Asonada golpista en Brasil: gobierno retomó control de Planalto, Congreso y Corte

Seguidores del ex presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que buscan un Golpe de Estado contra Lula da Silva, invadieron este domingo las sedes del Congreso, la Corte Suprema y el Palacio Presidencial. Lula decretó la intervención federal de Brasilia. Hay al menos 150 detenidos.

El asalto bolsonarista a las sedes de los tres poderes del Estado en Brasilia este domingo. Foto: AFP

Con información de Brasil de Fato, Estado de Minas, RedCom, Agencia Télam, Resumen Latinoamericano, teleSUR, RT.

Miles de seguidores del derrotado ultraderechista Jair Bolsonaro, que propugnan un Golpe de Estado para derrocar al presidente Luiz Inácio Lula da Silva y reinstalar al ex presidente, invadieron este domingo el Palacio del Planalto, el Congreso Nacional y el Supremo Tribunal Federal (STF, Corte Suprema), en Brasilia, prácticamente sin resistencia de la policía local.

Los agresores ingresaron a las sedes del Congreso, al Palacio del Planalto y el Supremo Tribunal Federal, donde destrozaron muebles y se pasearon destruyendo todo a su paso.

El ataque -una acción espejo de la toma trumpista del Capitolio hace casi exactamente dos años atrás- fue llevado a cabo por unas 5.000 personas que llegaron en más de 80 ómnibus de todo el país. El ataque fue financiado, según dijo Lula en un discurso, por sectores de la minería ilegal, el agronegocio y los traficantes de madera.


El débil operativo de seguridad fue dispuesto por el gobernador local del Distrito Federal (DF), el opositor Ibaneis Rocha, y su secretario de Seguridad, Anderson Torres, quien fuera hasta el domingo pasado ministro de Justicia de Bolsonaro. Las manifestaciones de los sectores ultraderechistas habían sido previamente anunciadas, y son la continuidad de otras acciones violentas que vienen teniendo lugar desde la derrota de Jair Bolsonaro en las últimas presidenciales.

El fugaz secretario de Seguridad de Brasilia, Anderson Torres.

Una vez que la situación se le fue de las manos, el gobernador Ibaneis Rocha intentó despegarse echando al secretario Anderson Torres de su cargo.

Poco después, sin embargo, el presidente Lula decretó la intervención al Distrito Federal en Brasilia, desplazando al gobierno local de todo lo relacionado con la seguridad de la capital.

“Los terroristas pagarán con toda la fuerza de la ley”

En un mensaje de urgencia, el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, anunció este domingo que decretó la intervención federal a las fuerzas de seguridad en Brasilia tras los ataques contra las sedes de los tres poderes públicos en la capital, y advirtió que los “terroristas” que los protagonizaron “pagarán con toda la fuerza de la ley”.

Lula lee su mensaje desde Araraquara (SP), donde se encontraba recorriendo ante impacto de fuertes lluvias en el interior paulista. Imagen: Brasil de Fato.

“Decreto la intervención federal en el Distrito Federal, que se limita al área de la seguridad pública, con el objetivo poner fin al grave comprometimiento del orden público”, leyó Lula en un mensaje televisado.

La intervención en Brasilia será hasta el 31 de este mes y su objetivo es “poner fin a los actos de violencia en los edificios del poder público”.

El mandatario remarcó que hubo un operativo de seguridad defectuoso.

“Creemos que hubo falta de seguridad y quiero decir que todas las personas que hicieron esto serán encontradas y serán castigadas”, dijo Lula en Araraquara, Estado de San Pablo, donde estaba de visita por una tragedia de inundaciones.

“Lamentablemente, la que tenía que garantizar la seguridad del Distrito Federal era la Policía Militar del Distrito Federal y no lo hizo; hubo una incompetencia, mala voluntad o mala fe, ustedes vieron las imágenes de como los acompañaban” a los manifestantes, comentó Lula.

Aseguró que esos uniformados serán “castigados de forma ejemplar” y “no son confiables”.

“Los vándalos, que podríamos llamar nazis fanáticos, fascistas fanáticos, hicieron lo que nunca se ha hecho en la historia del país. La izquierda brasileña tuvo gente torturada y muerta, y nunca se ha leído que un movimiento de izquierda invada el Tribunal Supremo, el Congreso o el Planalto. No hay ningún antecedente en lo que han hecho. Averiguaremos quiénes son los financistas de los vándalos que fueron a Brasilia. Pagarán con la fuerza de la ley su gesto antidemocrático”, declaró.

Detenciones de bolsonaristas en Brasilia este domingo tras la intervención decretada por Lula ante el ataque a las sedes de los tres poderes.

Lula también responsabilizó a su antecesor, a quien llamó “genocida”, y acusó al agronegocio y a las mafias de la minería ilegal de financiar estos movimientos golpistas.

