La marea que deja una situación revolucionaria

De cara al 8 de Agosto, día en que el Senado definirá la sanción definitiva o no de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), referentes de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito de distintos puntos del país trazaron un panorama histórico en perspectiva. Las diversas realidades sobre la problemática a nivel nacional, los saltos organizativos del movimiento de mujeres en cada ciudad y el horizonte de lucha que se abre más allá de la definición en Senadores. Y una esperanza activa que promete reventar las calles: #QueSeaLey.

Diciembre 2011

Mirá la Nota Central AQUI


La ciudad de La Plata tiene una impronta de lucha radicada en el movimiento estudiantil especialmente, por lo que el surgimiento del movimiento de mujeres a su vez, no fue casualidad. Distintas agrupaciones de mujeres han pasado y pasan por estas calles haciendo historia. Se caracterizó destaca especialmente “La casa de la mujeres Azucena Villaflor”, que este año cumple 30 años de feminismo activista, por lo que charlamos con María Julia Constant, quien es la referente histórica del de la Campaña en la ciudad.

Si bien “Las azucenas” como se las conoce actualmente, venían realizando actividades en relación a la salud sexual y el aborto especialmente, las mismas las realizaban muy solitariamente. En el año 2006 ingresan a la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Y en 2007 la ciudad de La Plata va a tener un quiebre, especialmente con el femicidio de Sandra Ayala Gamboa en el edificio de ARBA.  Las colectivas que ya venían caminando, experimentan un crecimiento importante ante la demanda de justicia, y esto se traslada a la lucha por la despenalización del aborto. Por lo que se comienza un camino constante de encuentros de espacios de mujeres de partidos, colectivas, e independientes, donde más allá de las diferencias se procuró acompañar mujeres, sostener los reclamos de justicia ante los hechos de violencia de género y femicidios, exigir a instituciones del Estado ante manejos violentos y una larga lista de acciones y luchas que hoy hacen a la masividad en las calles platenses del movimiento de mujeres y feministas.

En relación a la Campaña, más allá del ingreso a la misma en el año 2006, el salto exponencial lo logran en el año 2011. “Ahí nos juntamos con Varones Antipatriarcales, el Frente Popular Darío Santillán (FPDS), las compañeras de La Brecha, y hoy somos muchas organizaciones, y muchas compañeras independientes”.

A raíz de ello, comienzan a realizar actividades colectivas: “empezamos a construir colectivamente con otras fuerzas, y a salir a la calle, haciendo mesazos en el centro de La Plata, haciendo actividades en Plaza Moreno, los festivales “Verde que te quiero verde”, también haciendo mesazos con las fechas de la agenda feminista en la puerta de los hospitales. Varias cosas: acompañando mujeres y denunciando la situación que sufrían en los hospitales cuando se negaban a hacer los abortos no punibles, pedido de informes al Ministerio de Salud”. Las organizaciones armaron una constante de activismo, que permitía la visibilización, el ingreso del debate constante y el diálogo. Este no es menor, ya que de ese diálogo se evaluaba la posibilidad de que se abra la agenda política. “Y ahí nos fuimos dando cuenta que ya no era un tabú, que estaba aceptado socialmente, que cuando el gobierno anterior nos decía que no estaba en la agenda política, nosotras le contestamos que sí, que lo veíamos en la calle. Y producto de eso es lo que estamos viviendo hoy”.

Noviembre 2012

La situación en la ciudad de La Plata según nos comenta, se fue complicando a raíz de la media sanción del proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). “El cumplimiento de abortos no punibles en los hospitales de La Plata por lo menos, después de la semana 14, el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires está desoyendo los pedidos de las consejerías para tomar parte y presionar a los hospitales para que los hagan, no hay Misoprostol, hay persecución a las compañeras de las consejerías. Así que la situación es muy difícil después de la media sanción: una ofensiva importante”.

Así como en otros lugares del país, en la ciudad de La Plata se produjeron hechos de violencia tanto hacia las activistas en particular, como hacia el colectivo. Lo más grosero fue que ante el pintado del pañuelo verde en Plaza Moreno, se presentó un muchacho de un partido de derecha extrema, lo tachó, y además le escribió “asesinas”. En ese momento una chica que pasaba logró filmarlo, y luego fue amenazada por las redes sociales.

