Hipertrofia del “éxito” burgués : Argentina Indymedia (( i ))
CMIargentina.indymedia.org Dijimos Nunca Más. ¿Donde está Julio López?
Quienes somos Contacto Subscripciones Calendario Donaciones Publicar
en negroen blancoen rojoayuda temas

Translate this page using Google:


Sindicacion
Sindicacion


New Global Vision
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Hipertrofia del “éxito” burgués
Por Fernando Buen Abad Domínguez, Rebelión - Thursday, Nov. 02, 2017 at 8:55 AM

02-11-2017 | Cualquier cosa puede tener “rating”

Hipertrofia del “éxi...
wn.jpg, image/jpeg, 648x364

Basta y sobra con monopolizar los medios para imponer ciertas convicciones y gustos. Mecanicismos al margen. Esa es la herencia ideológica que han amasado los (sedicentes) “genios” del mercado mediático-informativo-publicitario y sus satélites encuestadores obsecuentes. Alguna vez el concepto dominante del “éxito” tuvo fundamentos en la búsqueda (frecuentemente falaz y fallida) de la “excelencia”. Así fuese sólo como entelequia estimulante de fantasías hegemónicas. Alguna vez el “éxito” de la clase dominante, en cantidad y en calidad, forjó requisitos conceptuales, científicos y tecnológicos que validaban cierta competencia y fundamentaban, con alguna seriedad, la vocación burguesa de premiarse entre ellos mismos.

Pero la debacle “moral” de la clase dominante se aceleró con su crisis de sobre-producción y todos sus estándares de “éxito” se desplomaron desde dentro sin tocar las fachadas. Por eso, por ejemplo, siguen otorgándose “Premios Nobel” que se han reducido a estimulantes de mercado para vender libros o resucitar famas de talentos consuetudinariamente ignorados. Por eso no hay mérito científico, artístico o moral que importe cuando se trata de vaciar las bodegas cargadas con bagatelas ideológicas o tecnológicas de temporada. A ese fin se subordinan todas las fuerzas de propaganda mercantil, fabrican “fama”, “prestigio”, “virtudes”… lo que sea necesario para vender y vender lo que le urge a las empresas saturadas de sí, entre sí y contra ellas mismas. Crisis de sobre-producción.

Era de esperarse que los publicistas se convirtieran, también, en mercancía de ellos mismos y se vendieran como “solución” mágica para descongestionar las venas saturadas del mercado. Era de esperarse que inventaran las maneras de convencerse y de convencer a sus jefes, con dispositivos de “medición” para hacer pasar por inobjetables sus “éxitos” de ventas y, de paso, también convertirlos en mercancía. Inventaron que el “rating” es una forma confiable de medir la audiencia y, por lo tanto, el “éxito” de sus municiones ideológicas mediatizadas. Lo exhiben con orgullo, les sirve para discriminar, humillar o denostar todo aquello que a su parecer, o al parecer de sus jefes, no genere “rating”. Y pretenden, así, dar por terminada toda discusión. La dictadura del “rating”.

Por cierto, “rating”, “…anglicismo rating, según el Diccionario panhispánico de dudas (DPD…es innecesario, pues existen las formas hispánicas índice de audiencia o audiencia para referirse ‘al número o porcentaje de personas que siguen un medio de comunicación o un programa en un periodo determinado’. Se recomienda utilizar las voces hispánicas en lugar del anglicismo”. http://www.academia.org.mx/espin/Detalle?id=333

Pero el asunto del “rating” como caballo de Troya del “éxito” (y viceversa) no es un asunto menor en el campo de batalla ideológica que es extensión de la Guerra Económica declarada contra los trabajadores. Con todo lo manipulado, a-científico, antojadizo y mentiroso que son los resultados cotidianos del “rating”. Con todo lo que tiene de “cuentas de vidrio” para hipnotizar empresarios incautos o anunciantes veleidosos, en el corazón del dispositivo ideológico del “rating” está la moraleja de que el “éxito” puede modelarse, y debe modelarse, al antojo de las urgencias mercantiles de un sistema económico que se ahoga en su propio modo de producción y en su modo de imponer relaciones de producción.

Ser “exitoso” se convirtió en un problema aritmético y en un paraíso para el oportunismo de mercado. Es decir para el mercenarismo. Basta y sobra con estudiar en qué actividad es más urgente fabricar “éxito” para aliviar la hipertrofia mercantil del capitalismo y listo. Eso sueñan ellos. “Éxito” asegurado. Si hay mucho malestar social por la inflación, la especulación, la humillación y la represión, por ejemplo, hay que fabricar “exitosos” anestésicos deportivos, faranduleros y noticiosos. Si están quedándose en bodega demasiadas mercancías como electrodomésticos, ropa, automóviles o emprendimientos inmobiliarios…hay que fabricar “exitosos” productos crediticios, exitosos anuncios seductores, exitosas vulgaridades disfrazadas de “chiste”. Y listo, repítase hasta la náusea y será un “éxito” de mercado que mantendrá sedadas las angustias de los empresarios dueños del circo. Y probarán su éxito con muestras de “rating”.

Inyectar confusión, relativizar y mercantilizar el “éxito”, es una forma de violencia psicológica contra los pueblos. Es someter a las personas a valores y parámetros de poder, que jamás podrán ser alcanzados por personas comunes, a menos que acepte convertirse en cómplice de las “reglas”… y de las ventas. Se trata de la imposición cultural de normas que se infiltran en la conducta diaria y que determinan actitudes fundamentales a la hora de tomar decisiones cruciales. No pocos estudiantes eligen, por ejemplo, carreras universitarias, científicas, técnicas o artísticas, basados en un a idea del “éxito” modelada no por las necesidades colectivas, incluso ni por las necesidades individuales sino por las necesidades del mercado. No pocas decisiones diarias se derivan del “éxito” publicitado de ciertas marcas, de ciertas personas o de ciertos conceptos.

Eso implica convertir nuestras vidas en cajas de resonancia consumidoras compulsivas del oropel mediático que nos ha infiltrado su ideología del “éxito” y eso suele ocurrir sin consultarnos, sin considerarnos, sin enterarnos y sin respetarnos. Y con el pretexto de que hay otras cosas más “urgentes”, la mayoría de las fuerzas políticas otorgan ninguna importancia a estos temas y ningunean el calibre de estas ofensivas porque ningunean, o gustan de ignorar, las municiones mediáticas de la Guerra Económica. Y ese ninguneo lo venden con mucho “éxito”… y siguen cobrando sus salarios.

Es necesario estudiar científicamente cada una de las líneas de fuego ideológico que las oligarquías inventan para colonizar y recolonizar permanentemente a los pueblos. Es necesarios que el pueblo trabajador desarrolle anticuerpos para defenderse de las maquinas de guerra ideológica que han inventado, entre otros, los que practican “periodismo de guerra” y con eso violan los derechos sociales fundamentales a la Cultura y a la Comunicación, liberadas de los yugos del mercado neoliberal. Es un delito de lesa humanidad subordinar a los pueblos a los caprichos comerciales de un sector que superpone sus intereses a los intereses de la comunidad. Que ponen el dinero por encima de los seres humanos, que imponen sus mercancías por encima de los valores, que imponen sus mercadotecnia por encima de los solidaridad colectiva y que imponen su idea mercantil del “éxito” como premisa normativa de la vida. Y eso es un verdadero fracaso para la humanidad.


Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

agrega un comentario


CMI Network: www.indymedia.org Africa: ambazonia canarias estrecho kenya nigeria áfrica del sur Canada: london, ontario maritimes montreal ontario ottawa quebec thunder bay vancouver victoria windsor Asia del Este: burma jakarta japón korea manila qc saint-petersburg Europa: abruzzo alacant andorra anveres armenia atenas austria barcelona belarus bélgica belgrado bristol brussels bulgaria calabria croacia chipre emilia-romagna estrecho euskal herria galiza alemania grenoble hungría irlanda estanbul italia la plana liege liguria lille linksunten lombardia londres madrid malta marseille nantes napoli holanda niza northern england noruega nottingham oost-vlaanderen c.m.i. indymedia paris/Île-de-france patras piemonte polonia portugal roma romania rusia cerdeña escocia suecia suiza torun toscana toulouse ukraine gran bretaña valencia America Latina: argentina bolivia chiapas chile chile sur brasil sucre colombia ecuador méxico peru puerto rico qollasuyu rosario santiago tijuana uruguay valparaiso venezuela Oceania: aotearoa brisbane burma darwin jakarta manila melbourne perth qc sydney Asia del Sur: india mumbai Estados Unidos: arizona arkansas asheville atlanta austin austin baltimore big muddy binghamton boston bufalo charlottesville chicago cleveland colorado columbus washington, dc hawaii houston ny capital ciudad de kansas los ángeles madison maine miami michigan milwaukee minneapolis/st. paul new hampshire nueva jersey nuevo méxico nueva orleans north carolina north texas nyc oklahoma filadelfia pittsburgh portland richmond rochester rogue valley st louis san diego san francisco bahía de san francisco santa barbara santa cruz, ca sarasota seattle tampa bay tennessee urbana-champaign vermont western mass worcester Asia del Oeste: armenia beirut israel palestina proceso: fbi/legal al día listas de correo documentación técnico voluntarios proyectos: impresos radio tv satelital video regiones: estados unidos temas: biotech

Copyleft © 2001-2014 Argentina Centro de Medios Independientes (( i )). Copyleft: Se permite la copia, distribución y uso de los contenidos de Indymedia Argentina, siempre y cuando NO se utilice con fines comerciales, a no ser que se obtenga permiso expreso del autor y en todos los casos se reconozca la autoría (poniendo como fuente https://argentina.indymedia.org ). Las opiniones o artículos vertidos por lxs visitantes o colaboradorxs en el sitio pueden no reflejar las ideas de Indymedia Argentina. Usamos software libre. sf-active v0.9.4 Descargo | Privacidad