“Él estimuló la invasión a los tres poderes siempre que pudo y eso es responsabilidad de él”, dijo Lula sobre Bolsonaro.

“El agronegocio posiblemente también estuvo allá”, comentó.

El mandatario también aseguró que irá a Brasilia a visitar los edificios vandalizados.


El líder del Partido de los Trabajadores mantuvo previamente una reunión de emergencia con sus ministros para tratar la situación en Brasilia.

Lula mantuvo desde Araraquara mantuvo una reunión por videoconferencia con los ministros de Defensa, José Mucio Monteiro; de Justicia, Flavio Dino, y de Relaciones Institucionales, Alexandre Padilha.

Lula se encontraba en esa localidad de San Pablo para comprobar en primera persona los daños causados la semana pasada por las intensas lluvias, que causaron la muerte de seis personas.

El mandatario había convocado a una conferencia de prensa que fue suspendida tras conocerse las informaciones sobre la entrada de los bolsonaristas en la sede del Congreso.

Detenciones de bolsonaristas en Brasilia este domingo tras la intervención decretada por Lula ante el ataque a las sedes de los tres poderes.
Detenciones de bolsonaristas en Brasilia este domingo tras la intervención decretada por Lula ante el ataque a las sedes de los tres poderes.
Detenciones de bolsonaristas en Brasilia este domingo tras la intervención decretada por Lula ante el ataque a las sedes de los tres poderes.

Repudio en Argentina a la toma del Congreso en Brasil

El presidente Alberto Fernández expresó su repudio al “intento de golpe de Estado” en Brasilia y, como presidente pro tempore de la Celac y el Mercosur, llamó a los países miembros a unirse ante “esta inaceptable reacción antidemocrática que intenta imponerse en Brasil”.

Así lo manifestó el jefe de Estado en su cuenta de Twitter, donde aseveró: “La democracia es el único sistema político que garantiza libertades y nos obliga a respetar el veredicto popular”.

“Quienes intentan desoír la voluntad de las mayorías, atentan contra la democracia y merecen no solo la sanción legal que corresponda, sino también el rechazo absoluto de la comunidad internacional”, añadió Fernández respecto a la toma del Palacio del Planalto, el Congreso Nacional y el Supremo Tribunal Federal (Corte Suprema), en Brasilia.

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner sostuvo que las imágenes de los intentos golpistas en Brasilia “replican con exactitud” las del seis de enero de 2021 en el Capitolio de Estados Unidos y que ello “no es casual”, e instó a hacer un análisis “profundo y descarnado” sobre el avance de las “nuevas derechas”.

“Las imágenes de hoy en Brasilia replican con exactitud las imágenes del 06/01/2021 en el Capitolio de Washington. No es casual”, dijo Fernández de Kirchner en su cuenta de Twitter.

Alertó seguidamente que “los discursos del odio en medios de comunicación y redes sociales, la estigmatización del que no piensa igual, hasta querer inclusive suprimir su vida y la violencia son el signo contemporáneo de las nuevas derechas”.

En ese contexto, dijo que “no basta con el imprescindible repudio o la necesaria condena”.

Por ello exhortó a que “quienes creemos en lo nacional, popular y democrático debemos darnos además un análisis profundo y descarnado frente a este fenómeno que más allá de la existencia de organizadores, financiadores y responsables (que siempre los hay) captura a segmentos de la población (inclusive algunos en contra de sus propios intereses económicos) para jaquear la democracia”.

Y concluyó: “Confiamos en la experiencia de Lula para afrontar este verdadero desafío a la democracia del Brasil”.

Por su parte, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, condenó este domingo el “cobarde ataque golpista contra la democracia y el triunfo de Lula” en Brasil y advirtió que “a lo largo de toda la región” se produce “el mismo espectáculo: una derecha violenta que ataca la democracia y los derechos” y es “enemiga de la voluntad popular, absolutamente intoxicada de odio”.

“Condenamos el cobarde ataque golpista contra la democracia y contra el triunfo de Lula. Apoyo total al pueblo brasileño y al gobierno elegido por el voto popular”, sostuvo Kicillof en su cuenta de Twitter.

Advirtió el gobernador que “a lo largo de toda la región, el mismo espectáculo: una derecha violenta que ataca la democracia, que ataca los derechos, enemiga de la voluntad popular y absolutamente intoxicada de odio”.

Recordó que “hace pocos meses intentaron asesinar a Cristina Fernández de Kirchner; ahora asistimos a esta aberrante invasión a las instituciones de la democracia de Brasil. Quienes llevan años mintiendo, estigmatizando, incubando el odio son tan responsables de estos actos golpistas como quienes están allí”.

“En Estados Unidos, en Brasil, en Bolivia, en Argentina, las caras de la derecha cambian pero el proyecto es el mismo: sostener privilegios, destruir derechos, destruir al Estado, hipotecar el futuro”, alertó Kicillof.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *