Rosario: escuchas que prueban la trama narcopolicial : Argentina Indymedia (( i ))
CMIargentina.indymedia.org Dijimos Nunca Más. ¿Donde está Julio López?
Quienes somos Contacto Subscripciones Calendario Donaciones Publicar
en negroen blancoen rojoayuda temas

Translate this page using Google:


Sindicacion
Sindicacion


New Global Vision
versión para imprimir - envía este articulo por e-mail

Rosario: escuchas que prueban la trama narcopolicial
Por Sebastián Ortega / Cosecha Roja - Saturday, Jan. 12, 2013 at 3:36 PM

El “Fantasma” Martín Paz esperaba en el semáforo al volante de su BMW cupé blanca. Lo acompañaban la mujer y el hijo de dos años. Era la hora de la siesta del sábado 8 de septiembre y las calles de Rosario estaban desiertas. Junto a la ventanilla izquierda se detuvo una moto negra. El conductor sacó una pistola y gatilló varias veces. El Fantasma logró arrancar y dobló por el bulevar 27 de febrero. El sicario se bajó de la moto, apuntó con la 9mm y vació el cargador. Antes de detenerse, el BMW hizo casi tres cuadras, zigzagueó y chocó contra tres autos estacionados. Cuando llegó la ambulancia el Fantasma ya estaba muerto. Había recibido cinco disparos: en el abdomen, el pecho, la espalda y dos en los brazos. Una sexta bala pegó en uno de los faros traseros del auto. Antes de subirse a la moto y escapar en contramano, el sicario golpeó dos veces la pistola contra el pecho a la altura del corazón y extendió su brazo derecho hacia el cielo.

Rosario: escuchas qu...
0fantasma-paz2.jpg, image/jpeg, 468x320

El Fantasma Paz no tenía antecedentes penales. El apodo, explicaron fuentes judiciales, se lo ganó trabajando desde las sombras para la banda de Los Monos, el clan de la familia Cantero que domina la zona Sur de Rosario.La Justicia sospecha que el Fantasma –cuñado de un miembro de Los Monos- llevaba el control de las finanzas y blanqueaba la plata sucia. Esta hipótesis nunca pudo probarse.

Varias fuentes consultadas por Cosecha Roja confirmaron que el crimen fue una venganza de L.M (el nombre se omite por razones legales), capo de una las bandas que maneja la distribución de drogas en el noroeste de Rosario y en varias ciudades del sur santafesino.

Entre febrero y mayo, en los Tribunales provinciales aparecieron dos sobres con denuncias anónimas. El fiscal de Cámara que las recibió las giró a dos juzgados de instrucción y a los tribunales federales. A partir de esos anónimos se abrieron dos causas en las que se investiga a más de 50 policías, entre ellos el actual jefe de la fuerza, Cristian Sola. Según esas denuncias, L.M paga unos 120 mil pesos mensuales de coima a la policía por la distribución de droga y 2 mil pesos por cada uno de los puntos de venta.

-A ver, muchachos, vayan moviéndose que llega L.M- dijo un patovica de un boliche del barrio Pichincha a un grupo de jóvenes.

-¿Y ese quién es?- preguntó uno de los pibes, trago en mano, al amigo que ya se había levantado de la silla.

-Vamos, después te explico.

El jefe narco entró en medio de un operativo de seguridad. Entre los negocios legales de L.M hay dos boliches y varias concesionarias de autos de alta gama.

Hasta agosto, cuando uno de sus socios -acusado de ser el líder de una banda que se dedicaba al robo y desguace de autos-, fue detenido por Gendarmería, L.M vivía en la vecina localidad de Funes y solía moverse en un Audi A3. Según explicaron fuentes judiciales, desde la detención de su socio, el jefe narco empezó a sospechar que la justicia lo estaba investigando y se mudó un tiempo a Buenos Aires.

Hasta ese momento, Los Monos y L.M habían mantenido un pacto tácito de no agresión. Con la parcial retirada de L.M, el clan de Los Cantero quiso copar todo el mercado y extendió sus redes hacia el noroeste. L.M volvió a la ciudad a poner las cosas en su lugar.

El 7 de septiembre, el día anterior al asesinato del Fantasma Paz, un abogado penalista volvió a su estudio frente a los Tribunales después de tomar un café en un bar cercano. En la puerta lo esperaba un hombre.

-¿Usted es el doctor Tortajada?-le preguntó.

El abogado abrió la puerta y fue hasta el ascensor. Desde atrás, el desconocido le pegó tres tiros con una pistola calibre 22. El hombre lo había contactado varios días atrás para que defendiera a un familiar detenido por narcotráfico.

A los pocos días, en un intervalo de 48 horas, dos agencias de autos de alta gama fueron atacadas a tiros. Una de ellas con una ametralladora de guerra FMK3. El 16 de septiembre a la noche, un panadero de 52 años que iba con la mujer en un Fiat 147 fue asesinado desde una moto. Veinte minutos después, a dieciocho cuadras del lugar, Sebastián “el Gordo Santillán” Pérez murió al recibir seis balazos mientras manejaba su Peugeot 308 descapotable. En el baúl del auto había una imagen de San La Muerte y una frase: “Dios de larga vida a mis enemigos para que de pie vean mis triunfos”. Varias fuentes consultadas por Cosecha Roja vincularon estos hechos a la guerra narco.

La policía hizo aparecer todos estos episodios como hechos aislados. El 18 de septiembre el ministro de Seguridad Raúl Lamberto reconoció que estaban “ante una situación compleja” y que había organizaciones narcos en la provincia. “Estas bandas tienen amplio poder de conducción, manejo de dinero y son muy violentas. Estas bandas están rompiendo la convivencia armónica de los vecinos rosarinos”, dijo Lamberto.

Al poco tiempo la situación se calmó. En una mesa de un bar céntrico, sentado dando la espalda a la pared del fondo, un alto jefe policial con más de 25 años en la fuerza explicó que después de la seguidilla de asesinatos los líderes de las dos bandas se reunieron y sellaron una tregua. Esta información fue confirmada por una alta fuente del Ministerio de Seguridad. Según el policía, miembros de la propia fuerza habrían sido garantes de ese acuerdo. El funcionario no lo descartó.

***

A principios de la década del 2000, la banda de Los Monos consolidó su poder en los barrios Las Flores y La Granada, en la zona sur de Rosario. Esta organización, manejada por la familia Cantero, mantuvo durante varios años una sangrienta disputa contra Los Garompas. Con varios enemigos muertos y otros tantos tras las rejas, los negocios de Los Monos se extendieron por toda la ciudad. Si bien la principal fuente de ingresos de este clan es la distribución de droga a nivel mayorista y el manejo de kiosquitos, también se dedican a la usura –tienen absoluto control de la zona del Casino-, la venta de protección y los crímenes por encargo.

El clan de los Cantero paga, según la denuncia investigada por la justicia, unos 40 mil pesos mensuales sólo por la venta mayorista de droga.

-Tienen fusiles con mira telescópica, ametralladoras FMK3, granadas y chalecos antibalas- detalló el jefe policial.

-¿Y ese armamento de dónde proviene?

-El mercado de las armas es muy grande. La mayoría de las veces se las vende la propia policía.

A fines del mes pasado, el entonces jefe de la división de drogas de Rosario, el comisario Oscar Romero, fue separado de su cargo por el faltante de una FMK3. Los investigadores sospechan que esta ametralladora podría haber sido comprada por alguna de las bandas.

En cada barrio, a su vez, grupos más pequeños se encargan de la venta directa. El control territorial de Los Monos en zona sur y de L.M en el noroeste no evita que muchas veces bandas se enfrenten a los tiros.

***

El Negro Ezequiel, en alianza con la familia del Chucha –un histórico transa de Villa Moreno-, asaltó un búnker de su antiguo socio: Sergio “El Quemado” Rodríguez, un ex barrabrava de Newell’s que manejaba unos 10 kioscos en los barrios Alvear yLa Granada. ElQuemado tenía la protección de varios jefes de la policía rosarina y de la comisaría 15ª de Villa Moreno.

Este robo, ocurrido a mediados de octubre, fue el inicio de una guerra en la que fueron asesinados tres militantes del Movimiento 26 de Junio. En una causa por el triple crimen, varios policías están procesados por encubrimiento. Según consta en una de las denuncias anónimas, uno de ellos habría llamado al entonces subjefe de la policía provincial, Cristian Sola, para pedirle que libere la zona para que El Quemado pueda escapar.

-Esta vez no podemos hacer nada, fue mucho el ruido que hizo- habría respondido Sola.

Después de la masacre, el juez ordenó una serie de allanamientos para detener a la banda del Quemado.

-Si venían media hora antes los atrapaban- decían los vecinos cuando aparecía la policía. Hay quienes sostienen que los mismos uniformados daban el aviso.

En Villa Moreno, uno de los kioscos protegidos por la policía era el del Chucha -que respondía a uno de los hijos del líder de Los Monos-. Los familiares de las víctimas del triple crimen lo denunciaron en la Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados y en reuniones con funcionarios del gobierno provincial. Pero el Chucha seguía trabajando tranquilo.

A mediados de agosto, los Cantero mandaron a un ahijado suyo a comprar cocaína al kiosquito. Tenían el dato de que El Chucha le robaba a sus propios clientes, algo intolerable en el negocio de la droga. El rumor se confirmó cuando el enviado regresó golpeado y sin la moto. Uno de los hijos del capo fue a solucionar el asunto: llegó en su 4×4 negra acompañado de sus hombres y le pegó varios tiros en las piernas. Una vez en el piso, le dieron una paliza.

Durante varios años, el Chucha había trabajado en el barrio sin problemas con la policía. Tres días después del ataque de Los Cantero,la Brigada Operativa Departamental allanó las tres casas donde funcionaba el negocio. Incautaron 2,5 kilos de cocaína y detuvieron a cinco personas. El Chucha no estaba, pero sí uno de sus hijos. Él cayó preso un tiempo después. Los vecinos dicen que se acercó rengueando a ver un operativo policial. Que un uniformado lo reconoció, lo hizo cargo de un paquete y lo llevó detenido.

***

Cuando estalló el narcoescándalo en la provincia de Santa Fe con la detención del ex jefe Hugo Tognoli, el gobierno provincial le quitó a la fuerza el manejo dela Dirección Provincial de Control y Prevención de Adicciones (ex Drogas Peligrosas) y desplazó a más de veinte uniformados de esta división sospechados de proteger a los narcos. Estos cambios, explicó la fuente policial, generaron resistencia en la fuerza. “Muchos de ellos –contó- siguen trabajando desde afuera. Incluso hay un importante jefe, que antes pasó por la ex Drogas Peligrosas, que está asesorando a los capos narcos. Les dice que tienen que cambiar los autos, los celulares. Les explica cómo tienen que protegerse de la policía”, se quejó.

Al menos cuatro fuentes independientes entre sí consultadas por Cosecha Roja contaron que existe, desde hace algún tiempo, una fuerte interna en la policía provincial entre el Comando Radioeléctrico y la ex Drogas Peligrosas por ver quién se queda con el negocio narco.

***

El Audi A3 de Ignacio “Ojito” Actis Caporale pasó a toda velocidad por bulevar Avellaneda. En el auto lo acompañaban Dante, Pablo y otro amigo. Un patrullero del Comando Radioeléctrico los vio y empezó la persecución. A la altura de calle Dr. Riva, a siete cuadras de la casa del padre de Ojito, los pibes se tirotearon con la policía. Una bala le atravesó la oreja izquierda a Ojito, que también se lastimó una pierna al chocar el auto. Caminando con dificultad se metió en una villa y zafó de la policía. El cuarto joven también logró escapar. Los policías detuvieron a Dante y Pablo. En el baúl del Audi encontraron un paquete con cocaína.

Ojito tiene 24 años, unos llamativos ojos azules que le valieron el apodo y un pedido de captura nacional e internacional que lo convirtió en el narco más buscado de Santa Fe. En pocos años pasó de vender drogas en fiestas electrónicas a ser el jefe de una banda que abastecía a dealers de varias localidades santafesinas; de la casa familiar de zona sur a varios departamentos en el centro, una decena de autos y una vida de lujos que incluía modelos porteñas y viajes al exterior.

A pedido de la fiscal Liliana Bettiolo,la Policía de Seguridad Aeroportuaria fue la encargada de llevar adelante la investigación sobre la banda de Ojito. Bettiolo tenía la sospecha –luego confirmada- de que la policía santafesina formaba parte del negocio de la droga. Según consta en el expediente al que Cosecha Roja tuvo acceso, el domingo 22 de abril, la misma noche del tiroteo, empezaron las negociaciones entre Ojito y personal de la comisaría 18.

La situación no era sencilla: había dos detenidos, un paquete con droga y un auto baleado.

A la mañana siguiente, Ojito llamó a Darío, uno de los policías amigos. En la comisaría fraguaron un acta y los dos chicos detenidos pasaron a ser víctimas de un intento de secuestro.

Audio 1

-Ahí el Sumariante, que se llama el Oficial Fernández, se llevó la llave del auto. Tiene él todo por el secuestro. Yo le pedí el teléfono de Dante, la billetera, todas las cosas de él- dijo Darío (…).

-Listo dale. Ahí entonces recuperamos todo. Mañana la voy a buscar yo (…).

-Sabés por qué te digo, porque si estuvo con vos, él te va a soltar todo, ¿me entendés?

-La verdad no sé. Yo estuve, me parece, con el jefe y el subjefe. Pero no importa, yo ahora más tarde lo llamo y listo. (…) En una semanita me lo van a dar, me dijo. Porque hay que hacer pericias, esas cosas. Me lo van a dar al toque, me lo van a despegar rápido.

En otra llamada, Ojito habló con un policía apodado “Chino” y le contó que a su amigo lo mandaron a buscar sus pertenencias ala División Judiciales:

Audio 2

-¿Y los teléfonos están todos ahí o los tienen ustedes?- preguntó Ojito.

-No, boludo. Si lo hubiesen tenido ellos (en Judiciales) están hasta la verga todos con las anotaciones que hay. Los tenemos nosotros-respondió el policía.

-Entonces a las ocho y media cuando nos juntamos me los pasás.

El Audi y todas las cosas de la banda serían devueltas al poco tiempo. Faltaba solucionar el tema de la droga. Ojito habló con otro policía de la misma seccional:

Audio 3

-Voy a ver si se la puedo embagayar a algún gil por acá y lo hago cargo de todos los hechos. Acá por calle Avellaneda es el rancho, ¿no?- preguntó el uniformado.

-Sí, sí, por calle Avellaneda. Viste que salimos nosotros por la vía, el primero a la derecha.

-Listo. Si la puedo encontrar mejor, así se la embagayo a alguno y que se haga cargo de todo. Entonces zafan mejor los pibes.

La investigación demostró que los vínculos de Ojito con la policía no se limitaban al personal de la 18. En el expediente judicial consta que al menos en dos oportunidades Ojito se comunicó con el jefe de las Tropas de Operaciones Especiales, Roberto “Grandote” Benítez.

También figuran varias conversaciones con Jorge Enrique Quiroz, actualmente jefe de Automotores de Venado Tuerto. En base a estas escuchas, la fiscal pidió el allanamiento de la casa del policía. El juez Marcelo Bailaque lo rechazó. En una charla con la hermana de un amigo, Ojito le cuenta que tiene un Renault Clio rojo con pedido de captura guardado en una casa de zona sur:

-Yo tengo un amigo –dijo- que es de Automotores, que es subjefe. Me dijo el pibe que lo saca de la casa y hace que lo secuestró a la vuelta, que estaba abandonado y listo. Yo no quiero saber nada del auto- le contó Ojito a la hermana de uno de los miembros de su banda.

Otro de los policías amigos de Ojito era David Luciano Arellano, alias Nico, agente dela División Personal.En el expediente judicial hay varias conversaciones entre el narco y el policía.

-Tengo a la venta una herramienta- ofreció Arellano.

-¿Qué herramienta es?- consultó Ojito.

-Una Bersita, una Mini Thunder Pro. Ultra compacta, calibre 40, con un cargador que viene de 10 y dos cargadores más de 13. Todos con balas- detalló el policía.

-¿Cuánto?

-Cinco lucas. Es mía, está sin uso. Sin bronca. Se la hice comprar a un amigo que la dio de baja, como que la robaron. Está sin bronca, nueva, comprada en armería. Tiene caja y todo.

-Aguantame que hacemos todo junto.

En base a la investigación dela PSA, la fiscal también pidió el allanamiento de la casa de Arellano, de otro policía llamado Mauricio “Colo” Farina y de la comisaría 18. El juez Bailaque los rechazó a todos. Sólo aprobó los primeros 14, que eran las viviendas de los narcos y los lugares de almacenamiento de la droga. En el operativo fueron detenidas nueve personas y se secuestraron más de 3 kilos de cocaína, 4,7 kilos de marihuana, ketamina, anfetaminas, éxtasis, LSD, seis autos, cuatro armas y más de 200 mil pesos. La protección policial nunca fue investigada por la justicia. Todos los policías involucrados siguen en funciones.

http://cosecharoja.org/rosario-escuchas-que-prueban-la-trama-narcopolicial/

agrega un comentario


Santa Fe: el nuevo jefe también se habría enriquecido gracias al narcotráfico
Por Sebastián Ortega / Cosecha Roja - Saturday, Jan. 12, 2013 at 3:46 PM

El jefe de la Policía Santafesina, Cristian Sola, nombrado en reemplazo del detenido Hugo Tognoli luego del narcoescándalo, está siendo investigado en al menos dos causas por enriquecimiento ilícito. La jueza que lo investiga reconoció a Cosecha Roja que el dinero sucio podría ser el narcotráfico. Varias denuncias anónimas recibidas por el gobierno de Antonio Bonfatti meses atrás, señalaron a Sola como uno de los que brindaba protección a distintos narcos de Rosario. Varios de los datos que aparecen en los anónimos fueron comprobados por investigaciones judiciales, incluyendo el rol de Tognoli en ese esquema. Entre otras acusaciones, hay una lista de 45 kioscos de drogas que formarían parte de la red narcopolicial. En junio de este año, uno de esos kiosquitos fue incendiado por los vecinos luego del asesinato de un joven en manos por un soldadito. Otros fueron allanados y derribados por la policía. La mayoría sigue funcionando.
El 23 de febrero de este año, el fiscal de Cámara Guillermo Camporini recibió un sobre color madera en su oficina. Adentro había una denuncia anónima en la que se acusaba 15 policías de tener vínculos con el narcotráfico. En esa lista figuraban, entre otros, el exjefe de policía -acusado de proteger a narcos- Hugo Tognoli y el actual jefe de la fuerza, el comisario Cristian Sola. Un segundo anónimo apareció a los pocos meses. Las denuncias, que involucran a más de 50 policías, se repartieron entre los tribunales provinciales y los federales. En su momento, el entonces ministro de Seguridad Leandro Corti confirmó que estas tenían “cierto grado de verosimilitud” y que se estaba avanzando en las causas.

Según confirmó la jueza de Instrucción 5 María Luisa Pérez Vara a Cosecha Roja, en su Juzgado hay una causa abierta en la que se investiga al comisario Cristian Sola por enriquecimiento ilícito. El origen de esos fondos, reconoció la magistrada, “podrían provenir del narcotráfico y la venta de autopartes robadas”. Además, Pérez Vara contó que le envió una copia del material al juez Carlos Vera Barros, quien lleva adelante la causa por la que se estuvo detenido durante 15 días el exjefe Hugo Tognoli. En los Juzgados Federales desestimaron la posibilidad de abrir una causa por narcotráfico a los jefes acusados. De todos, modos, el juez Vera Barros confirmó a Cosecha Roja que el anónimo en el que se señala a Sola como protector de narcotraficantes forma parte de la causa Tognoli. En la denuncia, además, figura un listado -en muchos casos con nombre y apellido- de más de 20 narcos de la zona sur de la provincia que tendrían arreglos con los máximos jefes de la policía y el dinero que pagarían mensualmente.

Una tercer denuncia anónima apareció en la canchita de fútbol del Club Oroño, donde en la madrugada del 1° de enero fueron asesinados tres militantes del Movimiento 26 de Junio. La carta, que llegó a manos del Ministro de Seguridad Raúl Lamberto un mes antes del narcoescándalo, sostiene que el comisario Cristian Sola y el subjefe de la policía rosarina, Hernán Brest, entre otros, están relacionados de manera directa con los principales narcos de la ciudad, a quienes detalla con nombre y apellido. También acusa a Sola de haber brindado protección a Sergio “El Quemado” Rodríguez, el principal acusado de la masacre de Rosario. La banda del Quemado, antes de caer por el triple crimen, manejaba unos diez kiosquitos de droga en la zona sur de la ciudad.

Según consta en la denuncia, el ex comisario Inspector de la Zona 3º, Eduardo Ismael Carrillo -procesado por encubrimiento del triple crimen- habría llamado al entonces subjefe de la policía provincial, Cristian Sola, para pedirle que le libere la zona para que El Quemado pueda escapar.
-Esta vez no podemos hacer nada, fue mucho el ruido que hizo- le habría dicho Sola a Carrillo.
En el anónimo también consta una lista de 43 kiosquitos de droga que aparentemente trabajaban con protección policial. El subjefe de la policía rosarino, Hernán Brest, está señalado como “socio de narcos y propietario de varios kioscos”. Él sería, según el texto, el encargado de garantizar a los transas la protección policial: “todo por orden del Comisario Mayor Cristian Sola”. A partir de la utilización del sistema de GPS instalado en los móviles policiales y la frecuencia radial, Brest se encargaría de mantener a la policía alejada de los búnkers que forman parte de la red.

Pese a que el gobierno provincial tiene en sus manos la lista de los 43 kioscos en los que estaría prohibido el patrullaje policial, la mayoría hoy sigue funcionando. Otros, como el de Dr. Riva al 3300 -que pertenecía al Quemado- fueron allanados después de la detención de sus dueños.

El 20 de junio pasado, en la puerta del búnker en las vías del ferrocarril Belgrano y Uruguay, en el barrio Vía Honda, un soldadito de un narco asesinó de un disparo en el pecho a César Oviedo, un carrero de 34 años militante -al igual que los tres pibes de la masacre de la canchita- del Movimiento 26 de Junio. Los vecinos, que desde hacía un tiempo venían denunciado la complicidad de la comisaría de la zona, prendieron fuego y tiraron abajo el kiosquito. Los policías que habían llegado al lugar, miraron la escena sin intervenir.

http://cosecharoja.org/santa-fe-el-nuevo-jefe-tambien-se-habria-enriquecido-gracias-al-narcotrafico/

agrega un comentario


CMI Network: www.indymedia.org Africa: ambazonia canarias estrecho kenya nigeria áfrica del sur Canada: london, ontario maritimes montreal ontario ottawa quebec thunder bay vancouver victoria windsor Asia del Este: burma jakarta japón korea manila qc saint-petersburg Europa: abruzzo alacant andorra anveres armenia atenas austria barcelona belarus bélgica belgrado bristol brussels bulgaria calabria croacia chipre emilia-romagna estrecho euskal herria galiza alemania grenoble hungría irlanda estanbul italia la plana liege liguria lille linksunten lombardia londres madrid malta marseille nantes napoli holanda niza northern england noruega nottingham oost-vlaanderen c.m.i. indymedia paris/Île-de-france patras piemonte polonia portugal roma romania rusia cerdeña escocia suecia suiza torun toscana toulouse ukraine gran bretaña valencia America Latina: argentina bolivia chiapas chile chile sur brasil sucre colombia ecuador méxico peru puerto rico qollasuyu rosario santiago tijuana uruguay valparaiso venezuela Oceania: aotearoa brisbane burma darwin jakarta manila melbourne perth qc sydney Asia del Sur: india mumbai Estados Unidos: arizona arkansas asheville atlanta austin austin baltimore big muddy binghamton boston bufalo charlottesville chicago cleveland colorado columbus washington, dc hawaii houston ny capital ciudad de kansas los ángeles madison maine miami michigan milwaukee minneapolis/st. paul new hampshire nueva jersey nuevo méxico nueva orleans north carolina north texas nyc oklahoma filadelfia pittsburgh portland richmond rochester rogue valley st louis san diego san francisco bahía de san francisco santa barbara santa cruz, ca sarasota seattle tampa bay tennessee urbana-champaign vermont western mass worcester Asia del Oeste: armenia beirut israel palestina proceso: fbi/legal al día listas de correo documentación técnico voluntarios proyectos: impresos radio tv satelital video regiones: estados unidos temas: biotech

Copyleft © 2001-2008 Argentina Centro de Medios Independientes (( i )). Copyleft: Se permite la copia, distribución y uso de los contenidos de Indymedia Argentina, siempre y cuando NO se utilice con fines comerciales, a no ser que se obtenga permiso expreso del autor y en todos los casos se reconozca la autoría (poniendo como fuente http://argentina.indymedia.org ). Las opiniones o artículos vertidos por lxs visitantes o colaboradorxs en el sitio pueden no reflejar las ideas de Indymedia Argentina. Usamos software libre. sf-active v0.9.4 Descargo | Privacidad