Aunque ya no está el Arzobispo Héctor Aguer, el mismo sigue teniendo influencia y escribiendo en diarios oscurantistas como “El Día”, donde ya en la última semana proclama el acto sexual “solo para procreación”.

La lucha por la despenalización y legalización del aborto atraviesa a cada mujer de formas distintas. En particular, María Julia atravesó un acompañamiento que le mostró otra realidad. “A una mujer en el policlínico San Martín, con dos compañeras más, no le querían hacer el aborto. Fue muy maltratada, discriminada, estuvimos tres o cuatro días con la señora acompañándola, todo se declaran objetores de conciencia y la directora del hospital, con la intervención del Ministerio, tuvo que hacer venir a un médico de Ezeiza, ese era el famoso equipo móvil del que hablaba Scioli. Pero esa situación de maltrato, de discriminación, que no la quería ningún servicio, que nos pasamos horas en un patio porque no la querían atender, que la jefa del servicio de obstetricia le preguntara si no podría haber evitado que la violaran. Ese caso fue para mí lo que me hizo entender lo que viven las mujeres pobres y la situación del aborto. Porque yo me hice abortos, pero pertenezco a la clase media, igual la clandestinidad da inseguridad.  Entonces, a esta mujer la discriminaban por inmigrante, por pobre, fue una situación muy muy muy difícil y fue lo que más me convenció de seguir militando por el aborto”.

María Julia Constant – Foto: Facebook Laureano Escudero

La jefa del servicio de obstetricia del Hospital San Martín, el más grande de la región, Adelaida Soria, ha sido denunciada y se ha solicitado que se le realice sumario ante el Ministerio de Salud en distintas oportunidades, pero siempre termina cajoneada la denuncia. De cualquier manera, la Campaña en la región de La Plata sigue acompañando, y va a seguir denunciando, ya que el derecho de las mujeres está por encima.

La ola verde arrasó, pero ¿qué pasa después, salga la sanción o no? “Nosotras ya ganamos, un millón de personas el 13 y el 14 en el congreso de todas las edades, históricas feministas de 80 años con pibas del secundario. Me parece que esto ya no tiene vuelta atrás, que no es la lucha solamente por el derecho al aborto, es la lucha por nuestros derechos, por la autonomía y libertad. Por la separación de la iglesia y el estado. Las apostasías colectivas, hay un proceso de movilización de las mujeres, de las lesbianas trans importantísimo, deja una situación revolucionaria. Somos el sector más movilizado en este momento, ni la CGT, ni la CTA movilizan así a la gente como lo hace el movimiento feminista”.

Algo que se no se puede obviar es la participación de las, los, les jóvenes. Según relata, la participación en los talleres que se realizaron en la puerta del Congreso en la previa a la votación permitió que la juventud se exprese, hablar de sus escuelas,  denuncien otras situaciones, con nombre y apellido a profesores acosadores, violadores. “Hay un cambio de paradigma, que no se calla más, entonces por eso la gran participación de las chicas del secundario, en general, porque los varones también. La lucha por el derecho al aborto trajo en sí una lucha por todos nuestros derechos, por la autonomía, porque no nos callamos más, y eso es lo que les preocupa. Les preocupa que las mujeres y otras colectivas, y otros colectivos disidentes, están removiendo cosas, están moviendo cosas instauradas, y les da miedo esta situación”.


MIRÁ LAS ENTREVISTAS COMPLETAS


ROSARIO

Aborto: una batalla ganada en la sociedad

Entrevista con Mabel Gabarra


RÍO NEGRO

Clandestinidad: riesgo de vida

Entrevista con Edith Rajneri


 

BAHÍA BLANCA

El horizonte sigue siendo de lucha

Entrevista con Ketty Scheider

 


SAN MARTÍN DE LOS ANDES

Una marea que deja mucho a su paso

Entrevista con Andrea Lucero


Foto: La Ventana de San Juan

SAN JUAN

De los derechos democráticos de las mujeres se trata

Entrevista con Perla Welner (Foto: La Ventana de San Juan)


MENDOZA

A la clandestinidad no volvemos más

Entrevista con Fabiana Grasselli y Claudia Anzorena.


JUJUY

Salir del closet

Entrevista con Sofía Brailovsky

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *