A la clandestinidad no volvemos más

De cara al 8 de Agosto, día en que el Senado definirá la sanción definitiva o no de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), referentes de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito de distintos puntos del país trazaron un panorama histórico en perspectiva. Las diversas realidades sobre la problemática a nivel nacional, los saltos organizativos del movimiento de mujeres en cada ciudad y el horizonte de lucha que se abre más allá de la definición en Senadores. Y una esperanza activa que promete reventar las calles: #QueSeaLey.

Malona Rosa Junio 2018

Mirá la Nota Central AQUI


La provincia de Mendoza es conocida en particular por sus vinos y cordillera, se sabe provincia conservadora, donde la Fiesta de Vendimia todavía hace alarde de la elección de reinas, donde lo más importante es “la belleza”. Una provincia que es donde se inauguró el cordón de hombres en las iglesias en los Encuentros Nacionales de Mujeres en el año 2004. Como contracara es el lugar en que, por el año 1972, se realizó el “mendozazo” ante el aumento inusitado de la luz, es donde existe un sindicato docente antiburocrático, donde el frío no amilana al feminismo y las luchadoras combativas salen aún más áridas de las piedras.

Por eso hablamos con integrantes de la Colectiva La Malona Rosa, Fabiana Grasselli, quien además es Investigadora de CONICET y docente de la UNCUYO, y Claudia Anzorena, integrante de la Campaña e investigadora del CONICET.

((i)) ¿Cómo se formaron los primeros grupos por el derecho al aborto?

Claudia Anzorena (CA): el grupo en el que yo estaba cuando surgió la campaña se llamaba Las Juanas y las Otras colectiva feminista. Acá existía CLADEM y hubo otras organizaciones de mujeres, pero es la primera que se dice claramente feminista y que se pone como objetivos acciones de concientización en género y feminismo, en la calle. O sea, nosotras hacemos actividades en la calle, en el año 2001 surgió esta organización, de la mano de la efervescencia de colectiva feminista, pero surge desde un ámbito académico. Nosotras nos juntamos a hacer un seminario y ahí en ese seminario dijimos: hay que hacer algo, con estar acá no alcanza solamente. Ahí nos constituimos como Las juanas y las otras: “las juanas” hacía referencia a todas las mujeres excepcionales de la historia: de Juana azurduy, Juana manso, las juanas eran las que llevaban las cosas de las guerras de Independencia, las que cocinaban, y “las otras” haciendo referencia a todas las mujeres que no eran excepcionales.
Nosotras en el 2003 fuimos a Rosario al Encuentro Nacional de mujeres, fuimos como colectiva, ahí participamos en los talleres de estrategias de aborto, y aborto y anticoncepción,  fuimos a la asamblea que se hizo en ese encuentro y volvimos muy entusiasmadas con el tema de articular a nivel nacional, todavía no como una campaña.

En el encuentro de Rosario salió elegido Mendoza como sede para el 19 encuentro en el 2004, entonces nosotras participamos como colectiva. Garantizamos el taller de estrategias, y nos pidieron un espacio para realizar otra asamblea como la que habían hecho en Rosario, donde se había decidido hacer un congreso sobre estrategias de aborto, el 28 de septiembre en CABA. Se hace esta reunión en Mendoza en el encuentro en 2004 y se decide realizar una reunión en Córdoba en febrero del año siguiente para armar una campaña que creara y articular acciones para la legalización del aborto. Entonces al año siguiente, en febrero, a mí me invitaron a la reunión de Córdoba como integrante de “Las juanas y las otras“, y de Mendoza fui yo por la Juana, Ana María Gil que fue por las mujeres pobladoras de la Fundación Ecuménica de Cuyo y Susana Tampieri, que es una escritora escritora y dramaturga de Mendoza.

Mendoza 2009

((i))¿Cuáles fueron los momentos de crecimiento?

CA: El colectivo creció mucho a partir del encuentro del Encuentro Nacional de Mujeres en el 2004, fue importante, y fuimos muchas quienes después retomamos las reuniones en el marco de la Campaña en el 2005. Comenzamos a organizar un montón de actividades. Creo que en esa época haber tenido el ENM en Mendoza fue súper importante porque nos dio esta posibilidad de habernos conocido, de haber trabajado juntas en algo tan grande como es un encuentro de mujeres.

Algo que fue como un punto neurálgico en ese momento, fue en el 2006 cuando salió el caso del LMR en La Plata y ahí nomás, al mes el caso de Claudia (NDR: mujer de 25 años, discapacitada, que fue violada, y la justicia de Mendoza en el año 2006 no permitió realizar la Interrupción Legal del Embarazo) y eso le dio a Mendoza un estado de visibilidad. En ese momento, desde el gobierno nos llamaron, nos pidieron que ayudaramos al tema para que no ocurriera lo mismo que había ocurrido en Buenos Aires con LMR, finalmente ese aborto se hace en el sistema público. Creo que eso abre un camino a todo lo que fue posteriormente el tema del tratamiento de los abortos legales.

Fabiana Grasselli

Fabiana Graselli (FG): Siempre todas estas compañeras y compañeres confluimos en determinadas fechas de agenda feminista como es el 28 de mayo, en actividades para mantener viva la reivindicación por el aborto legal, con nuestros pañuelos verdes, todas mis compañeras de la colectiva socorrista. Se mantenía vivo de la campaña al igual que muchas otras compañeras de otras colectivas y compañeras más sueltas. El año pasado empezamos a plantearlo nosotras, como colectiva socorrista en función de algunas debates que teníamos hacia dentro de la red, la necesidad de activar acá en Mendoza la Campaña. Lo que hicimos fue a principios de este año convocar a todas las compañeras feministas, a todas las colectivas que han formado parte de la Campaña de armar una especie de plenaria y poner en pie de nuevo la campaña en Mendoza

Fue, la verdad, muy hermoso y muy exitoso. Fue una reunión grande, se sumó muchísima gente, gente nueva, joven, que la venía militando desde los primeros tiempos, socorristas, estudiante secundaries, abogadas, médicas, fue muy importante. Además coincidió con algunas otras iniciativas de compañeras que también están en la campaña como la Cátedra Libre por el Aborto Legal en la Facultad de Medicina, organizada por la colectiva “Las simonas” que son médicas, y ha sido un trabajo de construcción entre todas. Con todo lo que implica una articulación, con las diferencias, pero con un objetivo así muy claro y que al que no estamos dispuestos a renunciar bajo ningún de vista, que es conseguir el aborto legal en este país.

((i))¿Cuál es la situación actual en Mendoza en torno al aborto?

FG: En Mendoza debe ser uno de los escenarios más complejos de todo el país porque, sumado a la ilegalidad de la práctica y de que las mujeres no tienen otra opción que recurrir a los circuitos clandestinos, a ese negocio espantoso, tan espurio que es el aborto clandestino, en Mendoza no se ha adherido a un protocolo de los casos de aborto que están contemplados por la institución. Entonces se está a merced de la buena voluntad de algún que otro funcionario que cumpla con su tarea como corresponde, pero obviamente como depende sólo de la voluntad y de la energía de alguno que otro, de alguna que otra, -digo esto te estoy hablando de los ILEs, las interrupciones legales del embarazo- no alcanza ni siquiera a cubrir la demanda.
Sumado a que Mendoza en el año 2007- 2008 se prohibió la venta de Misoprostol en Farmacias. En el gobierno de Celso Jaque se sacó una disposición legal que se prohíbe la venta de Misoprostol, por lo tanto no es posible conseguirlo en farmacias.
Entonces en un escenario en el que está prohibido, no hay protocolo de interrupción legal del embarazo, o sea la provincia no está adherida a un protocolo, lo único que le queda a las mujeres es siempre la clandestinidad, el territorio violento de la clandestinidad.

Foto: Marcelo Rolland, Diario Los Andes

((i))¿Qué relatos e historias te marcaron para elegir y abrazar esta lucha?

FG: En el 2006 una compañera, que estábamos viviendo juntas en ese momento, quedó embarazada. Bajo ningún punto de vista eso era algo que quisiera ni pudiera sostener. Recurrimos a todas nuestras amigas, esa red de amigas se activó y recurriendo al circuito clandestino, a un médico amigable que había en este momento en la ciudad pudo interrumpir embarazo. Yo la acompañe y la cuide en todo el post aborto y la verdad que esa sensación, esa ambivalencia entre el sentirse arroja a la desprotección, a la clandestinidad, a la violencia de ese espacio en el que las mujeres quedamos cuando el Estado está tan ausente y además nos persigue.

Fue para mí muy fuerte atravesar todas las situaciones pequeñas, más fuertes todo lo que hay que hacer para conseguir hacerse un aborto, todo lo que se pone en juego y cuánta violencia una mujer soporta. Y, como contracara de esto en la misma situación: las compañeras las compañeras organizándose, generando redes, juntando plata, haciendo contacto, cuidando, acompañando, esa experiencia en un doble registro en algún lado quedó allí.

Vincular mi trabajo intelectual con una práctica donde todo esa reflexión que yo venía haciendo, sea puesta en juego en una forma de militancia, hizo que un día hablara con unas compañeras y le dijera yo quiero estar. Eramos 4 o 5 cuando empezamos (socorrismo) y es una militancia dura, ha sido difícil un contexto tan adverso como es el de esta provincia. Pero yo lo elijo y lo sigo eligiendo porque, si una no puede decidir sobre su propio cuerpo tiene la vida expropiada, y nosotras nos merecemos una vida digna de ser vivida, una vida en la que nos pertenezcan todas las decisiones y que nos vamos hacer cargo de todo lo que nos acontece. Esa profunda sensación de injusticia hace que yo sigo eligiendo esto, yo creo que voy a seguir luchando por esto hasta que el aborto sea accesible para todas.

Malona Rosa Sep 2014

((i)) ¿Qué deja esta marea verde al margen de lo que suceda en el Senado?

FG: Es un momento fundacional. Un hito histórico, hay momentos en los procesos históricos de clivaje, momentos en los que las luchas del pasado se reivindican en función de una lucha del presente y hay una experiencia histórica colectiva que activó un profundo sentido de que los y las subalternas tenemos derechos y que nuestros derechos se conquistan así: entre todes, en la calle, sin dar tregua a los opresores.

Creo que deja por un lado, esta experiencia histórica, por otra parte creo que al silencio y a la clandestinidad no volvemos más. Hay cosas sobre las que no hay vuelta atrás, sabemos, hemos probado el poder que logramos articular cuando somos todes en la calle y hemos tenido la sensación colectiva de que ese poder está siempre siendo acechado, pero también es muy temido y es temido por los dueños de todas las cosas. Eso ya es mucho.

Conseguir determinados derechos reconfigura la vida de las personas y pertenecer a una generación que crece con ley de matrimonio igualitario, ley de identidad de género, y ojalá, con ley de interrupción voluntaria del embarazo, sin duda que genera subjetividades que van a tener otro modo de enfrentarse a la opresión, sobre todo en las mujeres.

((i))¿La aprobación de la Ley es el fin de la Campaña?

Si se aprueba, la Campaña y todo el movimiento feminista va a tener mucha tarea por delante. Lograr que se respete, acompañar a las mujeres, bregar porque se garantice el derecho, defender la ley, seguir luchando por la ampliación de los derechos que la ley prevé. Creo que sería un paso inmenso si lo logramos, pero que a partir de allí se abriría todo un espectro de otras luchas con las que vamos a tener que aprender a lidiar. Y, en función de eso redefinir estrategias, reivindicaciones, ir por más, defender lo que haya. En fin, creo que la lucha sigue.


MIRÁ LAS ENTREVISTAS COMPLETAS


ROSARIO

Aborto: una batalla ganada en la sociedad

Entrevista con Mabel Gabarra


RÍO NEGRO

Clandestinidad: riesgo de vida

Entrevista con Edith Rajneri


LA PLATA

La marea que deja una situación revolucionaria

Entrevista con María Julia Constant (Foto: Laureano Escudero)


BAHÍA BLANCA

El horizonte sigue siendo de lucha

Entrevista con Ketty Scheider

 


SAN MARTÍN DE LOS ANDES

Una marea que deja mucho a su paso

Entrevista con Andrea Lucero


Foto: La Ventana de San Juan

SAN JUAN

De los derechos democráticos de las mujeres se trata

Entrevista con Perla Welner (Foto: La Ventana de San Juan)


 

JUJUY

Salir del closet

Entrevista con Sofía Brailovsky

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *