Escuelas inseguras: no tapar el sol con la mano

En la mañana del jueves, miles de docentes, asistentes escolares e integrantes de diversas comunidades educativas concentraron frente a la sede local del Ministerio de Educación. Realizaron un acto y se reunieron con autoridades de la cartera a las que le entregaron los resultados del relevamiento de 107 escuelas. Posteriormente, fueron recibidos por concejales que expresarán formalmente su preocupación.

Amsafe Rosario, ATE Rosario y la CTA Autónoma, realizaron un relevamiento sobre infraestructura escolar en el Departamento Rosario en el que se cotejaron datos de 107 establecimientos. Los resultados fueron alarmantes y se expuso la necesidad de intervención oficial. Ante esto, la Ministra de Educación Provincial, Claudia Balagué, salió a deslegitimar los datos argumentando que “es un relevamiento que no sabemos cuáles son los profesionales que intervinieron”.

Gustavo Terés en el acto

“Las respuestas oficiales son escasas y de funcionarios que no quieren hacer una lectura de la realidad. Si es un problema de especialistas, le preguntaríamos a la Ministra Balagué qué hace dirigiendo el Ministerio de Educación siendo bioquímica. Pero decimos que lo que hay es problemas políticos que devienen en técnicos, que requieren responsables para velar por la seguridad de las instituciones y detectar dónde están las dificultades. La Ministra en vez de desautorizar debe poner manos a la obra”, fustigó el Secretario General de Amsafe y CTAA Rosario, Gustavo Terés.

Paula Nardini

La Secretaria de Asuntos Sociales de Amsafe Rosario, Paula Nardini, detalló que más de la mitad de las escuelas relevadas tienen problemas con las instalaciones de gas, en el 80% no se utilizan los aparatos de calefacción indicados. “Hay problemas en instalaciones eléctricas y faltan las salidas de emergencia en el 80% de las escuelas. No hay o no funcionan los extinguidores en la mayor parte de ellas” y casi todas las empresas que realizan obras en escuelas, desconocen el protocolo sobre el tema aprobado en la paritaria de 2011. “Pensamos previamente que eran una quincena de escuelas con problemas y resultaron ser más de 50. Algo que se replica en el Cordón Industrial, Villa Constitución y otras zonas”, reconoció la Secretaria Adjunta de ATE Rosario, Lorena Almirón.

Lorena Almirón

“No hacemos catastrofismo, no es que todas las escuelas están por explotar, decimos que hay problemas graves y menores, pero lo que no se puede es minimizarlos. No se pude tapar el sol con la mano. Es fundamental que el gobierno garantice la igualdad: la inclusión no es sólo meter a un chico dentro de una escuela sino que se garantice que los chicos de una escuela tengan los mismos derechos que otros”, sintetizó Terés.

Luego de realizar un acto en la sede rosarina del Ministerio, las y los referentes docentes y estatales se reunieron con autoridades de la cartera. Posteriormente, fueron recibidos por concejalas y concejales de la ciudad. La impulsora del encuentro en el legislativo local, Celeste Lepratti, indicó que “lamentablemente no sorprende el informe. Son denuncias y reclamos que llevan años. Cuando sucede un hecho tan lamentable como el de Moreno (donde dos docentes murieron por una fuga de gas) que nos conmocionó, pone en el tapete aquellas situaciones a las que quienes trabajamos en las escuelas, lo digo como docente, nos vamos acostumbrando porque no queda otra y no hay respuestas. Se trata de ponerle el cuerpo todos los días en defensa de la educación pública, pero tiene que ser en condiciones dignas”.

Por eso propuso, la edila propuso a sus colegas del Concejo expresar formalmente su preocupación política respecto a estas situaciones “que nos interesan y competen, al margen de la injerencia del Concejo Municipal de Rosario”. Asimismo se pedirá un informe oficial sobre las condiciones en las que se desarrollan las actividades en los establecimientos educativos.

*Comunicación CTAA Rosario – Cobertura y fotos: Sofía Alberti

Situación en escuelas: un tema de inclusión, derechos y seguridad

Por Gustavo Terés* | Desde la CTAA, Amsafe y ATE Rosario expusimos un relevamiento sobre la situación en escuelas de la ciudad. La respuesta oficial fue desmerecer la información. Pero este viernes dos escuelas más que se sumaron a la situación de crisis, quedando sin gas por existencia de fugas. No es recomendable tapar el sol con la mano.

Gustavo Terés

Como parte de informes que realizamos periódicamente los gremios estatales de la CTA Autónoma advertimos que, de 107 edificios escolares relevados -que representa a más de 200 escuelas- del departamento Rosario, el 56% registraban problemas en la conexión de gas. Además, se registraron problemas en instalaciones eléctricas y faltan las salidas de emergencia en el 80% de los establecimientos.

Ante esto, las respuestas oficiales fueron escasas y de funcionarios que no quieren hacer una lectura de la realidad. La Ministra de Educación, Claudia Balagué, adujo que no sabía qué profesionales intervinieron en el relevamiento. Si es un problema de especialistas, le preguntaríamos a la Ministra qué hace dirigiendo el Ministerio de Educación siendo bioquímica. Pero, como sabemos que no es ése el punto, decimos que lo que hay son problemas políticos, que devienen en técnicos, que requieren responsables para velar por la seguridad de las instituciones y detectar dónde están las dificultades.

En vez de desautorizar, en vez de ocultar y sancionar a quienes exponemos las situaciones que atraviesan los niños, niñas y jóvenes, y los trabajadores y trabajadoras de las escuelas, Balagué debe poner manos a la obra. Y no debe hacerlo por un antojo injustificado, como también dejó deslizar. Debe hacerlo porque este viernes la realidad nos dio la razón y dos nuevas escuelas de Rosario perdieron el servicio por una fuga de gas.

Lo dijimos, e insistimos: no hacemos catastrofismo, no es que todas las escuelas están por explotar, decimos que hay problemas graves y menores. Lo que no se puede es minimizarlos. No se pude tapar el sol con la mano.

Es fundamental que se comprenda que, además de un tema elemental de seguridad para la integridad de las personas, este es un problema de igualdad. La inclusión no es sólo meter a un chico dentro de una escuela, auto tranquilizarse con las inversiones que es obligatorio hacer, cumplir las funciones para las cuales se cobra un sueldo y desestimar las diferencias entre las infancias de una escuela y de otra. Inclusión es que se garantice que los chicos de una escuela tengan los mismos derechos que otros, reconociendo en primera instancia las fallas para poder subsanar el derecho vulnerado.

No hay especialistas que releven los sándwiches de fiambre que comen los pibes y pibas en las escuelas sin gas, mientras hace temperaturas bajas y en muchos casos en  lo único que ingerirán en el día. No hay especialistas que midan la capacidad nasal para detectar el olor a gas por parte de maestras, asistentes escolares y directivos.  No hay especialistas que nos expliquen tampoco cómo se huele el olor a gas en una escuela cuyas ventanas están rotas, como sucedió en uno de los casos.  No hay especialistas que midan la temperatura corporal de los chicos y chicas en salones enormes sin calefacción.

Pero la carencia que más duele, Ministra Balagué, es que un gobierno que se vanagloria de su inversión en Educación y Salud priorice atacar al mensajero antes de cuidar y ocuparse de aspectos fundamentales de la integridad de la comunidad educativa. Instamos a que el gobierno entienda que la democracia se vincula con el conflicto social, con las demandas de la población y lo que debe hacer es escuchar los reclamos populares para dar respuestas.

*Gustavo Terés, Secretario General de la Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma Regional Rosario y AMSAFE Rosario.

 

Fuentes:

http://ctasantafe.org/escuelas-inseguras-no-tapar-el-sol-con-la-mano/

Situación en escuelas: un tema de inclusión, derechos y seguridad

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *