilio continuó militando en México y en la Nicaragua sandinista. Tras su retorno al país siguió su actividad política y sindical, actualmente se desempeñaba en la Dirección de Sanidad del Departamento Judicial de Lomas de Zamora e integraba la Asociación Judicial Bonaerense (AJB).

Abel Bohoslavsky.

Compartimos a continuación textos de compañeras y compañeros que lo recuerdan desde el dolor y el afecto.

Abel Bohoslavsky, un revolucionario de punta a punta.

Por Daniel De Santis.

Abel murió a las 7:30, tres horas después recibí el mensaje de su amigo y compañero Raúl Nudel:

– Murió Abel.

– Uhhhh!!! la puta madre que lo parió.

Qué golpe, qué Golpe.

Un fuerte abrazo Raúl!!

Tardé en reponerme del golpe. Abel un compañero, un amigo. Tardé años en asumir que era médico, para mí era un militante. Muchas veces ante alguna dolencia no sabía a quién consultar hasta que alguien me decía, consultalo a Abel, y ahí caía que Abel era médico, para mi era militante. Si me preguntaban si era alto o bajo, flaco a gordo no sabría contestar, Abel para mí era un militante del PRT.

Después de años, al asumir que también era médico lo llamaba ante cualquier dolencia, en particular cuando hace un año tuve una hemorragia gástrica y Abel estuvo presente dando sus consejos, llamando a la ambulancia, recomendando sanatorios ya que no sobraban las camas.

Las primeras referencias que tenemos de su militancia socialista se van hasta 1966 en la Facultad de Medicina de Córdoba, en la que era compañero de estudios y amigo del Gringo Menna, de quién escribió una amplia biografía. Contaba sus anécdotas en la agrupación Felipe Vallese (o Santiago Pampillón) con René Salamanca y con las hermanas Lesgart.

Fue un activo militante universitario incorporado al PRT. Leyendo la Revista “Los 70” lo describían como uno de los cinco grandes oradores de la Universidad de Córdoba de aquellos años del Cordobazo y el Viborazo. Sus relatos del Cordobazo eran muy sustanciosos y cada vez los enriquecía con su mirada profunda.

Médico en el Sindicato de Perkins y en las postas sanitarias en varias tomas de cuarteles.

En 1976 estaba en la lista o fue a trabajar a Angola. Internacionalista en Nicaragua, redactor del diario Barricada del FSLN.

Lo conocí al regreso del exilio, pero tenía su nombre de la época de Nicaragua como “el tuerto Abel” o “el trosco León” mal informado por el sector del PRT en el que yo había quedado. Pero al poco tiempo de conocernos establecimos una sólida y perdurable relación. En ella tuvimos una larga colaboración de la que sobresalen tres: un ralato sobre la militancia de Santucho escrito por Abel y con aportes míos y más adelante otros agregados que le hice. El, cuando lo publicaba, ponía primero mi nombre pero el escrito base era de él. Las otras dos fueron las conceptualizaciones que logramos de El Cordobazo y de la Rebelión de 2001. Algunos han querido ver una disputa que nunca la hubo, sí una colaboración no sólo teórica sino en muchos sentidos, como en la Cátedra Che Guevara y en el movimiento sindical.

Entre los muchos de sus escritos destaca el libro “Los Cheguevaristas. La Estrella Roja, del Cordobazo a la Revolución Sandinista” del cual el fue uno de los protagonistas destacados.

Y esa colaboración la hacíamos pese a tener algunas visiones diferentes que nos llevaban a discultir, algunas, no muchas, acaloradamente. Pero siempre en el marco de la línea del PRT.

En los momentos más álgidos de la calumnia (2017), de los luego devenidos en buches de la policía, se reunió con uno de ellos y Abel ante la andanada de infundios le preguntó “cuáles son las diferencias políticas” como la letanía seguía y seguía Abel reiteró la pregunta cinco veces sin obtener respuestas. Son en esos momentos de la vida en los que se consolidan relaciones de años como la que teníamos.

Le detectaron Covid estando al pie del cañón en la atención de enfermos. Nos informaba de su evolución. La primera vez que lo llevaron al Hospital Muñiz pidió y le negaron el tratamiento con plasma de covaleciente del que él era uno de los promotores.

Durante un mes estuvimos haciendo fuerza por su salud. No alcanzó, se nos fue Abel. Un vacío en el alma y en la militancia.

Porque Abel Bohoslavsky fue un revolucionario guevarista y santuchista de punta a punta.

¡¡¡Hasta la victoria del socialismo compañero Abel!!!

Abel Bohoslavsky, un militante de los imprescindibles

Por Facundo Burtone, Contrahegemonía Web.

Hace tan solo unas horas falleció Abel Bohoslavsky, un militante de los imprescindibles que transito las luchas revolucionarias del cordobazo hasta el presente. Desde contrahegemoniaweb queremos recordarlo con estas sentidas palabras de homenaje de un cumpa que compartió distintos espacios con Abel.

Esta mierda de Covid acaba de llevarse a Abel, otro querido amiviejo. Médico, activista sindical, escritor, pero ante todo militante, proletario y socialista como gustaba definirse.

Egresado de la Facultad de medicina en la UN Córdoba, activo participante del Cordobazo, fue médico del sindicato clasista de Perkins y desde allí de las coordinadoras de Gremios en Lucha. Su militancia en el PRT le valió la salida al exilo a México en 1977, desde dónde migraría a la Nicaragua revolucionaria para ser un destacado constructor del órgano oficial del Sandinismo “Barricada”. Desde su retorno en 1983 participó de cuanto intento de reconstrucción hubo de su espacio político, aportando desde lo que mejor sabía hacer: la propaganda y agitación.

Cascarrabias, pero a la vez humilde y generoso. Se trataba de permitirse conocerlo para entender su particular forma de querer. Y sí, a su modo era muy afectuoso. Y sí se hacía querer.

Hasta el final su obsesión era juntar a todas las tribus que él mismo buscaba apadrinar. Desde su lugar, sin pretensiones de protagonismo.

Sus reivindicaciones arrancaban con el Viejo Pedro y el Mingo Mena, y desembocaban invariablemente en el Gringo Tosco y el Che. Fue el más Trosco de los guevaristas. Muy agudo a la hora de repasar su recorrido militante, en un sentido autocrítico de profundo contenido político.

En su libro Los Cheguevaristas (Imago Mundi) Abel nos deja como legado su testimonio personal y un análisis de la historia del PRT-ERP. También sus crónicas sobre el Cordobazo y tantas biografías de antiguos camaradas que quedaron en el camino.

Se me agolpan miles de imágenes y pensamientos. Su olor a tabaco cubano, los cafés de Rosa en esas reuniones interminables en su departamento de Caballito. Las reuniones en lo de Margarita Todesca, donde no paraba de hablar hasta que Marga lo retaba. Su entusiasmo con el Argentinazo de 2001. Sus filosas intervenciones en el Movimiento Intersindical Clasista. Las largas jornadas de discusión en torno al periódico sindical El Mortero. Sus cursos y capacidad oratoria. Pero también aquellas visitas repentinas de domingo para “visitar a Felipe”.

Leonel Urbano, el Tuerto, o simplemente el Abel. Te vamos a extrañar mucho. Se va un imprescindible. Y también un pedazo de mi historia.

Te dejo el abrazo proletario y socialista con el que siempre nos despedíamos.

Convencido de que tus banderas seguirán ondeando bien alto, hasta la victoria siempre…

Facundo Burtone (El Tano)

Comunicado de la Asociación Judicial Bonaerense Departamental Lomas de Zamora:

Con inmenso dolor tenemos que comunicar el fallecimiento de nuestro compañero, delegado de la Direccion de Sanidad del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, Dr. ABEL BOHOSLAVSKY.

Simplemente Abel para los miles de trabajadores y trabajadoras de Lomas. Una persona muy querida por todos nosotros que dejara un vacio enorme en nuestra departamental. Por sus conocimientos, su calidad profesional, su compañerismo y su compromiso siempre con la proteccion de la salud de cada uno de los judiciales.

Parrafo aparte y enormemente destacable ha sido su compromiso gremial. Abel, ademas de haber sido desde los años 60 y 70 un destacado militante comprometido con las luchas de la clase trabajadora, desde el primer dia fue afiliado a la AJB, militante, congresal en dos oportunidades, un compañero siempre involucrado y comprometido en las luchas gremiales por el mejoramiento de las condiciones de trabajo de los trabajadores y trabajadoras Judiciales.

ABEL, estamos conmocionados, tristes, con bronca, como cuando nos toca despedir a un compañero, a un ser querido.

#HastaSiempreCompañero

Estaras presente por siempre en el recuerdo y en las luchas de los Judiciales Lomenses.

COMISIÓN DIRECTIVA DEPARTAMENTAL

#AjbLomas

Junta Promotora

#AjbAvellanedaLanus

¡Hasta la victoria siempre Abel!

Declaración de la Lista Roja del Neumático.

Con enorme tristeza, en horas de la mañana, nos enteramos de la muerte de Abel Boholasky, victima del Covid.

El compañero Abel era medico, comprometido con la clase obrera. De esa manera brindo todo su conocimiento para ayudar a que los obreros del neumático puedan pelear por mejorar sus condiciones de trabajo.

En los años 70 milito en el PRT-ERP, participo en el cordobazo, fue medico en el clasista sindicato SITRAC-SITRAM de Cordoba, brindo sus esfuerzos en la revolución Nicaragüense…

Hasta el último momento atendió a sus pacientes en el gremio de judiciales. Su última militancia la desarrollo en la corriente político/sindical “Rompiendo Cadenas”.

Se nos fue un compañero, no solo por sus aporte como medico desde una mirada de los trabajadores, sino que también por sus aportes en la mirada sindical/política clasista.

¡El mejor homenaje es levantar sus banderas y seguir peleando por ellas!

¡Hasta la victoria siempre querido Abel!

Lista Roja ( obreros del neumático)

¡Hasta siempre Abel, tu legado y ejemplo son banderas de victoria!

Por Corriente Político Sindical Rompiendo Cadenas.

En la mañana de hoy, con enorme conmoción, recibimos la noticia que sabíamos que podía ser pero que nos negábamos a considerarla como opción inminente en nuestros pensamientos. Nuestro compañero Abel Bohoslavsky, médico, militante perretista de toda la vida, internacionalista en Nicaragua y revolucionario incansable, nos dejaba físicamente luego de haber contraído COVID, semanas atrás.

Egresado de la Facultad de medicina en la Universidad de Córdoba, Abel participó del Cordobazo, fue médico del sindicato clasista de Perkins y desde allí integró las coordinadoras de Gremios en Lucha. Debió exiliarse a México en 1977, en su condición de militante del PRT-ERP, y desde allí partiría a la Nicaragua revolucionaria que llevó en su corazón hasta el final (junto con la terrible rabia que le suscitaba la triste degradación de ese proceso político).

Abel fue un notable propagandista, con una memoria prodigiosa, pluma aguda y precisa. De estilo cascarrabias también fue un polemista nato, enérgico, pasional y meticuloso hasta el extremo. Redactor de innumerables materiales de agitación y propaganda política, artículos periodísticos e históricos, deja como principal legado escrito su libro “Los Cheguevaristas” donde realiza una recuperación integral de su experiencia militante como parte de una generación que fue a fondo en la lucha por la revolución socialista en nuestro continente.

A Abel se lo llevó la pandemia que lo obsesionó hasta el final de sus días. En su militancia en nuestra corriente sindical multiplicó esfuerzos y propuestas para llamar la atención y explicar la profunda gravedad de la crisis sanitaria que sufren nuestros pueblos. No era casualidad porque su especialización en las problemáticas de salud laboral de nuestra clase lo llevó a colaborar, desde su conocimiento científico y mirada política, con numerosos sindicatos y agrupaciones de base a lo largo de los años.

Sin duda Abel fue el militante de nuestra corriente que con más tenacidad e insistencia batalló por concientizar sobre la importancia de los cuidados colectivos ante la pandemia, de la necesidad de cumplir con las distancias físicas sin aislarnos socialmente. También en emprender la denuncia de la voracidad de las patronales y la desidia de los gobiernos que ofrendan la salud y la vida de millones de laburantes en el altar de las ganancias empresariales.

Se fue Abel, mierda, y lo hizo peleando hasta sus últimos días contra el sistema capitalista del que fue enemigo irreconciliable, sembrando como alternativa la semilla de la solidaridad y el socialismo como única salida verdaderamente humana ante este sistema social decadente.

A Abel le gustaba enviar y recibir “saludos proletarios y socialistas”, parafraseando al Gringo Tosco.

Con lágrimas en los ojos y los puños en alto, hoy lo despedimos de ese modo y hasta la victoria final:

Compañero Abel Bohoslavsky, proletario, socialista y cheguevarista: ¡hasta la victoria siempre!

Corriente Político Sindical Rompiendo Cadenas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *